Qué préstamos existen para refaccionar una casa en Estados Unidos

En SoloDinero te explicamos qué tipos de préstamos para reparaciones de viviendas existen en EE.UU., a fin de que puedas elegir el más apropiado para ti

Existen préstamos gubernamentales, de bajos intereses, que permiten que los propietarios puedan refaccionar sus casas sin poner en riesgo la propiedad de su inmueble
Existen préstamos gubernamentales, de bajos intereses, que permiten que los propietarios puedan refaccionar sus casas sin poner en riesgo la propiedad de su inmueble
Foto: Shutterstock

Entre la amplia gama de préstamos disponibles en Estados Unidos, existe un tipo especial de crédito que ha tenido un repunte particular entre los propietarios: los préstamos para refaccionar o remodelar hogares.

Y es que se trata de una industria pujante. Un reporte elaborado por la empresa Zippia indicó que, en el año 2020, 76% de los poseedores de una casa llevaron a cabo un proyecto de reparaciones en sus hogares. Las ganancias de esta tendencia se ubican en aproximadamente $1,1 millardos de dólares solo en 2021, lo que demuestra una expansión constante de mercado.

Max Anderson, jefe economista del portal Porch, señaló en una entrevista ofrecida a la NPR que a inicios de la pandemia por COVID-19, los niveles de gasto en mejoras para el hogar eran los más altos de la historia de EE.UU. La razón de ello: los estadounidenses, al estar confinados, decidieron redirigir parte de sus ingresos —que antes eran usados en actividades recreativas o en viajes— a sus viviendas.

El monto promedio que los poseedores de inmuebles gastaron en reparaciones en el año 2021 fue de $10,341, de acuerdo con Zippia. Para ello, muchos han decidido solicitar préstamos para refaccionar, que, a diferencia de los préstamos hipotecarios, no requieren de garantías para su aprobación.

En SoloDinero te decimos cuáles que tipos de préstamos para refaccionar una casa existen, los cuales suelen otorgarse teniendo en cuenta tres factores: el valor del inmueble, el puntaje crediticio y los objetivos de la reparación.

1- Préstamos personales para refacción de casas

Los préstamos personales permiten a los prestatarios acceder rápidamente a montos de dinero que pueden ser usados para refaccionar las viviendas.

Estos préstamos suelen oscilar entre los $3,000 y los $100,000, y los bancos suelen ofrecerlos con intereses fijos y términos flexibles por una duración de hasta siete años.

A pesar de que no es necesario establecer colaterales como los préstamos hipotecarios, los préstamos personales conllevan su riesgo, pues el atraso ante cualquier mensualidad puede afectar directamente el puntaje crediticio.

El historial de crédito que los bancos y prestamistas solicitan para el desembolso de los préstamos personales suele ser exigente. De acuerdo con NerdWallet, hace falta un puntaje de al menos 690 para la aprobación de estos préstamos.

2- Refinanciamiento con obtención de efectivo para la refacción de viviendas

A través de este tipo de refinanciamiento, los propietarios pueden hacer uso del valor neto disponible de sus viviendas para realizar refacciones o mejoras en los inmuebles. Sin embargo, hay que acotar que, con este dinero, vienen nuevos intereses.

Los expertos financieros recomiendan que esta opción debe ser tomada en cuenta, preferiblemente, cuando los intereses hipotecarios estén bajos, pues implican una sustitución del préstamo hipotecario actual por otro.

No obstante, aunque los intereses sean más bajos, es oportuno revisar los costes de cierre de la hipoteca, a fin de que estos no sean mayores que mantener la hipoteca.

3- Líneas de crédito sobre el valor acumulado de la vivienda para la refacción de casas

Una de las ventajas que tienen los propietarios de casas es que pueden acceder a las línea de crédito sobre el valor acumulado de la vivienda (o Heloc, por sus siglas en inglés), con las que tienen a disposición un préstamo sobre el valor acumulado del inmueble.

Este tipo de préstamos son utilizados por los prestatarios para cubrir gastos como las refacciones en los hogares, pues, con un buen puntaje de crédito, pueden ser obtenidos con bajas tasas de interés y pagos flexibles. El solicitante puede retirar dinero en la medida en que lo necesite.

Al establecer el hogar como garantía de pago, este préstamo implica un riesgo. Sobre todo si el precio de la vivienda disminuye, en tanto puede ser que el préstamo sea mayor de lo que vale el inmueble. Asimismo, de subir las tasas de interés variable, puede dificultar la capacidad de pago mensual del prestatario.

4- Préstamo sobre el valor neto de la vivienda para la refacción de hogares

También conocidos como los Home Equity Loans (o HEL), los préstamos sobre el valor neto de la vivienda permiten obtener dinero usando el valor neto del inmueble como garantía en caso de impago.

Este tipo de préstamos usualmente tienen una tasa fija de interés, y pueden ser usados para la realización de proyectos de mejora o refacción en los hogares. Sin embargo, se debe tener en cuenta que, en caso de insolvencia por parte del prestatario, el prestamista podría ejecutar la hipoteca de su vivienda.

A los pagos mensuales se les agrega, regularmente, los cargos y costos iniciales del préstamo. Estos son otros gastos a considerar a la hora de solicitar un préstamo de esta naturaleza.

5- Préstamos respaldados por el gobierno de EE.UU.

Acudir a los préstamos gubernamentales puede ser una opción viable para aquellos que quieran hacer reparaciones en sus hogares. Para ello, pueden solicitar los préstamos Title 1, cuyo propósito es el de financiar las refacciones de viviendas.

El monto máximo de préstamo es de $25,000 para una vivienda de un solo núcleo familiar. Sin embargo, este monto puede elevarse en estructuras multifamiliares, pudiendo ser de hasta $60,000. Entre sus ventajas, se encuentran las bajas tasas de interés.

De acuerdo con NerdWallet, existen requerimientos para solicitar los préstamos Title 1, entre los que se encuentran:

1) La casa debe ser ocupada por al menos 90 días.
2) El solicitante del préstamo debe ser propietario de la vivienda o poseer un contrato de arrendamiento a largo plazo.
3) El préstamo debe ser estrictamente usado para refacciones de la casa.
4) Se establecerá un seguro hipotecario sobre la tasa de interés.
5) El propietario debe tener una relación deuda-ingreso de 45% o menos.

Para solicitar un préstamo de este tipo, basta con acudir a un prestamista hipotecario.

También te puede interesar:

Cuáles son los tipos de hipotecas que puedes conseguir en EE.UU.
Aumento de tasas de interés: cuán cara será ahora la hipoteca de tu casa en EE.UU.