VIDEO: Cómo reparar distintas fugas de agua en el hogar

Las causas más frecuentes de las goteras se pueden arreglar en casa sin necesidad de llamar a un especialista

VIDEO: Cómo reparar distintas fugas de agua en el hogar
Hay reparaciones muy sencillas que te harán ahorrar dinero.
Foto: CDC / Pexels

Uno de los desperfectos que puede resultar más fastidioso en el hogar es cuando comenzamos a escuchar un tenue pero constante ruido de las gotas de agua caer ya sea en el baño o en la cocina, señal que enciende las alertas de que algo no está bien en nuestra instalación y que debe ser reparado a la brevedad.

Ese goteo no solo es un recordatorio de que el vital líquido se está desperdiciando, también de que se deben tomar cartas en el asunto, ya que al mismo tiempo implica una fuga de recursos que se verá reflejada en nuestra próxima factura del servicio si no se atiende a la brevedad; sin embargo, estas averías no deben estar condicionadas a que solo un especialista pueda repararlas, también podemos hacerlo nosotros mismos y de paso ahorrar en el gasto del plomero.

Y porque justo no siempre es necesaria la intervención profesional para arreglos menores, te dejamos una serie de videos que te ayudarán a entender mejor el tipo de fuga de agua a la que nos enfrentamos y cómo podemos repararla nosotros mismos.

Grifo en el lavabo

Quizá la más común de todas por el desgaste que puede presentar un baño al abrirse y cerrarse decenas de veces al día, por lo que no es difícil presuponer que es el punto más expuesto a deteriorarse. Para repararse, primero debemos cortar el paso del agua para asegurarnos de trabajar sin el riesgo de provocar un brote, se procede a destornillar las llaves para remover el cartucho donde se genera la fuga, por lo general, los empaques son la causa de este problema, por lo que debemos comprar el repuesto.

Tubería en el lavatrastes

Otra de las fugas habituales, pero más silenciosas, son las que se dan abajo del lavatrastes, por lo general, derivadas del desgaste de los sellos y que si bien no implican un desperdicio de agua, son un foco de humedad, suciedad y malos olores en la cocina. Primero hay que remover parte de la tubería (si no está dañada no es necesario sustituirla) solo para retirar la pieza, este es un buen momento para limpiar las partes y darle mantenimiento; se cambian los empaques y se refuerzan con silicón para que selle e impida el paso del agua, esperar a que seque, colocar otra vez y listo.

Regadera del baño

El principio es el mismo que en el lavabo, solo que la posición de las llaves en la regadera hacen que la maniobra implique un poco más de complejidad, en particular cuando el mecanismo de las perillas tienen acumulación abundante de sarro y se debe aprovechar para limpiarla. Una vez desarmada, se coloca el empaque nuevo junto al resto de la llave y la gotera habrá parado.