Señal positiva: desde Washington, representantes de ambas alas políticas aseguran que habrá un nuevo paquete de ayuda

El resultado de las elecciones determinará el rumbo de las negociaciones para un nuevo paquete de ayuda económica

Señal positiva: desde Washington, representantes de ambas alas políticas aseguran que habrá un nuevo paquete de ayuda
Vientos de cambio soplarán en Washington tras las elecciones.
Foto: Stefani Reynolds / Getty Images

Los líderes políticos de todas las tendencias ya miran hacia el “lame-duck session”, el periodo legislativo después de las elecciones de noviembre y antes del inicio de la siguiente legislatura para reiniciar las negociaciones sobre la ayuda de emergencia y aprobar otro proyecto de ley de estímulo.

Lo que contendrá ese paquete es aún una pregunta abierta y un terreno maduro para futuros conflictos, de acuerdo con un análisis de los periodistas Jessica Dolcourt, Clifford Colby y Shelby Brown para el portal CNET.

“El nivel de motivación de ambos partidos dependerá de cómo salgan las elecciones, pero creo que de cualquier manera haremos algo”, dijo republicano del Senado John Thune a The Hill.

El presidente Donald Trump y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, han dicho que quieren aprobar un proyecto de ley de estímulo en este periodo. Trump ha prometido “el mejor paquete de estímulo que jamás hayas visto”, aparentemente basado en la condición de que él gane y que la Cámara de Representantes y el Senado tengan mayorías republicanas.

Del otro lado, Pelosi dijo el jueves que el exvicepresidente y candidato presidencial demócrata Joe Biden ganará, con lo que se aprobará un proyecto de ley de gran alcance antes del inicio del siguiente periodo presidencial el 20 de enero.

“El pueblo estadounidense necesita ayuda. Necesita ayuda real”, dijo Pelosi.

Con las elecciones del 3 de noviembre a solo cuatro días, los casos de coronavirus alcanzaron un récord diario el jueves y un tercio de los condados de Estados Unidos registraron un pico récord en la última semana. La ayuda para atacar las consecuencias del COVID-19 se considera necesaria para impulsar a una economía tambaleante y ayudar a las familias que se preparan para una oleada de contagios invernal que los expertos temen que se avecina. Sin más ayuda de estímulo federal, los presupuestos estatales podrían quedarse cortos hasta en $434 billones de dólares hasta 2022, según un informe de Moody’s Analytics.

Sin embargo, comprometerse a aprobar un proyecto de ley antes del 20 de enero es complicado. Las negociaciones se han convertido en un periodo amargo y el lapso comprendido entre el 4 de noviembre y el 19 de enero sera una zona muerta para aprobar la una nueva legislación, con la excepción de las medidas de emergencia que se tomarán para evitar el cierre del gobierno el 11 de diciembre.

Depende del resultado de las votaciones, el gobierno actual puede estar más motivado para aprobar un proyecto de ley antes de enero… o quizá no. No está claro qué podría suceder si los resultados de las elecciones cambian las mayorías de la Cámara de Representantes y el Senado.

“Volveremos en noviembre. La pregunta podría ser, ¿habrá algo entonces?” dijo el lunes el presidente del Comité de Asignaciones del Senado, Richard Shelby, un republicano de Alabama. El Senado está ahora en receso hasta después de las elecciones y el proyecto de ley tendría que pasar por este comité antes de llegar a votación.

¿Qué sucede ahora y cómo podría afectar a los estadounidenses y la economía? Estas cuatro cosas podrían suceder después de las elecciones del 3 de noviembre.

La Casa Blanca concreta una propuesta después del 3 de noviembre: se llega a un acuerdo y se vota en la Cámara y el Senado. Si Trump lo convierte en ley, los controles de estímulo y otras ayudas probablemente comenzarían a emitirse en unas semanas, y ciertos grupos recibirían ayuda financiera antes de fines de 2020.

La Casa Blanca presenta su oferta y fracasa en el Senado: si la Cámara podría vota sobre un acuerdo después de las elecciones, pero el Senado actual, que está liderado por los republicanos, lo rechaza, el proyecto de ley no se concretaría. En este caso, el Congreso podría volver a intentarlo después de que los próximos miembros de la Cámara de Representantes y el Senado se reúnan el 3 de enero de 2021.

Algunos fondos podrían incluirse en un proyecto de ley que también financia al gobierno después del 11 de diciembre: es posible que una parte de los fondos, por ejemplo, un cheque de estímulo, ayuda por desempleo o una extensión de la suspensión de desalojo, se convierta en un proyecto de ley para mantener el el gobierno funcionando después del 11 de diciembre y evitar una parálisis de la administación pública.

Los republicanos pierden la presidencia y la mayoría: se ha especulado que si Trump pierde las elecciones y si los republicanos pierden su mayoría en el Senado, habrá pocos incentivos para que el Congreso apruebe un paquete amplio durante la transición.