7 accesorios para el auto que le restan valor a tu vehículo

Personalizar los automóviles con equipamiento extra no siempre les otorga un valor agregado

Los accesorios pueden depreciar los vehículos.
Los accesorios pueden depreciar los vehículos.
Foto: Erik Mclean / Pexels

Adquirir un auto, ya sea recién salido de la agencia del fabricante o través del mercado de seminuevos, representa para muchos usuarios un símbolo de independencia y una oportunidad de inyectarle un sello personal al vehículo recién llegado a sus manos a través de una serie de accesorios que le den un toque propio; sin embargo, en ocasiones, esa originalidad que se busca puede resultar contraproducente en cuanto al valor del automóvil se refiere y terminar acelerando una depreciación del coche.

En ese sentido, es importante distinguir qué artículos se pueden incorporar al paisaje del vehículo sin mayores consecuencias, más allá de que sean funcionales o no, y cuáles representan incluso un riesgo de devaluación del mismo, destacando los siguientes:

1.- Asientos de carreras

Este artículo significa una fuerte inversión en un intento por personalizar la experiencia de manejo de los vehículos; sin embargo, el instalar asientos que no son los originales del modelo en cuestión, se convierten en un riesgo de seguridad al no estar adecuados a los sistemas que los fabricantes diseñaron.

2.- Alerones

Este tipo de accesorios suelen ser una mala apuesta, ya que además de que en la mayoría de las ocasiones no cumplen con el cometido de hacer que un auto convencional parezca deportivo, esos detalles dificultan las oportunidades de su posterior venta.

Te puede interesar:

·Las 3 razones de peso por las que comprar un coche a 7 años no es buena idea

3.- Puertas de tijera

Es complicado que un auto convencional pase por un modelo parecido a un lujoso Lamborghini por el simple hecho de colocar este tipo de puertas características de estos deportivos, por lo que la adaptación, además de resultar costosa, difícilmente será recompensada por un eventual nuevo propietario del vehículo.

4.- Adornos de cofre

Si bien solo son un detalle, lo cierto es que no aportan gran cosa al diseño de los automóviles, además de que para muchos parecerá de mal gusto o incluso una idea desafortunada que atenta contra la apariencia de los autos.

5.- Luces de neón

Este accesorio cuando se instala en los neumáticos no solo tiene una aportación mínima para el vehículo, en varios estados representa una infracción. “La ley establece que las luces no pueden crear una distracción al tráfico que pueda causar y alterar con un conductor”, se explica en el portal Your Mechanic.

6.- Generadores de sonido de motor

A medida de que los motores, incluso los no eléctricos, se convierten más silenciosos, los nostálgicos del carburador gustan de incorporar este tipo de sonidos a sus vehículos en un accesorio que en términos reales no aporta nada al vehículo.

7.- Palancas de velocidades

Uno de los estereotipos en el manejo de un auto está en el uso de la palanca de velocidades en los tradicionales vehículos de transmisión estándar, la cual está asociada al control que se tiene del vehículo; no obstante, diversos accesorios como bolas de billar, cubos u otros objetos, pueden ahuyentar a potenciales compradores.