7 señales por las que no deberías de aplicar por un trabajo en específico

Debes contemplar muchas características propias y ajenas a ti antes de aceptar cualquier trabajo, porque un buen salario no es suficiente

Hay diversas características que debes tomar en cuenta a la hora de buscar empleo.
Hay diversas características que debes tomar en cuenta a la hora de buscar empleo.
Foto: Edmond Dantes / Pexels

Buscar empleo es un arduo trabajo en sí mismo. Bueno sería que nos pagaran por sólo hacer selecciones y discriminar ofertas laborales, pero no es así. Y por la necesidad de conseguir un ingreso es que algunas personas, tristemente, caen en opciones mal pagadas, sobreexplotadas, abusivas y con demás calificativos negativos. Para ayudarte un poco a saber cómo elegir la alternativa que se alinee a tus aspiraciones, hicimos esta lista de 7 señalas por las cuales no deberías aplicar a un trabajo en específico.

Estamos conscientes que las necesidades varían por cada persona, pero te invitamos a buscar tu bienestar personal, equilibrar tu tiempo de vida con el laboral y mejorar las condiciones de tus colegas con tus propias decisiones. Si aceptas un mal trabajo, sólo provocas que disminuyan las oportunidades de crecimiento.

1. Es demasiado bueno para ser verdad

Comencemos con los engaños descarados y las estafas laborales. Los fraudes de empleo siempre han existido, pero con la tecnología pululan. Está bien que busques mejorar, y que te invitemos a hacerlo, pero eso no significa que no te prevengas. Si ves una oferta con grandes ganancias, beneficios y oportunidades, es casi seguro que es falso. Si parece sospechoso, probablemente lo es. Una forma de confirmarlo es buscando información pública sobre la empresa. Si no la encuentras, no te postules.

2. Publicación con más de 3 meses

Siguiendo con la línea de las publicaciones, si encuentras una que tiene más de tres meses, puede ser señal de dos posibles cosas que conllevan un descuido de la empresa: el puesto ya se ocupó y no se ha quitado la publicación o no está en sus prioridades cubrirla. Como sea, tienes pocas probabilidades de acertar por un trabajo que tiene mucho tiempo en los portales.

3. La veracidad de la oferta

Ojo, no necesariamente es una estafa, pero hay detalles en la publicación del trabajo que no convencen, como puede ser la descripción vaga del puesto, repetición de la oferta en diferentes tiempos o malas críticas en el sitio web de empleo.

Si no está claro que harás, no podrás saber si estás cualificado para el puesto. Si llevas un tiempo considerable de tiempo buscando empleo y ves que la misma oferta se ha publicado en repetidas ocasiones, podría ser una alerta de que suele haber una rotación que no te permitiría afianzarte en la empresa. O simplemente, al revisar el portal de empleo como Glassdoor o PayScale, descubres que muchos se quejan de la compañía, tal vez quiere decir que no es la mejor opción para ti.

4. No paga lo que vales (estás sub o sobrecualificado)

Con decir que no paga lo que vales, va encaminado a dos extremos: la paga es muy elevada, pero no cumples con las características (subcualificado), y aun así quieres postularte; o completamente la paga es mínima para lo que valen tus conocimientos y experiencia (sobrecualificado). El salario no es el único criterio para saber si cuentas con las características que requiere el empleo.

“Encuestas recientes muestran que los conjuntos de habilidades no coincidentes son un factor principal que resulta en una contratación fallida”, dijo Ashley Stahl, experta en carreras de SoFi. “Las personas que buscan empleo piensan con demasiada frecuencia en lo que les interesa, lo cual es valioso, pero no sopesan la importancia de liderar con sus dones para sus elecciones laborales. Tus habilidades son las que guían el tiempo que pasas cada día y cómo usas tu mente, corazón y energía”.

Si tus capacidades no son las que necesita la empresa, tus posibilidades de conseguir el puesto disminuyen y termina siendo una pérdida de tiempo tu solicitud. Pasa lo mismo si estás sobrecualificado, porque tu empleador tendrá miedo de que cambies de trabajo a la primera mejor oportunidad, y es cierto.

5. El trabajo no se alinea con tus valores y deseos

El estrecho mundo laboral y la elevada competencia provoca que haya ciertas cualidades, que están cerca de la adicción al trabajo, que suelen buscar las empresas, como trabajar los fines de semana o hasta tarde. Si no estás dispuesto a hacerlo, no presentes la solicitud o confírmalo en la entrevista.

Asimismo, si eres de aquellos que defienden su equilibrio profesional con el personal, te felicitamos, este tipo de cualidades son cosas que debes considerar a la hora de aceptar un trabajo.

6. Tu trabajo te queda lejos

Usualmente, son ocho horas de trabajo por día, pero si te llevas dos horas en trayectos de ida y vuelta, estarías perdiendo 10 horas diarias de tu vida, por lo menos 5 veces por semana. Hay personas a las que esto no les molesta, pero si tú no eres de ellas, entonces tienes que revalorarlo en tu solicitud de trabajo. Esto también aplica para reubicaciones de ciudad.

7. El salario es el único atractivo

Si el único aspecto para ir por un trabajo sólo es el salario, tal vez podrías cometer un error. Tomando en cuenta los anteriores factores, podrías estar aceptando un empleo muy bien remunerado, pero con muchos requerimientos, características y sacrificios, tal vez querrás renunciar al poco tiempo. Por cierto, tampoco olvides tus metas financieras y tus sueños.

También te puede interesar:

• Empleo en Estados Unidos: tu informe de crédito puede afectar tu entrevista de trabajo
• Trabajo remoto: las cosas 5 cosas que debes saber si quieres trabajar desde otro país
• 5 señales de narcisismo en tu currículum que te impiden conseguir trabajo