Inversores mantienen la esperanza de que vacuna contra COVID-19 ayude a volver la economía ‘a la normalidad’

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ha pedido ser cautos ante el nuevo entorno mundial provocado por la pandemia

Inversores mantienen la esperanza de que vacuna contra COVID-19 ayude a volver la economía ‘a la normalidad’
Las expectativas del regreso a una 'nueva normalidad' deben ser moderadas.
Foto: FREDERIC J. BROWN / Getty Images

En una semana en la que una de las buenas noticias fue el avance de la vacuna de Pfizer contra el coronavirus, los inversores estadounidenses están deseosos de que el medicamento que ayude a prevenir el contagio de COVID-19 pueda devolver la normalidad a la economía, aunque ese día puede que nunca llegue.

“Nos estamos recuperando, pero vamos rumbo a una economía diferente”, dijo el jueves el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, durante un panel virtual organizado por el Banco Central Europeo.

Está claro que la pandemia ha acelerado el uso de tecnología, el trabajo remoto y automatización, dijo Powell, y esto tendrá efectos duraderos en la forma en que la gente vive y hace su trabajo. Si bien los avances en tecnología son generalmente positivos para las sociedades a largo plazo, a corto plazo son disruptivos.

“Incluso después de que baje la tasa de desempleo y haya una vacuna, probablemente habrá un grupo importante de trabajadores que necesitarán apoyo para abrirse camino en la economía pospandémica”, dijo Powell.

Los principales líderes empresariales comparten esta ansiedad cuando miran hacia el futuro. “Hay un resurgimiento de la confianza y el crecimiento, mi preocupación es qué tan equitativamente estará distribuida y quién se queda atrás”, me dijo Viswas Raghavan, jefe de la región de Europa, Medio Oriente y África de JPMorgan Chase, esta semana.

Algunas de las empresas más grandes del mundo ya han realizado cambios en sus modelos de negocio que repercutirán mucho después de que la pandemia esté bajo control.

Por ejemplo Disney, que ha tenido que retrasar el lanzamiento de costosos éxitos de taquilla y cerrar sus parques durante meses, registró una pérdida de $2.8 billones de dólares en su año fiscal más reciente, en comparación con el año anterior, que obtuvo $10.4 billones en ganancias.

Durante la pandemia, la compañía realizó grandes inversiones en su servicio de transmisión Disney +, que ahora tiene casi 74 millones de suscriptores. El mes pasado anunció una reorganización interna que se mueve hacia el centro de su imperio mediático.

“Creo que vamos a apostar mucho más fuerte en nuestro negocio Disney + e invertir mucho en él”, dijo el jueves a los analistas el director ejecutivo Bob Chapek.

Sin embargo, la necesidad de inyectar dinero en efectivo a su nuevo negocio tiene costos. Disney ha anunciado despidos de decenas de miles de trabajadores este año. Los puestos con salarios más bajos en la división de parques de la compañía han sido particularmente vulnerables. Disney ha indicado que eventualmente podría volver a contratar trabajadores, pero no ha asumido ningún compromiso firme.

A Powell le preocupa que algunos estadounidenses queden sin oportunidades. El jueves dijo que está particularmente preocupado por “los trabajadores públicos del sector de servicios con salarios relativamente bajos” después de la crisis.

“Esas personas van a tener dificultades para volver a trabajar en sus antiguos trabajos o, en muchos casos, para conseguir nuevos trabajos”, dijo.

Si bien los desarrollos positivos de las vacunas están alentando a muchas personas a mirar hacia el próximo año, el corto plazo será doloroso. Estados Unidos confirmó el jueves más de 153,000 nuevos contagios de COVID-19, un nuevo récord, mientras Chicago comenzará el lunes un nuevo periodo de confinamiento y autoridades de todo el país consideran nuevas restricciones.