De cara a la elección, Facebook, Twitter y Google quieren demostrar que no cometerán los mismos errores que en 2016

A pesar de sus esfuerzos por detectar operaciones de influencia extranjera, las plataformas tecnológicas aún no saben cómo manejar lo que puede ser la variable más importante de las elecciones: el presidente Trump

De cara a la elección, Facebook, Twitter y Google quieren demostrar que no cometerán los mismos errores que en 2016
Los gigantes tecnológicos no saben cómo podrán contener la verborragia de Trump.
Foto: Doug Mills-Pool / Getty Images

Durante los últimos cuatro años, los gigantes tecnológicos como Facebook, Google y Twitter han invertido enormemente en reforzar sus filtros de seguridad electoral, con la implementación de nuevas reglas para los anunciantes políticos, contratando a miles de moderadores de contenido y apegándose al cumplimiento de la ley.

El objetivo ha sido evitar una repetición de la campaña de 2016, que se vio empañada por la intromisión extranjera y dejó ver la falta de preparación de las empresas de redes sociales para un ataque a la democracia estadounidense desde sus plataformas.

Ahora, mientras se preparan para la carrera presidencial más importante de la década, las plataformas más grandes de Internet están ansiosas por demostrar que están listas.

El miércoles, las compañías se reunieron con funcionarios federales para discutir cómo monitorean sus plataformas para detectar interferencias extranjeras y preparándose para las convenciones nacionales de republicanos y demócratas. Y el jueves, Facebook, Google y Twitter anunciaron esfuerzos nuevos o futuros para promover el registro y la participación de votantes. Facebook dijo a los reporteros en una conferencia telefónica el jueves que se ha involucrado en pruebas y ejercicios para tratar de anticipar ciertos escenarios de la noche de las elecciones.

A pesar de todos sus esfuerzos por detectar operaciones de influencia extranjera dirigidas a la carrera presidencial de 2020, las plataformas tecnológicas aún están por descubrir cómo manejar lo que puede ser la variable más importante de las elecciones: el propio presidente Donald Trump.

Plataformas como Twitter y Facebook han divergido públicamente sobre cómo abordar las controvertidas afirmaciones de Trump en el pasado; ahora, lo que está en juego es aún mayor.

Trump ha indicado que puede no estar dispuesto a aceptar el resultado de las votaciones 2020 y en las últimas semanas ha lanzado cada vez más ataques sin fundamento contra la votación por correo, afirmando sin evidencia que la práctica conducirá a una manipulación de votos “masiva”.

El debate ha llevado a la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad a advertir que las “voces políticas partidistas” corren el riesgo de hacer que el voto por correo sea vulnerable a campañas de confusión y desinformación dañinas en un momento en que un número récord de votantes puede recurrir a esta opción dada la pandemia. La agencia dijo que los votantes deben confiar en los funcionarios estatales y locales para obtener información de votación precisa.

Las empresas de tecnología han pasado años aprendiendo las costosas lecciones de elecciones anteriores, pero solo recientemente han comenzado a lidiar con Trump de frente, dijo Graham Brookie, director del Laboratorio de Investigación Forense Digital del Atlantic Council, un grupo de expertos en políticas no partidista.

“La industria (tecnológica) tiene un enfoque bastante sólido sobre el tema general del derecho al voto y el contenido de las elecciones, pero sigue siendo reactiva al mayor amplificador de la desinformación del proceso electoral: el presidente de los Estados Unidos”, dijo Brookie. “Donald Trump ha utilizado la desinformación de procesos como una estrategia que se remonta a su primera elección primaria en 2016, en la que sentó las bases para llamar a las elecciones ‘amañadas’ como una póliza de seguro en caso de que perdiera. Su estrategia para 2020 es la misma pero con esteroides mezclados con intentos reales de suprimir el proceso de votación atacando al Servicio Postal y otros esfuerzos en medio de una pandemia”.

