¿Vale la pena comprar un auto a través de Costco?

El gigante de los supermercados a gran escala ofrece el servicio como un valor agregado a sus clientes

¿Vale la pena comprar un auto a través de Costco?
El Programa de Automóviles de Costco facilita el proceso de compra para un vehículo.
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

Estamos acostumbrados a referirnos a Costco como la cadena de supermercados por membresía especializado en sus ventas a granel, pero conforme el gigante ha crecido, nuevos giros se han incorporado a la serie de servicios que otorga la tienda, con el objetivo de seguir posicionando su marca entre los consumidores y tener una mayor penetración, tal es el caso de su Programa de Automóviles (CAP por sus siglas en inglés), el cual ha incrementado su aceptación entre los asociados de la firma. 

Según cifras de la propia tienda, más de 2.3 millones de miembros de la cadena han comprado vehículos a través de su plataforma, ahorrando lo que muchos usuarios consideran es todo un tedio al momento de buscar un auto nuevo, que es el proceso de la negociación y el regateo. 

Los miembros ingresan a la página del CAP o llaman a su línea de servicio al cliente para comunicarse con representantes que pueden guiarlos en el proceso de compra. Luego de escoger el vehículo deseado, los asesores revisan la información sobre los concesionarios participantes cercanos, mientras que Costco negocia con los vendedores utilizando como principal argumento su base de socios, los cuales representan una cantidad considerable de potenciales clientes, con lo que obtienen los mejores precios posibles. 

No se fija la cantidad hasta que visitan el concesionario, la cual ya no es negociable; sin embargo, esto no crea ningún compromiso con los posibles compradores, quienes ya con la cotización en mano, pueden tener una referencia tangible respecto al precio que pueden conseguir en el mercado. 

El programa, que no solo se limita a la venta y que también puede gestionar el alquiler de algún vehículo, incluidas motocicletas, además de que entre los autos seminuevos, solo se gestionan los llamados modelos certificados (CPO por sus siglas en inglés), con no más de seis años de antigüedad, menos de 80,000 millas recorridas y que han sido sometidos a varias inspecciones mecánicas con el propio concesionario y ofertados por ellos mismos, es decir, son los vehículos de segunda mano en mejores condiciones y que además cuentan con la garantía de la marca, lo cual ofrece varias ventajas a los consumidores.

Asimismo, al haber sido parte del CAP, la tienda otorga beneficios a sus afiliados con un 15% en piezas, servicios y accesorios automotrices, así como en sus centros de servicio, lo que genera un valor agregado a la membresía y un sentimiento de fidelidad a los clientes, ya que Costco como tal no obtiene comisiones sobre las ventas que se generen vía su programa y solo cobra una cuota mensual a los concesionarios para estar dados de alta en su sistema, por lo que los asesores de la tienda no enfrentan algún tipo de conflicto de interés y generan confianza entre los afiliados.

En resumen, aunque incorporarse al Programa de Automóviles de Costco no garantiza el mejor precio por un vehículo en el mercado, emerge como una buena opción para quienes no gustan de involucrarse de más cuando buscan cambiar de auto, ya que evita varios pasos en el proceso de una forma segura.