Con cuánto dinero puedo comenzar a invertir en acciones en EE.UU.

Para que una persona comience a invertir en la bolsa, no debe preocuparse por los montos que pondrá, sino enfocarse en generar las estrategias que le permitan ser constante en su cuenta de inversión

cantidad para invertir

No hay una cifra exacta en dólares para comenzar a invertir, lo importante es hacerlo lo más pronto posible. Crédito: Shutterstock

Muchas personas temen comenzar a invertir, porque conciben, erróneamente, que se necesita mucho dinero para hacerlo. Quizás en otro tiempo no era tan fácil acceder a ciertas inversiones, pero la tecnología y el mercado se ha democratizado de tal forma de que ahora no necesitas de grandes cantidades de efectivo para ingresar a la bolsa de valores. No hay una cifra exacta para iniciar en el mundo de la inversión, no obstante, hay estrategias para determinar la cantidad de dinero ideal para cada una de las personas que quieran comenzar a invertir.

Para calcular la cantidad de dinero que podrías poner a invertir, debes tener un plan presupuestario que te lo permita. No importa la cifra en dólares, lo relevante es que seas constante, sin sacrificar tus gastos básicos de vivienda, transporte y alimentación. Una de las estrategias de presupuesto más efectiva para saber cuánto deberías invertir es la regla 50/30/20.

La regla 50/30/20 tiene su nombre debido a que le das un seguimiento sencillo a tus finanzas al dividir tus gastos en tres categorías principales: necesidades, deseos y ahorros (o deudas). Este método no sólo te permite tener un mayor control de gastos, también te puede brindar una cantidad definida a la inversión.

El modelo funciona de la siguiente manera:

• El 50% de tu salario o ingresos mensuales para tus gastos necesarios;
• El 30% para tus gastos deseados
• El 20% para el ahorro, el pago de deudas y la inversión.

El tener claro los porcentajes que destinarás a tu presupuesto mensual facilita mucho determinar la cantidad de dinero con la que puedes iniciar a invertir.

Por ejemplo, si ganas $5,000 dólares al mes, $2,500 dólares deberían destinarse a tus gastos necesarios (50%), $1,500 a tus deseos (30%) y $1,000 dólares a la inversión (20%). Recuerda que en el último rubro, ese 20% también tiene que destinarse al pago de deudas, si las tienes, y a la creación de un fondo de emergencia.

En este mismo sentido, si tienes una deuda, te recomendamos pagarla lo más pronto posible por medio del método de la bola de nieve o la avalancha, tal como te acomodes más, porque de nada te servirá invertir, si los intereses que generes con tus deudas superan fácilmente los rendimientos que pudieras generar.

Asimismo, es importante que contemples que una inversión es dinero que no esperes necesitar en mucho tiempo, años de ser posible. Quizás no tengas deudas, pero tampoco un fondo de emergencia. Te recomendamos enviar una parte de este 20% a la creación de un ahorro que te permita acceder a él si surge una hospitalización, una pinchadura de llanta, entre otros altos gastos sorpresa, para eso es el fondo de emergencia. De esta manera, tendrás dinero líquido a tu disposición y otro que seguirá rindiendo para ti por medio de la inversión. Los expertos señalan que un fondo de emergencia sano es aquel que puede cubrir entre 3 y 6 meses de gastos regulares.

Tal vez no sea atractivo poner sólo $100 dólares para invertir y por eso quieras optar por ahorrar la mayor cantidad de dinero posible y después meterte en el mercado. Grave error. Supongamos que cada mes ingresas $100 dólares a tu cuenta de inversión a tan sólo una tasa de interés del 1% compuesto mensual. Después de 40 años, terminarías con más de $59,000 dólares. ¿Te das cuenta como con poco puedes generar mucho? Ahora imagínate si le agregas más dólares cada mes de manera constante.

Si a eso le sumas que inversiones buenas y constantes pueden ofrecerte incluso más del 7%, estarías generando más dinero todavía. Aquí lo importante es que entiendas que las inversiones crecen gracias al interés compuesto. El también conocido como interés sobre interés, es el interés de rendimiento generado calculado sobre el capital inicial y el interés acumulado de periodos anteriores. En otras palabras, es un porcentaje de ganancia de todo el capital acumulado en tu inversión, sin importar si es de tu saldo inicial o de los intereses, todo suma.

En conclusión, no importa cuánto aportes al mes, lo importante es empezar ya, porque cuantos más años tenga tu inversión, más oportunidad de hacerlo crecer tendrás. Toma en cuenta que cualquier inversión es un riesgo, es decir, incluso podría decaer, todos pueden tener malos años; pero en la mayoría de los casos, si lo dejas trabajar a largo plazo durante varios años, los frutos pueden ser magníficos.

También te puede interesar:

• Home Depot vs Lowe’s: cuál empresa es la mejor para invertir en acciones este 2022
• Inversiones protegidas por el gobierno: cuáles son y cómo pueden ayudar a tu jubilación
• Cómo elegir entre un robo-advisor y un asesor financiero tradicional para administrar tus inversiones

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain