Uno de cada seis trabajadores no recibirá un aumento en 2021

Las principales razones: resultados financieros pobres, gestión de costos y recortes presupuestarios

Uno de cada seis trabajadores no recibirá un aumento en 2021
Cuida tu dinero. Será difícil que recibas un aumento el próximo año.
Foto: Karolina Grabowska / Pexels

Las empresas afectadas por la pandemia están buscando reducir costos y los aumentos salariales están en la mira.  Uno de cada seis trabajadores no recibirá un aumento salarial el próximo año, según una encuesta entre  más de 700 empresas estadounidenses publicada esta semana por la firma de asesoría laboral Willis Towers Watson, reportó CNN Business.

Una de cada tres empresas ha reducido sus proyecciones de aumentos salariales el próximo año en comparación con lo que originalmente esperaban hace unos meses. La mitad se ha mantenido fiel a sus objetivos originales.

En promedio, las empresas ahora esperan aumentar los salarios de los no ejecutivos en un promedio de 2.6%, por debajo del 2.8% que inicialmente proyectaron para todos los empleados. Para los ejecutivos, el aumento estimado será del 2.5%. Las principales razones citadas para la caída: resultados financieros más débiles, gestión de costos y recortes presupuestarios.

“Las implicaciones económicas de la pandemia han llevado a los empleadores, de prácticamente todas las industrias a reconsiderar sus planes de compensación y presupuestos para el próximo año ”, dijo Catherine Hartmann, directora de la firma de North America Rewards. “Para muchas empresas, la reducción de los presupuestos salariales y, en algunos casos, la suspensión de los mismos fue la opción más viable, ya que equilibran la competitividad con su estabilidad financiera”.

Pero no todo son malas noticias: dos tercios de las empresas todavía planean otorgar bonificaciones en un intento por quedarse con los mejores talentos, pero es muy probable que tales recompensas sean para los ejecutivos y gerentes, según la encuesta.

Dado los millones de personas que se han quedado sin trabajo durante la pandemia y el riesgo de que incluso más personas pierdan su empleo si no se controla la crisis de COVID-19, el simple hecho de tener un trabajo en 2020 y 2021 es un bono en sí mismo. Para aquellos que todavía trabajan, sobre todo las parejas que tienen niños pequeños, los beneficios que aumentan la flexibilidad y el tiempo libre remunerado son tan valiosos como cualquier aumento de sueldo o bonificación.