Economistas piensan que el nuevo paquete de estímulo económico podría evitar una segunda recesión

Los analistas consideran que además de ese paquete de ayuda se deberán tomar otras medidas para encaminar de nuevo a la economía

Recesión que se siente. Muchas tiendas han anunciado cierres o ventas de liquidación en medio de la crisis.
Recesión que se siente. Muchas tiendas han anunciado cierres o ventas de liquidación en medio de la crisis.
Foto: Leon Neal / Getty Images

Algunos economistas creen que el paquete de estímulo económico que los líderes del Congreso están negociando podría evitar una segunda recesión, pero argumentan que probablemente se necesitarán más medidas para garantizar que la recuperación sea sólida.

“Podría evitar una segunda caída, pero no es suficiente”, dijo a The Hill Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics.”No evitará tener algunos meses malos”, agregó.

El acuerdo emergente se basa en gran medida en la propuesta de $908 billones de dólares que un grupo bipartidista de legisladores presentó hace dos semanas para reactivar las negociaciones sobre un paquete de estímulo para enfrentar la crisis producida por la pandemia de COVID-19.

A los economistas les preocupa que el estancamiento del Congreso, porque dejaría en el desamparo a las personas que luchan contra el desempleo y los posibles desalojos en un momento en que un aumento en los contagios de COVID-19 ha llevado a las autoridades a imponer nuevas restricciones a las empresas.

“Nos podría llevar a un precipicio”, dijo Andrew Stettner, miembro de la Century Foundation. “Evitaría que 7.6 millones de estadounidenses caigan en la pobreza en enero, en un momento en que 5 millones de personas están preocupados por ser desalojados”.

Un análisis de Moody’s publicado el jueves reveló un déficit colectivo de $170 billones de dólares para los gobiernos estatales hasta junio de 2022.

“Eso es significativo. Tendrán que llenar esos huecos recortando empleos, programas y servicios ”, dijo Zandi.

Aunque los cheques de estímulo son ampliamente populares, Zandi dice que son menos efectivos para impulsar la economía que la ayuda estatal y local. “Cambiar la ayuda estatal y local por cheques de estímulo sería un avance”, agregó.

Pero si bien se espera que el acuerdo incluya cientos de miles de millones para pequeñas empresas, fondos para la distribución de vacunas y equipo de protección médica, y una extensión para los principales programas de seguro de desempleo. Un acuerdo separado, contempla $160 billones de dólares de ayuda para los gobiernos estatales y locales, un deseo de los demócratas que atoró las negociaciones.

Por cada dólar que el gobierno federal gastaría en cheques de estímulo, los economistas calculan un “multiplicador” que muestra cuánto aumentará ese dólar el producto interno bruto. Los dólares más efectivos de ese cheque serán los que se gastarán rápidamente, en lugar de ser ahorrados.

“Lo último que necesita la economía en este momento es más despidos, pero si se elimina la ayuda, es muy probable que los estados despidan a más maestros, trabajadores de la salud y otros, y recorten el gasto de otras formas. Eso empeorará el recesión”, dijo Michael Leachman, vicepresidente de política fiscal estatal en el Centro de Prioridades de Política y Presupuesto.

Leachman dice que incluso un retraso en las ayudas estatales será perjudicial.

“El momento de brindar ayuda es ahora. A partir de enero, los congresos estatales reanudarán las sesiones en las que tomarán decisiones importantes sobre el equilibrio de los presupuestos del año y la redacción de sus presupuestos para el siguiente”, dijo.

“No deberíamos tener que elegir entre una y otra medida, pero es necesario”, agregó Stettner. “Puede que sean o no tan eficaces como la ayuda estatal y local, pero sabemos que los cheques de estímulo llegarán a muchas personas que realmente están sufriendo”.
estatal y local”.

Muchos economistas señalan a la insuficiencia de fondos estatales y locales como una de las principales razones por las que la recuperación de la Gran Recesión fue tan lenta. Pero volver a encaminar a la economía a largo plazo requerirá inversiones más significativas.

“Lo que me viene a la mente de inmediato es la infraestructura. Me concentraría en eso”, dijo Zandi.