Escasez de empleados: contratar a personas que han sido marginadas podría ser una salida

Algunos expertos sugieren que, una ayuda para salir de la crisis de escasez de empleados, sería tomar el trabajo de aquellos que han sido marginados durante años

Algunos expertos sugieren que parte de la mano de obra podría obtenerse de personas que han sido marginadas, como aquellas que ya cumplieron una condena.
Algunos expertos sugieren que parte de la mano de obra podría obtenerse de personas que han sido marginadas, como aquellas que ya cumplieron una condena.
Foto: Wunderstock

Estados Unidos sigue enfrentando una importante crisis de mano de obra. Son diversas las industrias que han sido golpeadas, gracias a la falta de manos que se sumen para hacer que las empresas funcionen como deben, o al menos como esperarían los empleadores. Parece que los bonos de contratación y los mejoras en los beneficios no han sido suficientes como para lograr cubrir las miles de vacantes. Es por ello que, un artículo publicado en Newsweek sugiere que una de las soluciones estaría en la contratación de personas con antecedentes penales.

Tan solo en julio de este año, Estados Unidos se enfrentaba a poco más de 10 millones de vacantes sin poder cubrir. Esto resulta ser una limitante importante para las empresas, ya que no tienen la capacidad suficiente para atender a sus clientes, para volver a los niveles de empleo que había antes de que existiera la pandemia del coronavirus, e incluso, al mismo país se le impide tener un crecimiento económico.

De acuerdo con los expertos de Newsweek, el paso de la pandemia está arreciando el panorama y en vez de vislumbrarse una salida a corto plazo, parece que el problema puede ser duradero.

Además, a esta situación se le suma el hecho de que la generación milenial no es un grupo de la población con el que se pueda seguir contando en el futuro, ya que varios de ellos comienzan a prepararse para ser emprendedores. A esto se le suma el hecho de que, en promedio, se estima que aproximadamente se jubilarán 10,000 personas diarias durante los próximos 10 años.

Así que, de acuerdo al artículo de Newsweek, firmado por Jeffrey Korzenik, tal vez sea el momento de voltear a ver a toda esa población que ha sido marginada por décadas, incluidos aquellos que actualmente están totalmente fuera de la fuerza laboral. En estos grupos se estarían tomando en cuenta a los ciudadanos que son adultos mayores o de la tercera edad, a los padres que tienen dificultades por no tener quien cuida a sus hijos, a aquellos que sus niveles de pobreza les han limitado el panorama y aquellos que tienen antecedentes penales.

“El empleo de segunda oportunidad, la contratación de esta población, puede hacer una contribución real a la economía porque este grupo de talentos es 1) grande; 2) en gran parte pasado por alto; y 3) críticamente, lleno de personas que pueden ser trabajadores altamente productivos”, sugiera Korzenik en su publicación.

Según las cifras de Newsweek, actualmente hay un universo de 19 millones de estadounidenses que tienen una condena por un delito grave, pero, muchos millones más cuentan con una condena por un delito menor, lo que sería una barrera más ligera de poder superar para ingresar a estas personas a la fuerza laboral de Estados Unidos.

Cada año 600 mil personas salen de prisión luego de haber cumplido sus condenas. Una situación que, de acuerdo a Korzenik, está de pensarse.

***

También te puede interesar:

-Escasez de empleados: en Texas presionan para contratar a más inmigrantes