Temor a nuevos brotes de COVID-19 mantiene solicitudes por desempleo arriba del millón

Las solicitudes de ayuda por desempleo se mantuvieron arriba de un millón por décimosétima semana consecutiva

Temor a nuevos brotes de COVID-19 mantiene solicitudes por desempleo arriba del millón
El desempleo, una drama que está lejos de solucionarse en Estados Unidos.
Foto: Pixabay

Mientras Estados Unidos lucha por contener un nuevo brote de coronavirus, particularmente en estados como Florida, California, Texas y Arizona, las solicitudes de desempleo no dejan de llegar a las oficinas federales. El temor a un nuevo cierre de la economía mantiene en la incertidumbre a empleadores y a millones de trabajadores.

Según el Departamento de Trabajo, otros 1.3 millones de personas presentaron reclamos de desempleo por primera vez según la temporada ajustada para la semana que termina el 11 de julio. Eso es 10,000 por debajo del nivel revisado de la semana anterior.

Sin ajuste, más de 1.5 millones de personas presentaron reclamos por primera vez, casi 109,000 más que la semana anterior. Los ajustes estacionales se usan tradicionalmente para suavizar los datos, pero eso ha tendido a tener el efecto contrario durante la pandemia.

Las solicitudes de desempleo por primera vez ajustadas estacionalmente por semana han disminuido durante más de tres meses desde su máximo en la última semana de marzo. Pero la caída de la semana pasada fue menor de lo esperado.

“En general, las solicitudes siguen siendo altas y están disminuyendo a un ritmo obstinadamente lento”, dijo Rubeela Farooqi, economista jefe de High Frequency Economics en Estados Unidos, y señaló que el riesgo de acumular pérdidas permanentes de empleo es alto.

“El ritmo podría disminuir aún más o revertirse en las próximas semanas en respuesta a un aumento en los casos de virus y cierres de negocios relacionados”.

Los reclamos continuos, que cuentan a los trabajadores que han presentado solicitudes durante al menos dos semanas seguidas, ascendieron a más de 17.3 millones durante la semana que terminó el 4 de julio, 422,000 menos que la semana anterior. Estos reclamos ajustados por estacionalidad alcanzaron su punto máximo en mayo en casi 25 millones.

Sin embargo, sin ajustar, los reclamos continuos aumentaron en más de 838,000 a 17.3 millones. Este fue el primer aumento en los reclamos iniciales y continuos no ajustados en varias semanas, lo que preocupaba a algunos economistas.

Estos asombrosos números de desempleo se producen cuando Estados Unidos lucha por contener el brote de coronavirus, particularmente en estados como Florida, California, Texas y Arizona.

En Texas, el gobernador Greg Abbott se unió a un número creciente de gobernadores que exigen que las personas usen cubrebocas en público. Florida enfrenta una escasez de camas en la UCI y Arizona ha establecido un récord de camas de hospital en uso. California recientemente revirtió algunas de sus medidas de reapertura en medio de otro aumento en los casos de coronavirus.

Los reclamos iniciales presentados en Texas y Florida la semana pasada totalizaron más de 100,000 en cada estado, dijo el Departamento de Trabajo. En California, más de 200,000 trabajadores solicitaron beneficios, con mucho, la mayor parte de cualquier estado. Más de 30,000 trabajadores en Arizona también presentaron reclamos iniciales.