¿En que gastarán su segundo cheque de estímulo los estadounidenses?

Los economistas ven los cheques de estímulo como una forma de ayudar a proteger la frágil recuperación de la economía

Los estadounidenses gastaron su primer cheque estímulo principalmente en alimentos.
Los estadounidenses gastaron su primer cheque estímulo principalmente en alimentos.
Foto: Artem Beliaikin / Pexels

Tras la aprobación del segundo paquete de estímulo, cientos de dólares están por llegar a millones de estadounidenses.

A reserva de que se confirme el montó del segundo cheque estímulo, los $600 propuestos en el segundo paquete aprobado por el congreso y firmado por el presidente Trump o el de $2,000 dólares, avalado por la Cámara de Representantes a propuesta del propio mandatario estadounidense.

¿Pero en qué se gastarían los estadounidense sus cheques de estímulo?

La Oficina del Censo de Estados Unidos realizó una encuesta en junio que reveló en qué se gastaron los ciudadanos la primera entrega de los cheques de estímulo.

La mayoría de los adultos de los hogares que recibieron un cheque de estímulo del gobierno federal dicen que lo usaron o planearon usar la mayor parte en gastos del hogar. Para algunos analistas, eso significa que el dinero regresó al mercado para reactivar la economía.

Mientras tanto, un 15.7% de los entrevistados dijo que utilizó su cheque para pagar deudas y un 14.1% lo ahorró.

De los que gastaron sus cheques, el 80% informó haber usado el dinero para comida, mientras que el 77.9% también lo destinó para su alquiler o la hipoteca y servicios públicos, incluidos gas, electricidad e internet. Aproximadamente una quinta parte informó haber gastado el dinero en ropa.

Según la Oficina del Censo, el 8.1% de los encuestados dijeron que gastaron o gastarían el estímulo en artículos para el hogar como televisores, electrónicos, muebles y electrodomésticos o artículos recreativos como equipos de gimnasia, juguetes y juegos.

En resumen, los economistas ven los cheques de estímulo como una forma de ayudar a proteger la frágil recuperación y evitar que las personas caigan en la pobreza, mientras la pandemia continúa asolando a Estados Unidos.