¿Qué es y cómo funciona el S&P 500?

Este índice mide los precios de las acciones de las 500 compañías más grandes de los Estados Unidos. Te explicamos cuál es su diferencia con el Dow Jones y el Nasdaq

Oficinas principales de Standard & Poors, en Nueva York.
Oficinas principales de Standard & Poors, en Nueva York.
Foto: DON EMMERT / Getty Images

Standard & Poor’s es una compañía de servicios financieros mejor conocida por el índice de mercado de valores que creó en 1957: el índice S&P 500 (SPX). La fórmula de este índice reúne los precios de las acciones de 500 compañías de una variedad de industrias en un solo número.

Se pondera al utilizar el valor de cada empresa por capitalización de mercado, por lo que las empresas más valiosas y más grandes mueven más el índice, lo que lo convierte en un reflejo aún más útil del mercado de valores de Estados Unidos.

¿Quiénes están en el S&P 500?

En general, las 500 principales empresas estadounidenses que cotizan en bolsa por capitalización de mercado están incluidas en el S&P 500.

A partir de junio de 2019, el límite era de $ 3.7 billones en capitalización de mercado: las empresas que valen eso o más figuran en la lista. Esas empresas deben tener su sede en Estados Unidos, tener acciones públicas disponibles para que todos puedan comprar o vender y ser rentables en el último año.

Las empresas altamente valoradas que no son rentables, no son elegibles para el S&P 500, a pesar de que su valor se ubique entre las 500 principales empresas estadounidenses que cotizan en bolsa. Combinados, los 500 miembros representan aproximadamente el 80% de todas las acciones que cotizan en bolsa en los Estados Unidos.

¿Cómo se calcula el S&P 500?

Pasar de muchos números a uno solo requiere algunos cálculos. El índice S&P 500 pondera la capitalización de mercado: este “límite de mercado” es el valor total de todas las acciones de una empresa y se calcula multiplicando el precio de una acción por el número de acciones en circulación.

El S&P 500 sigue una fórmula relativamente simple: el numerador es la suma de todos los “límites de mercado” (los valores) de los 500 miembros. El denominador es una figura secreta que el S&P no revela al público. Sin embargo, lo que es importante entender es que los precios de las acciones de las 500 compañías son lo que impulsa al S&P 500 hacia arriba y hacia abajo, y las compañías con los topes de mercado más altos (también conocidas como las compañías más valiosas) tienen el mayor peso para mover el índice.

¿Cómo calcular el peso de una empresa en el S&P 500?

Apple, Microsoft y Amazon, las tres primeras compañías en alcanzar un límite de mercado de un billón de dólares, tienen un alto peso en el S&P 500, por lo que sus movimientos afectan al S&P 500 más que las empresas menos valiosas.

Para calcular la proporción de peso que tiene una determinada empresa en el S&P 500, se divide la capitalización de mercado de la empresa por la capitalización de mercado total del S&P 500. Por ejemplo, si una empresa tiene una capitalización de mercado de $50 billones de dólares, cuando la capitalización de mercado total del S&P 500 es $5 tillones, tiene una ponderación del 1%.

¿Por qué es útil el S&P 500?

Dado que el S&P 500 captura el 80% de las acciones públicas disponibles en los Estados Unidos, es una medida útil de cómo va el mercado de valores en general.

Sirve como punto de referencia con respecto a su cartera. Para evaluar si su cartera está funcionando bien, los inversores pueden observar la ganancia porcentual bruta (hacia arriba o hacia abajo). Pero el rendimiento relativo del S&P 500 es una forma más matizada de hacerlo. Comparar el rendimiento de su cartera con el S&P 500 es una buena manera de evaluar si su cartera tiene un rendimiento superior o un rendimiento inferior al del mercado. Una alternativa para construir su propia cartera es simplemente “rastrear” el S&P 500.

Muchos inversores no eligen sus propias acciones, prefieren invertir en el mercado de valores de los Estados Unidos. Una forma sencilla de hacerlo es comprar acciones de un fondo mutuo o ETF. Muchos fondos mutuos se crean con acciones subyacentes que imitan la composición del S&P 500. De esta manera, con una sola compra, un inversor puede ser propietario de una parte del S&P 500 y beneficiarse o caerse como lo hace el índice.

Diferencias entre S&P 500 y el Dow Jones

Tanto el Dow Jones Industrial Average como el S&P 500 se utilizan como indicadores para medir el desempeño del mercado de valores en general. Pero hay algunas diferencias clave entre los dos:

Número de empresas incluidas. El Dow Jones es súper exclusivo. Si bien eso brinda prestigio a los 30 miembros del Dow, también debilita al Dow como una herramienta para medir el mercado de valores en general. Lo que sucede con las acciones de las 30 compañías más grandes no es necesariamente lo mismo que sucede con todo el mercado.

El nombre del S&P 500 lo dice todo: 500 empresas. Es más inclusivo y está mejor equipado para responder la pregunta clave “¿qué pasó con el mercado de valores hoy?”

¿Cómo se ponderan las acciones?

El número usado para el Dow era de aproximadamente 25,000 a partir de mayo de 2019. Ese número se calcula utilizando el método del índice y se basa en sus 30 miembros, con la ponderación basada en el precio de las acciones. Por lo tanto, la compañía con el precio más alto de las acciones en dólares tiene el mayor peso y, por lo tanto, afectará más al índice.

El S&P 500, por otro lado, pondera por la capitalización de mercado. La capitalización de mercado tiene más sentido porque representa tanto el precio de las acciones como el número de acciones en circulación en el mercado. La ponderación del Dow solo representa uno de esos y el precio de las acciones por sí solo no es la mejor medida de lo que importa en el mercado de valores.

Las empresas con un precio de acción más alto son las que más afectan al Dow, mientras que las empresas con la capitalización de mercado más alta afectan más al S&P 500.

S&P 500 vs. Nasdaq

El S&P 500 es un índice de base amplia que incluye compañías de la mayoría de los sectores y es una buena muestra representativa de las acciones estadounidenses. El Nasdaq está más sesgado por las acciones tecnológicas. Por esa razón, el S&P 500 es un indicador más preciso del mercado de valores de Estados Unidos.

Limitaciones del S&P 500

Este índice NO es una medida precisa del bienestar económico. Como se comentó líneas arriba, el S&P 500 refleja el rendimiento del mercado de valores de EE. UU. A veces los analistas interpretan su desempeño como un reflejo de la economía estadounidense, pero es solo un factor.

Dado que los precios de las acciones están impulsados ​​principalmente por la capacidad de las empresas para generar ganancias, el S&P 500 tiene a aumentar a medida que aumenten las ganancias de las empresas. Pero las ganancias de las empresas no se correlacionan necesariamente con los ingresos de los trabajadores.

Sin embargo, dado que las acciones de las compañías en el S&P 500 son propiedad de millones de estadounidenses, un aumento en el S&P 500 aumenta la riqueza de los estadounidenses indirectamente y viceversa.

No incluye pequeñas empresas. Si bien el S&P 500 incluye el 80% de todas las acciones que cotizan en bolsa en los Estados Unidos, no incluye las pequeñas empresas, las empresas privadas o incluso las empresas medianas o grandes que no están entre las 500 principales. Por esa razón, es importante no interpretar el desempeño del S&P 500 como si incluyera compañías y sectores que no están representados en él.