5 beneficios financieros que puede tener una persona adulta si continúa trabajando después de jubilarse

Trabajar después del retiro puede no sólo mejorar tus finanzas, sino tu salud

5 beneficios financieros que puede tener una persona adulta si continúa trabajando después de jubilarse
Trabajar incluso después de la jubilación hace que las personas adultas se sigan sintiendo útiles.
Foto: Cleber true23 / Pixabay

La gran mayoría de los trabajadores, por no decir todos, siempre tienen en mente el momento en que llegue su jubilación. Conforme más se acerca ese momento, las expectativas aumentan. Sin embargo, también mientras sigue avanzando el tiempo e incluso a pesar de haber ahorrado lo suficiente, la perspectiva puede cambiar y quizás sientas que no quieras dejar de trabajar del todo.

Como muchas situaciones de la vida, seguir trabajando después de la jubilación tiene sus pros y contras. En estos momentos nos quisimos enfocar en mostrar los 5 beneficios financieros que puedes mantener si decides no poner pausa a tu vida laboral.

1. Menos preocupaciones financieras

El Seguro Social y tus cuentas de jubilación IRA o 401(k) pueden ayudarte a vivir tranquilo si es que realizaste tus aportaciones con buen tiempo de anticipación y además ahorraste lo más posible. Pero a pesar de tener ese dinero esperándote, la realidad es que la vida nos ha enseñado a pensar que nunca puede ser suficiente y menos cuando es posible que surjan gastos imprevistos durante tus años dorados. Así que tener una fuente de ingresos con un trabajo, aunque no sea de tu área profesional usual o incluso sea de medio tiempo, siempre te va a permitir sentirte más tranquilo financieramente hablando.

2. Mantienes beneficios como empleado

La gran mayoría de los trabajos en Estados Unidos conllevan beneficios extra además del ingreso. Es posible que puedas tener tiempo libre pagado, comidas gratis, viajes y descuentos por servicios y artículos. Si a estos les sumamos los beneficios que adquieren por ser personas de la tercera edad, entonces las posibilidades de tener una vida tranquila aumentan.

3. Seguro de salud

Si bien las personas mayores de 65 años son elegibles para Medicare y pueden armar sus paquetes conforme a sus necesidades y posibilidades, tener un trabajo puede ampliar tus opciones en temas de salud. Existen empleos que pueden tener un seguro médico por el que bien valga la pena mantenerse trabajando, tomando en cuenta que a partir de esta edad puedas tener complicaciones que requieran de atención frecuente.

Hay personas que definitivamente no saben cómo ser jubilados. Algunos caen hasta en depresión y su salud se deteriora. Según un estudio de la Biblioteca Nacional de Medicina, las personas que trabajan más a menudo viven más tiempo. Mantenerse activos les permite incluso tener buena salud, más allá del beneficio por servicios médicos que pudiera adquirir. Es posible que hasta ni los necesite, su mejor seguro es seguir trabajando.

4. Amplían su red de relaciones

El hecho de que la edad avance, las relaciones personales y públicas no dejan de ser importantes. Al contrario, evolucionan según las necesidades propias de la persona. Un trabajo siempre va a ofrecer una interacción regular con otras personas, lo cual siempre es significativo para la salud de los individuos, sin importar la edad. Puedes encontrar compañeros de trabajo con gustos y actividades afines o simplemente tener la posibilidad de ampliar tu red y con ello mejorar tu vida de diversas formas.

5. El objetivo de vida no termina

Tal como lo menciona Cheapism, tener un sentido de propósito en la vida nos mantiene motivados como humanos. Tenemos un deseo natural de querer aportar a la sociedad en la que vivimos para sentirnos realizados, sin importar si eres joven, maduro o adulto mayor. Como lo mencionamos, tener este tipo de objetivos en la vida mantiene a la mente ocupada, asegura la salud plena y menos preocupaciones financieras sugieren más tiempo y calidad al vivir tu época dorada.

También te puede interesar: