Venta de casas usadas sube 21% en junio en Estados Unidos

Venta de casas usadas sube 21% en junio en Estados Unidos
Muchos compradores han aprovechado la baja de las tasas hipotecarias.
Foto: Joe Raedle / Getty Images

Después de varios meses en picada por la pandemia de coronavirus, el mercado inmobiliario volvió a la vida en junio, según la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR): las ventas de viviendas usadas aumentaron 20.7% desde mayo, el mayor aumento mensual desde que se lleva la estadística en1968.

“La baja de las tasas hipotecarias han ayudado a atraer compradores”, señala Lawrence Yun, economista jefe de NAR. “Pero los niveles de inventario se están reduciendo, lo que podría crear un cuello de botella para las ventas a futuro”.

La semana pasada, la tasa promedio para una hipoteca a 30 años cayó por debajo del 3%, según Freddie Mac (Federal Home Loan Mortgage Corporation), la primera vez que la tasa de referencia ha caído tan bajo en los 50 años de la encuesta.

El número de solicitudes de hipotecas aumentó un 4,1% la semana pasada en comparación con una semana antes, según la Asociación de Banqueros Hipotecarios. Aunque gran parte de esa actividad se debe a que los propietarios están refinanciando sus hipotecas, las solicitudes de préstamos para comprar una vivienda aumentaron un 2% con respecto a la semana pasada y un 19% con respecto al año pasado.

La revitalización del mercado inmobiliario parece ser sostenible durante muchos meses más, dice Yun, siempre y cuando las tasas hipotecarias se mantengan a la baja. Pese a todo eso, las ventas todavía están por debajo de su nivel antes de la pandemia. La disminución anual de las ventas de viviendas usadas fue del 11,3%.

Si bien las mejoras podrían detenerse por un resurgimiento de los casos de coronavirus, una economía vacilante y el nivel de bienestar de los compradores, este es un progreso para el mercado inmobiliario, dijo Robert Frick, economista corporativo de Navy Federal Credit Union.

“Las ventas aún se ven obstaculizadas por una economía débil, así como la reticencia de los compradores potenciales a visitar las viviendas debido al COVID-19”, dijo Frick . “Las visitas virtuales ayudan, pero no son un sustituto de la inspección en persona del comprador”.

Las viviendas se vendieron rápidamente y a precios altos en junio, incluso cuando el inventario se mantuvo limitado.

“Los precios de las viviendas aumentaron durante el confinamiento y podrían aumentar aún más debido a la fuerte competencia de los compradores y una importante escasez de oferta”, agrega Yun.

El precio medio de una casa usada en junio fue un máximo histórico de $295,300, un 3.5% más que hace un año. El aumento de precios de junio marca 100 meses consecutivos de ganancias.

Con un inventario tan bajo, las casas no duran mucho tiempo. Las propiedades estuvieron aproximadamente en el mercado durante 24 días el mes pasado, por debajo de los 26 días de mayo e incluso menos tiempo que el promedio de 27 días en junio de 2019. Más de la mitad de las viviendas vendidas en junio de 2020 estuvieron en el mercado durante menos de un mes.

El bajo inventario de viviendas disponibles para la venta continuó frenando la actividad del mercado, señala Yun. Si bien el inventario de viviendas a fines de junio subió un 1.3% desde mayo, todavía es un 18.2% menos que el año anterior.