Si Biden gana la presidencia, demócratas dicen que priorizarían crear empleos y aumentar salarios

Algunos de esos proyectos de ley de estímulo y alivio podrían incluir incentivos fiscales para la infraestructura de energía limpia y el fortalecimiento de la cadena de suministro de la nación y la base de fabricación nacional

Si Biden gana la presidencia, demócratas dicen que priorizarían crear empleos y aumentar salarios
Joe Biden supera en las encuestas al presidente Trump.
Foto: Drew Angerer / Getty Images

Los demócratas echarían atrás los recortes de impuestos del presidente Trump si toman el control del Senado y la Casa Blanca, de acuerdo a una nota publicada este martes por Alexander Bolton, en The Hill.

Los senadores demócratas habían sugerido que podrían avanzar rápidamente sobre el tema, pero ahora es probable que retrasen la legislación tributaria si su candidato, Joe Biden, es elegido presidente y su partido controla la Cámara y el Senado.

De ganar la presidencia, la prioridad será gastar para crear empleos y aumentar los salarios, las inversiones en tecnología e infraestructura verde y un plan nacional para contener la pandemia de coronavirus.

Algunos de esos proyectos de ley de estímulo y alivio podrían incluir incentivos fiscales para la infraestructura de energía limpia y el fortalecimiento de la cadena de suministro de la nación y la base de fabricación nacional. La desgravación fiscal en forma de créditos fiscales por hijo y créditos fiscales por ingresos del trabajo para familias de ingresos bajos y medios también.

Se espera que los aumentos de impuestos potenciales sobre las personas y corporaciones adineradas entren en juego más adelante, dependiendo de cuán importantes sean las preocupaciones sobre el déficit el próximo año.

El coronavirus y la forma en que está afectando a la economía es un factor enorme. Aumentar los impuestos mientras el país se recupera de una recesión sería un movimiento político arriesgado en la víspera de las elecciones.

Los demócratas saben que deben actuar con cuidado sobre los impuestos y la economía. Si bien Biden lidera a Trump en las encuestas nacionales, los votantes aún le dan a Trump calificaciones más altas en el manejo de la economía.

También hay divisiones entre los demócratas sobre hasta dónde llegar con los impuestos a las corporaciones y a los ricos, lo que dificulta avanzar rápidamente en el tema.

“Creo que deberíamos tomar la decisión cuando tengamos una mejor idea de hacia dónde se dirige la economía”, dijo la senadora Dianne Feinstein (California), “hay un elemento de verdad en el argumento de que los legisladores no deberían subir los impuestos durante una recesión”.

La senadora Debbie Stabenow (Michigan), miembro del Comité de Finanzas del Senado y una de las aliadas más cercanas al líder de la minoría del Senado Charles Schumer, dijo que “no tiene idea” de cuándo deberían tocar el tema de impuestos si ganan la Casa Blanca y el Senado.

“Tenemos mucho en nuestro plato. Tenemos que lidiar con el COVID y las pruebas, necesitamos poner en marcha todo para enfrentar el virus y un acto de recuperación. Estoy segura de que habrá una pieza fiscal en alguna parte, pero la prioridad número uno será el COVID”, agregó.

El senador Richard Blumenthal (Connecticut) dijo que los demócratas necesitarán “equilibrar” la necesidad de aumentar los ingresos con la salud general de la economía, que se ha desacelerado drásticamente como resultado de la pandemia.

“Creo que una ley de impuestos puede hacerse efectiva en un momento en que pensamos que la economía será lo suficientemente sólida como para que algún aumento en los impuestos no tenga un efecto perjudicial”, dijo.

El senador Chris Coons (Delaware.), un destacado aliado de Biden, se rió cuando se le preguntó cuál es el plan demócrata para la reforma fiscal el próximo año.

“Mire, si Joe Biden tiene éxito en ser elegido el próximo presidente será porque estamos en medio de tres crisis al mismo tiempo: una pandemia, una recesión y un enfoque renovado en la desigualdad racial. Tendrá el desafío y el mandato de abordar algunos de ellos”, dijo.

Algunos demócratas están presionando para aumentar los impuestos a los millonarios y multimillonarios de inmediato si su partido gana claramente en noviembre.

Charles Chamberlain, director ejecutivo de Democracy for America, un comité de acción política liberal, dijo que esperar para aumentar los impuestos a los ricos es una “idea terrible”.

“En el transcurso de la pandemia hemos visto a multimillonarios ganar $600 mil millones desde marzo, mientras que el salario mínimo no se ha elevado en más de 10 años. Creo que los multimillonarios y millonarios se han beneficiado de los recortes de impuestos y muchos de ellos se han beneficiado de la pandemia en sí”.

Líderes progresistas como los senadores Elizabeth Warren y Bernie Sanders presionan por un impuesto sobre el patrimonio, pero Schumer está más enfocado en levantar el tope de las deducciones por impuestos estatales y locales (SALT), una prioridad principal en Nueva York y otros estados con altos costos de vida.

Schumer ha dicho que incluir una disposición para levantar el límite de las deducciones SALT es un objetivo principal de los demócratas en el próximo proyecto de ley de alivio del coronavirus.

“Necesitamos amortiguar el golpe de este virus”, dijo Schumer en julio. “El SALT perjudica a las personas afectadas por el virus en las áreas metropolitanas como Nueva York”.

Schumer ha prometido la limitación de las deducciones SALT: “Si me convierto en líder de la mayoría, una de las primeras cosas que haré es eliminarlo para siempre”.

El plan fiscal de Biden no incluye un impuesto sobre el patrimonio. En cambio, aumentaría los ingresos aumentando la tasa impositiva máxima sobre la renta de las personas del 37 al 39,6 por ciento, sometiendo las ganancias superiores a $ 400,000 a los impuestos sobre la nómina del Seguro Social y gravando las ganancias de capital a la misma tasa que otros ingresos para las personas que ganan más de $1 millón de dólares anuales.

El plan de Biden también exige aumentar la tasa de impuestos corporativos del 21 por ciento al 28 por ciento y aumentar los impuestos sobre las ganancias extranjeras.

Cuando se le preguntó durante una entrevista con CNN la semana pasada si esperaría para aumentar los impuestos hasta que baje el desempleo, Biden dijo que haría cambios en los impuestos corporativos “desde el primer día”.