Sin acuerdos para segundo paquete de ayuda, la Cámara de Representantes interrumpe receso de verano para afrontar crisis en Servicio Postal

El líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer, pidió al dirigente de la mayoría republicana, Mitch McConnell, que interrumpa las vacaciones de los senadores para discutir ese mismo proyecto de ley

Sin acuerdos para segundo paquete de ayuda, la Cámara de Representantes interrumpe receso de verano para afrontar crisis en Servicio Postal
La crisis del Servicio Postal: un nuevo frente de batalla en el Congreso.
Foto: OLIVIER DOULIERY / Getty Images

La Cámara de Representantes interrumpirá esta semana su receso de verano para afrontar la crisis del Servicio Postal, que podría dificultar el voto por correo de millones de estadounidenses en las elecciones de noviembre.

La presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, anunció en una carta enviada el domingo a todos los congresistas que ha decidido pedir que el hemiciclo “retome su sesión” esta semana para votar sobre un proyecto de ley que impediría hacer nuevos cambios a las operaciones del Servicio Postal.

“Estamos viendo en todo el país los efectos devastadores de la campaña del presidente (Donald Trump), para sabotear las elecciones al manipular el Servicio Postal para privar del voto” a estadounidenses, escribió Pelosi.

El Servicio Postal advirtió el viernes que votantes en 46 de los 50 estados del país podrían no poder ejercer su derecho al voto por correo en las elecciones del 3 de noviembre, debido a retrasos en el procesamiento de las papeletas.

El retraso se debe en parte a un plan de recortes impulsado por el nuevo director del Servicio Postal, Louis DeJoy, un donante de la campaña de Trump nombrado en junio por el mandatario para este puesto.

Esos recortes han contribuido a un aumento del trabajo pendiente de los empleados del Servicio Postal, lo que ha alarmado a los demócratas y a activistas que defienden el derecho al voto, que insisten en la necesidad de facilitar el sufragio por correo a los estadounidenses en el contexto de la crisis de la COVID-19.

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, negó este domingo que DeJoy planee apagar centenares de máquinas que automatizan el correo y que son vitales para procesar votos, y aseguró que “ninguna” de ellas se desconectará hasta las elecciones.

Trump ha expresado vehementemente su oposición al voto por correo, que solo justifica cuando los ciudadanos vayan a estar lejos de su estado el día de las elecciones, y denuncia que ese método puede dar pie a fraudes, a pesar de que numerosos estudios demuestran que es extremadamente improbable que eso ocurra.

El jueves, Trump admitó que estaba bloqueando la aprobación de nuevos fondos para el Servicio Postal con el fin de evitar que esa agencia tenga los recursos suficientes para garantizar que puede haber “voto por correo universal” en las elecciones de noviembre.

El proyecto de ley que impulsará Pelosi, en una votación que según varios medios podría producirse el próximo sábado, prohibiría al Servicio Postal hacer cualquier cambio en sus operaciones o servicios respecto al nivel que tenía en enero de 2020, hasta que acabe la pandemia.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, pidió también este domingo al dirigente de la mayoría republicana en esa cámara, Mitch McConnell, que interrumpa asimismo el receso de los senadores para aprobar “rápidamente” ese mismo proyecto de ley.

Varios congresistas demócratas han pedido, además, que DeJoy testifique el próximo 24 de agosto sobre los cambios que ha impulsado en el Servicio Postal.

Fondos insuficientes

El Servicio Postal advirtió el viernes a varios estados clave en las elecciones presidenciales que es probable que las boletas enviadas por los votantes por correo no lleguen a tiempo para ser contadas.

La advertencia, que tiene como contexto el déficit presupuestario y de personal que atraviesa el Servicio Postal, genera un nuevo nivel de incertidumbre sobre la votación por correo.

Unos 46 estados, incluyendo algunos clave para ganar la elección como California, Florida, Michigan y Pennsylvania, recibieron cartas del asesor legal del Servicio Postal, Thomas Marshall, en las que se advierte que, incluso si las personas siguen todas las reglas electorales, los retrasos de entrega por parte del Servicio Postal pueden ocasionar que sus votos sean descalificados.

El Servicio Postal ha dicho en audiencias en el Congreso en días pasados que podría quedarse sin fondos en septiembre, a solo dos meses de la votación. Por esto, el sindicato de trabajadores postales lanzó una campaña pidiendo a los ciudadanos que pidan a sus representantes ante el Congreso que intercedan por ellos.

Como medida temporal para ganar fondos, la agencia anunció que aumentará los precios para algunos envíos domésticos.