Si el salario mínimo hubiera crecido al ritmo de los sueldos de Wall Street sería de $44 dólares la hora, ¿por qué?

Mientras millones de estadounidenses se quedaban sin trabajo, las bonificaciones para los empleados de Wall Street crecieron un 10% en 2020; las desigualdades en Estados Unidos se agrandaron con la pandemia

La pandemia ha acrecentado las desigualdades en la economía estadounidense.
La pandemia ha acrecentado las desigualdades en la economía estadounidense.
Foto: Pixabay

La desconexión entre Wall Street y el estadounidense común y corriente quizás nunca había sido más evidente en el último año, cuando el mercado de valores alcanzó nuevos récords, mientras decenas de millones de personas perdían sus trabajos debido a la pandemia.

Pero eso es parte de una tendencia mucho más añeja: las bonificaciones de Wall Street han aumentando un 1,217% desde 1985, aproximadamente 10 veces más que el ritmo de los trabajadores que ganaban el salario mínimo durante el mismo periodo.

Si el salario mínimo federal hubiera seguido el mismo crecimiento que las bonificaciones de Wall Street, hoy sería de $44 dólares por horas, según un nuevo análisis del Institute for Policy Studies (IPS), un grupo de expertos de izquierda que examina la desigualdad salarial y de ingresos.

El salario mínimo de referencia se ha estancado en $7,25 dólares por hora durante más de 11 años, el periodo más largo sin un aumento desde que se estableció en 1938.

El bono típico para un empleado de Wall Street aumentó un 10% el año pasado a $184,000 dólares, dijo el viernes el contralor del Estado de Nueva York, que sirvió de base para el análisis de IPS. Si bien ha habido un impulso para aumentar el salario mínimo federal, el progreso hasta ahora ha resultado difícil de alcanzar. El objetivo de la administración Biden de incluir un salario base de $15 dólares por hora en el Plan de Rescate Estadounidense se abandonó en parte después de la resistencia de algunos legisladores y grupos empresariales.

“Todo este panorama refuerza la desconexión total entre Wall Street y el resto de la economía”, dijo Sarah Anderson, directora del proyecto de economía global de IPS y autora del análisis. “El hecho de que la gente en Wall Street haya visto un salto tan significativo en un año en el que tanta gente está luchando dice mucho sobre las disparidades de esta crisis”.

En 1985, un trabajador con salario mínimo ganaba alrededor de $7,000 dólares al año, mientras que las bonificaciones para un empleado de Wall Street eran aproximadamente el doble, con un promedio de $14,000 dólares. Pero para el 2020, el salario base en Wall Street se situó en $184,000 dólares, más de 10 veces que los $15,080 dólares de un trabajador con salario mínimo.

Anderson dijo que su análisis comienza en 1985 porque ese es el primer año para el que pudo encontrar datos sobre las bonificaciones de Wall Street.

Un salario de $44 dólares por hora equivaldría a más de $91,000 en ingresos anuales, un ingreso muy digno, pero aún muy por debajo de las ganancias anuales promedio de $406,700 para los profesionales de valores, una cifra que incluye salario y bonificación anual.

No solo los trabajadores de Wall Street se han beneficiado durante la pandemia. Desde que el coronavirus paralizó a Estados Unidos en marzo pasado, la economía ha experimentado lo que los economistas llaman una recuperación en forma de K. Los trabajadores con salarios bajos continúan experimentando un mayor desempleo y pérdidas de ingresos, mientras que los trabajadores con salarios más altos, que a menudo pueden realizar su trabajo de forma remota, tienen más probabilidades de recuperarse.

Aproximadamente 4 de cada 10 estadounidenses tienen menos ingresos que antes de la pandemia, según una investigación reciente de la firma de servicios financieros TransUnion. Su análisis encontró que aproximadamente 1 de cada 5 adultos están “en el limbo”, lo que TransUnion define como personas que han perdido ingresos y no están seguras de cómo se recuperarán sus finanzas.

Muchos de los que aún no se han recuperado del impacto económico de la pandemia son mujeres y personas afroamericanas, un problema que ha agravado las desigualdades persistentes en la economía, señalan los expertos.

En Wall Street, las personas que disfrutan de los aumentos en sus bonificaciones tienden a ser blancos y hombres, según el análisis de IPS. Por ejemplo, alrededor del 63% de todos los empleados de la industria de valores son hombres, pero solo el 33% de los trabajadores que ganan el salario mínimo pertenecen al género masculino. Aproximadamente 8 de cada 10 trabajadores de la industria de valores son blancos, pero sólo 5 de cada 10 trabajadores que ganan menos de $15 dólares la hora pertenecen a ese grupo racial, encontró el análisis.

“La creciente brecha entre el salario en Wall Street y los niveles más bajos de la economía es una fuerza impulsora entre las disparidades raciales y de género”, dijo Anderson. “Los afroamericanos y las mujeres están subrepresentadas en la parte superior y sobrerrepresentadas en la parte inferior de la pirámide económica”.