Senadores bipartidistas propondrán paquete de ayuda de $908 billones de dólares, sin cheque estímulo

La propuesta llega en medio de señales de que la economía se está debilitando, pero aún no cuenta con la aprobación de la Casa Blanca y los líderes del Congreso

El senador demócrata Joe Manchin III y los legisladores centristas que apoyan la propuesta.
El senador demócrata Joe Manchin III y los legisladores centristas que apoyan la propuesta.
Foto: Tasos Katopodis / Getty Images

Un grupo bipartidista de senadores presentó el martes una propuesta de estímulo por un monto de unos $908 billones de dólares para romper con el estancamiento en las negociaciones de un nuevo paquete de ayuda federal de emergencia a la economía estadounidense.

El Congreso enfrenta una presión creciente para aprobar un alivio económico adicional desde el colapso de las pláticas antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Con las negociaciones entre los líderes del Congreso estancadas, senadores de ambos partidos han trabajado juntos durante semanas en una propuesta que podría romper el estancamiento. Varios legisladores centristas en el Senado, incluidos Joe Manchin III (D), Mark R. Warner (D), Bill Cassidy (R), Mitt Romney (R) y Susan Collins (R), presentaron su propuesta como el modelo para una legislación que podría aprobarse en el Congreso, mientras la economía enfrenta una tensión cada vez mayor por un aumento de contagios de coronavirus, de acuerdo con información de The Washington Post.

“Nuestra propuesta para brindar ayuda de emergencia es ahora más necesaria que nunca. La gente necesita saber que no nos vamos a ir hasta que logremos algo”, dijo Manchin, flanqueado por media docena de legisladores en el Capitolio. “Estoy comprometido a llevar esto a cabo”.

El plan distribuido por el grupo bipartidista es ligero en detalles, pero busca un punto medio en numerosos temas económicos polémicos.

Proporcionaría $300 dólares semanales en beneficios federales por desempleo durante cuatro meses, una cantidad menor que los $600 que quieren los demócratas, pero que ofrecería un alivio sustancial a decenas de millones de estadounidenses desempleados. El acuerdo incluye $160 billones de dólares en financiación para los gobiernos estatales y locales, una prioridad demócrata a la que se oponen la mayoría de los republicanos, así como una moratoria temporal en algunas demandas relacionadas con el coronavirus contra empresas y otras entidades, una propuesta republicana que no cuenta con el visto bueno de los demócratas. La medida también incluye financiamiento para pequeñas empresas, escuelas, atención médica, autoridades de tránsito y préstamos para estudiantes, entre otras medidas.

La representante Rashida Tlaib (D), miembro del caucus progresista del Congreso, criticó la propuesta por omitir otra ronda de cheques de estímulo por $1,200 dólares.

Muchas críticas y grandes obstáculos

Esta iniciativa aún enfrenta enormes obstáculos y la mayoría de los congresistas se muestran escépticos de que el impulso tenga éxito. Pero los esfuerzos para lograr un acuerdo en el Senado reflejan la creciente agitación de los senadores influyentes contra las posturas de línea dura de sus respectivos líderes, que no han alcanzado un buen trato mientras la economía sufre los duros efectos de la pandemia.

El acuerdo bipartidista incluye alrededor de $288 billones en fondos para pequeñas empresas a través del Programa de Protección de Cheques de Pago y otras ayudas. También incluye $45 billones para agencias de transporte; $82 billones para educación; $26 billones en asistencia nutricional, y $16 billones de dólares en atención médica, incluso para ayudar con las pruebas y el rastreo del coronavirus, así como la distribución de vacunas.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, tenía programado hablar con la líder de los demócratas, Nancy Pelosi, el martes por la tarde. Se espera que discutan tanto el proyecto de ley de gastos gubernamentales que debe aprobarse como los esfuerzos de estímulo.

“Tuve una conversación ayer por la tarde con Mitch McConnell, Kevin McCarthy, Mark Meadows y yo. Hablé con el presidente esta mañana y lo actualicé. … Hablaré con la portavoz Pelosi esta tarde sobre la financiación del gobierno. Todos creemos que debería haber una respuesta fiscal específica ”, dijo Mnuchin, quien testificó en Capitol Hill con el presidente de la Reserva Federal, Jerome H. Powell.

El presidente electo Joe Biden, quien presentó a su equipo económico el martes, expresó su apoyo a alguna forma de alivio contra el COVID-19 de inmediato y dijo a los republicanos que será necesaria más ayuda el próximo año después de su toma de posesión el 20 de enero.

Cuando se le preguntó si apoyaba la propuesta de estímulo de $908 billones de dólares, Biden dijo a los periodistas: “Me acabo de enterar. Lo echaré un vistazo cuando vuelva “. Cuando se le preguntó si había hablado con McConnell, dijo “todavía no”.

La Casa Blanca ha abandonado su agresivo impulso al paquete de estímulo desde que Trump perdió las elecciones presidenciales del 3 de noviembre. Tampoco está claro si el presidente electo Joe Biden presionará a los demócratas para que acepten un paquete más pequeño, aunque algunos de sus asesores económicos han insistido en que un acuerdo de estímulo debe aprobarse rápidamente, incluso si es más pequeño de lo que prefieren los demócratas.