Nathaniel Gleicher, jefe de política de seguridad cibernética de Facebook, dijo a CNN el jueves que los esfuerzos de Trump y otros para desacreditar la votación por correo o para poner en duda los resultados de las elecciones, que podrían demorar mucho más este año debido a la votación por correo, son “algo cuidadosamente planeado”.

“Para la noche de las elecciones y el período posterior, no se trata solo de cómo votar, sino que nos estamos preparando para mostrar información igualmente clara sobre el conteo de votos”, dijo Gleicher. “Tendremos equipos trabajando las 24 horas del día, los 7 días de la semana para evitar que los actores utilicen campañas engañosas, para detener esa incertidumbre”.

Aún así y debido a la pandemia, las empresas de tecnología, los funcionarios gubernamentales y los investigadores independientes estarán más limitados de lo habitual en su capacidad para predecir eventos disruptivos, agregó Gleicher.

Las empresas de tecnología dicen que se han asociado con funcionarios electorales estatales y locales para transmitir información precisa al público. El jueves, Facebook lanzó un centro centralizado para la información de la votación y agregó que ahora le recordará a los usuarios sobre las próximas fechas límite de registro y si sus estados han ampliado la votación por correo.

Facebook también aplicará etiquetas de información a las publicaciones de los usuarios que parezcan estar relacionadas con la votación. Mientras tanto, Google dijo el jueves que cuando los usuarios busquen información sobre cómo votar o cómo registrarse, el motor de búsqueda ahora colocará instrucciones localizadas encima de los resultados.

“Trabajamos con socios de datos de terceros no partidistas, como Democracy Works”, dijo Google en su blog, “que agrega datos oficiales directamente de los administradores electorales estatales y del condado, y vinculamos al sitio web oficial de su gobierno estatal para más información”.

Pero no está nada claro que esos esfuerzos puedan resistir los decididos intentos de Trump por desacreditar la votación por correo, o cómo las empresas podrían manejar las publicaciones de Trump, en las redes sociales, sobre los resultados de las elecciones.

En respuesta a las preguntas de CNN sobre el tema, Google se refirió a sus políticas existentes que prohíben la supresión de votantes o la incitación a interferir en los procesos democráticos.

Twitter ha sido el más agresivo al marcar y eliminar el contenido de Trump, provocando una orden ejecutiva de la Casa Blanca que busca tomar medidas drásticas en las redes sociales. Sin embargo, la plataforma sigue siendo el megáfono preferido de Trump, y continúa difundiendo afirmaciones infundadas sobre las boletas por correo en el servicio. La empresa dijo el jueves que presentará nuevas herramientas y recursos de votación para ayudar a los estadounidenses a participar en las elecciones.

“Twitter está trabajando arduamente para aumentar la participación informada en los procesos democráticos en todo el mundo”, dijo Jessica Herrera-Flanigan, vicepresidenta de políticas públicas y filantropía, en un comunicado. “Antes de las elecciones estadounidenses de 2020, estamos enfocados en capacitar a cada persona elegible para que se registre y vote a través de asociaciones, herramientas y nuevas políticas que enfatizan la información precisa sobre todas las opciones disponibles para votar, incluso por correo y votación anticipada”.

Mientras tanto, Facebook se ha mostrado reacio a eliminar el contenido de Trump, a pesar de las críticas internas y externas. Facebook dijo que ha comenzado a pensar en la posibilidad de un conteo de votos retrasado la noche de las elecciones y la oportunidad que esto podría presentar a los distribuidores de información errónea. Si bien la compañía prometió conectar a los usuarios con “la última información y noticias autorizadas en y después de la noche de las elecciones”, dijo que el público deberá esperar más detalles.

“Pronto tendremos más para compartir sobre preparativos adicionales”, escribió Naomi Gelt, vicepresidenta de impacto social y de producto, en una publicación de blog.

Pero simplemente dar a los votantes información básica sobre el proceso de votación no es suficiente, dijo Vanita Gupta, presidenta de la Conferencia de Liderazgo sobre Derechos Civiles.