Cuáles son los riesgos de no aprobar un paquete de ayuda económica en el corto plazo

El aumento récord de contagios, el invierno que se avecina y la parálisis del gobierno son 'tormentas' en el horizonte político estadounidense

El presidente electo y los demócratas tendrán que negociar rápidamente para evitar la parálisis del gobierno y mandar ayuda a millones de estadounidenses.
El presidente electo y los demócratas tendrán que negociar rápidamente para evitar la parálisis del gobierno y mandar ayuda a millones de estadounidenses.
Foto: Tasos Katopodis / Getty Images

La falta de ayuda inmediata para combatir al coronavirus aumenta el peligro para la recuperación económica de Estados Unidos y podría dejar al sistema de atención médico con poco personal de cara al invierno, cuando los contagios por COVID-19 han roto récords esta semana.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo el jueves que el resurgimiento de los casos de virus era “particularmente preocupante” y reiteró su pedido de ayuda fiscal, de acuerdo con una nota publicada este domingo por Bloomberg.

Un vehículo para obtener al menos algo de asistencia es un proyecto de ley de gastos básico para evitar que el gobierno federal se paralice el 11 de diciembre, cuando se agote el presupuesto actual. La presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi dijo el viernes que en lugar de una medida provisional a corto plazo, estaba a favor de un proyecto de ley de gastos generales para completar el proceso de asignaciones para el año fiscal hasta el próximo septiembre.

Los legisladores demócratas y republicanos reafirmaron sus posiciones opuestas el viernes cuando Biden se acercaba a su victoria. El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, citó la caída del desempleo para abogar por un proyecto de ley de ayuda “altamente focalizado”. La presidenta de la Cámara de Representantes, Pelosi, rechazó esa idea y dijo que “eso no es algo que debamos estar mirando”.

Si bien ambos bandos que se reanudaran las conversaciones, los demócratas tienen un incentivo para esperar hasta que se realicen la segunda vuelta de elecciones del Senado en Georgia en enero, que definirán si toman el control de la cámara alta. Eso permitiría a Biden, Pelosi y al líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, seguir adelante con su propio plan. A diferencia de Trump, Biden pasó décadas en el Senado y formó relaciones que podrían ayudarlo a persuadir a los republicanos.

Trump, atrapado

Si el presidente Donald Trump realmente quiere dejar un proyecto de ley de $1.9 trillones como le ofreció a Pelosi antes de las elecciones, tendrá problemas para sumar a muchos senadores republicanos que ahora tienen pocos incentivos para sumarse a una iniciativa presidencial. Se necesitarían al menos 13 para aprobar cualquier proyecto de ley dado el requisito de 60 votos en el Senado.

Los republicanos del Senado podrán bloquear la escala de gastos que la administración Trump negociaba con Pelosi. Los demócratas esperando aún más, algo así como $2.4 trillones, por debajo de los $3.5 aprobados en mayo.

“Algo más pequeño es más apropiado”, dijo McConnell el viernes después de que el informe de empleo de octubre mostrara que la tasa de desempleo de Estados Unidos cayó un punto porcentual a 6.9%, una disminución mayor de lo esperado. “Eso, claramente debería afectar el tamaño de cualquier paquete de rescate que hagamos adicionalmente”.

“(Trump) No tiene capital político para gastar con los republicanos del Senado”, dijo Rohit Kumar, un ex asesor de Mitch McConnell. “Podría obtener un proyecto de ley más pequeño como puente temporal hacia un proyecto de ley más grande en 2021 bajo la presidencia de Biden”.

Si Trump no está dispuesto o no puede forjar un acuerdo, los asesores del presidente electo Joe Biden han dejado en claro que el nuevo presidente se centrará en presentar un paquete ante el Congreso cuando asuma el cargo.

Jared Bernstein, un consejero económico de Biden, predijo que el presidente electo comenzaría a trabajar en un paquete de recuperación rápidamente durante la transición.

“Biden ha estado aquí antes. No fue un accidente que la Ley de Recuperación se aprobara menos de cuatro semanas después de que Obama asumiera el cargo en 2009″, dijo Bernstein.

Bernstein dijo que los demócratas deberían intentar que se apruebe un proyecto de ley de estímulo antes de enero, pero duda que Trump esté interesado en llegar a un acuerdo.

“El apoyo económico y los ahorros se están desvaneciendo rápidamente, por lo que es esencial que el gobierno cumpla con las prioridades lo antes posible”.

Kumar, predijo que Biden podría encontrar los 60 votos necesarios para aprobar el estímulo si hacía concesiones en elementos como las protecciones de responsabilidad empresarial que McConnell ha impulsado.

Presión conservadora

Pero los republicanos enfrentarán la presión de los activistas conservadores para que no otorguen a Biden una gran victoria legislativa, especialmente una que se sumaría a un déficit presupuestario que ya es récord.

“Mi consejo para los republicanos del Senado es que adopten el enfoque que tuvieron con Clinton y Obama, que fue no darles ningún voto para leyes malas”, dijo el activista anti-impuestos Grover Norquist. “¿Por qué pondrías tus huellas digitales en algo que es solo un rescate masivo para alcaldes corruptos y gobernadores incompetentes?”.

Él predijo que habría suficientes votos republicanos para aprobar un proyecto de ley de estímulo de Biden recortado, especialmente porque al menos 18 senadores republicanos buscarán la reelección en 2022.

“Ser parte de la solución durante dos años podría ser algo bueno”, dijo Bradley.