Gracias al paquete de estímulo, las aerolíneas podrían recontratar a 32,000 trabajadores

Los sindicatos quieren que las recontrataciones sean de manera permanente, no temporal como ofrecen las aerolíneas

Trabajadores de aerolíneas durante una protesta en Chicago, en septiembre pasado.
Trabajadores de aerolíneas durante una protesta en Chicago, en septiembre pasado.
Foto: KAMIL KRZACZYNSKI / Getty Images

Las aerolíneas estadounidenses han comenzado el complicado proceso de recontratar a 32,000 trabajadores que dejaron de trabajar este otoño, para poder recibir $15 billones de dólares en apoyo federal adicional para pagar los sueldos, informó el portal CNBC.

La ayuda, incluida en el paquete de estímulo contra el coronavirus de $900 billones de dólares que el Congreso aprobó el lunes por la noche, también requiere que las aerolíneas mantengan a los empleados en la nómina hasta fines de marzo y restaurar algunas rutas. El proceso ya está en marcha, aunque el presidente Donald Trump aún no ha firmado el proyecto de ley y el martes por la noche pidió a los legisladores que aumentaran el monto del segundo cheque de estímulo de $600 a $2000 dólares.

Para recontratar a más de 32,000 trabajadores, incluidos asistentes de vuelo, pilotos y mecánicos, se requiere la restauración de las autorizaciones de seguridad y garantizar que los trabajadores que regresan estén al día con la capacitación obligatoria federal. Las aerolíneas también tendrán que desenredar algunos programas como las licencias sin sueldo que se ofrecieron a cambio de mantener los beneficios médicos. El proyecto de ley exige que las aerolíneas proporcionen pagos atrasados ​​a partir del 1 de diciembre.

Los recortes de empleos en la aviación, principalmente en American y United Airlines, comenzaron este otoño con la finalización de los beneficios del último paquete de $25 billones de dólares en subvenciones y préstamos. Los empleados de Delta y Southwest Airlines aceptaron paquetes de jubilación anticipada y licencias temporales. A principios de mes, Southwest advirtió a cerca de 7,000 empleados que podrían ser suspendidos en marzo o abril a menos que los sindicatos acuerden recortes de pago y otras concesiones, y Delta solicitó más voluntarios para tomar licencias temporales no remuneradas para reducir aún más los costos.

Los sindicatos han pedido ayuda adicional a los legisladores desde junio y luego se les unieron los ejecutivos de las aerolíneas, ya que no se materializó un repunte significativo en la demanda de viajes. El Congreso y la Casa Blanca no lograron llegar a un acuerdo antes de la fecha límite y los permisos temporales comenzaron el 1 de octubre, lo que llevó el empleo de las aerolíneas estadounidenses a los niveles más bajos desde 1986.

American descansó a 19000 empleados, incluidos casi 8000 asistentes de vuelo y más de 1200 pilotos. Más de 900 otros pilotos mantienen sus beneficios médicos, pero no reciben pago a menos que puedan realizar viajes. Las aerolíneas suelen ser reacias a conceder licencias a los pilotos porque volver a capacitarlos es costoso.

La ayuda adicional no significa que las aerolíneas, o sus trabajadores, tengan un trabajo sólido. No se espera una recuperación en los viajes hasta que la vacuna esté ampliamente disponible, por lo que es probable que los empleados solo sean llamados temporalmente, advirtieron el presidente ejecutivo de United, Scott Kirby, y el presidente Brett Hart, en una nota a los trabajadores.

Sara Nelson, presidenta de la Asociación de Auxiliares de Vuelo Profesionales, que representa a 50000 miembros de la tripulación de cabina y fue fundamental para convocar a trabajadores y aerolíneas en busca de ayuda adicional, calificó los comentarios de los ejecutivos de United como “inapropiados”.

“Seamos claros: la ley no dice contrataciones ‘temporales’. Dice que tienes que volver a contratar a todos los empleados de manera permanente”, dijo Nelson en una entrevista con CNBC.