Cómo abrir una cuenta de banco en EE.UU. sin ser residente

Ya sea que viajen hasta el territorio o lo hagan desde su país de origen, los extranjeros pueden lograr abrir una cuenta bancaria en Estados Unidos si cumplen con todos los requisitos necesarios

Existen algunas opciones para los extranjeros que no residen en Estados Unidos y que desean abrir una cuenta bancaria en el país.
Existen algunas opciones para los extranjeros que no residen en Estados Unidos y que desean abrir una cuenta bancaria en el país.
Foto: NicoElNino / Shutterstock

Para muchas personas en el mundo, una cuenta bancaria en Estados Unidos representa gran ventaja. Sin embargo, muchos temen emprender el camino para obtenerla debido a una limitante: tener que viajar hasta el territorio o incluso residir en él. Por fortuna, aunque muchos no lo sepan, esto no siempre es necesario. En otras palabras, las personas que no residen en Estados Unidos también pueden lograr abrir una cuenta bancaria, ya sea que se encuentren de paso por el territorio o en su país de origen.

Si bien es posible, todo extranjero interesado debe tener en cuenta que el proceso puede ser un poco más largo y que los requisitos necesarios para el trámite pueden ser mucho más específicos.

¿Cómo abrir una cuenta en Estados Unidos si no soy residente?

Básicamente, tanto los requisitos como el proceso de solicitud van a depender, específicamente, de las condiciones que establezca el banco o institución financiera para llevar a cabo el trámite sin ser residente. También de las circunstancias; es decir, si el solicitante se encuentra en el territorio como visitante o si lo está haciendo desde otro país en el cual reside. Al mismo tiempo, es importante considerar la modalidad: si es en línea o en persona. Los pasos recomendados, en ese sentido, son los siguientes:

1. Recopilar documentos básicos

Sea cual sea el caso, de acuerdo con Créditos en USA, es posible establecer una lista de los documentos básicos que todo solicitante bajo esta condición debería tener a la mano. Esta lista está basada en lo que las instituciones financieras suelen exigir para procesar una solicitud de este tipo:

1. Prueba de dirección o documento que confirme el domicilio del solicitante.
2. Datos personales de contacto.
3. Licencia de conducir válida, pasaporte u otro documento oficial de identidad del gobierno.
4. Número de Identificación del Contribuyente Individual (ITIN, por sus siglas en inglés). Esto aplicaría para el caso de todos aquellos solicitantes que se encuentran visitando el territorio.
5. Tarjeta de débito o crédito del país de origen.
6. Pago del depósito.
7. Documentos de inmigración (también aplica en el caso de los que hayan viajado hasta el territorio).
8. Prueba de ingresos.
9. Informa del historial de crédito.

2. Estudiar las opciones

Aunque es posible que sean necesarios otros documentos, una vez se reúne la documentación habitual en estos casos, es tiempo de estudiar las opciones de solicitud:

Extranjeros no residentes que visitan Estados Unidos: en estos casos, como es natural, existen más oportunidades y facilidad para abrir una cuenta en el país. Los extranjeros que se encuentran en el territorio pueden decidirse entre:

1. Bancos en línea: aquellos que operan completamente online y no disponen de sucursales físicas. La mayoría solo permite abrir cuentas a residentes, pero puede existir la posibilidad para los extranjeros no residentes que se encuentran en el territorio.
2. Bancos tradicionales: aquellos establecidos a nivel nacional. Lo más recomendable es consultar en varios de ellos antes de llevar a cabo cualquier procedimiento.
3. Bancos internacionales: representan la mejor opción porque normalmente tienen sucursales en varios lugares del mundo.

Extranjeros no residentes en otros países: en estos casos, las opciones son limitadas, pero existen. A diferencia de los anteriores, las personas que desean abrir su cuenta en Estados Unidos desde el extranjero (sin viajar al territorio) solo pueden escoger entre:

1. Bancos internacionales: por poseer sucursales en varios lugares del mundo, permiten la apertura de cuentas en Estados Unidos desde el extranjero. En ese sentido, los interesados deben investigar si existe alguno de estos bancos en su país de residencia. Es importante tener en cuenta que esta puede ser la mejor opción para quienes se encuentran en el extranjero, pero también puede ser la más cara. Los bancos internacionales que prestan este servicio, bajo esta modalidad, exigen grandes depósitos y también grandes tarifas de mantenimiento de la cuenta.

2. Bancos corresponsales: son bancos en el extranjero que poseen nexos con bancos en Estados Unidos. Debido a esas relaciones, permiten a sus clientes abrir cuentas en el país sin tener que desplazarse.

3. Consultar

Luego de estudiar las posibles opciones que aplican para nuestro caso, será necesario llevar a cabo un proceso de consulta directamente con las instituciones que hemos seleccionado en nuestra búsqueda. Llamando a cada una de ellas, podremos saber cuáles son los requisitos exactos para llevar a cabo el proceso según sea nuestra situación. Al mismo tiempo, sabremos si es necesario recopilar documentos adicionales que dichas instituciones requieren o si, por fortuna, son menos de los que tenemos previstos.

4. Aplicar

Finalmente, cuando ya hemos seleccionado la opción más conveniente, es tiempo de aplicar según indique el banco. En este punto, es muy importante tener claras las políticas de mantenimiento de la cuenta, sobre todo si el depósito y el tiempo invertido en su apertura han sido grandes.

También te puede interesar:
Cuáles son los 6 mejores bancos en línea para este 2022 en EE.UU.
Cuál es la diferencia entre la transferencia bancaria y PayPal
Cómo debería configurar mi ahorro automático en el banco y los cuidados que debo tener para hacerlo