La economía estadounidense se acrerca a un abismo ante el fin de los programas de ayuda económica

Millones de estadounidenses podrían pasar una triste Navidad ante la falta de un nuevo estímulo económico

Millones de estadounidenses están en la cuerda floja por la falta de un acuerdo en el Congreso que les proporcione otra ronda de ayuda.
Millones de estadounidenses están en la cuerda floja por la falta de un acuerdo en el Congreso que les proporcione otra ronda de ayuda.
Foto: BRIDGET BENNETT / Getty Images

La gran cantidad de programas de emergencia que terminan en diciembre dejará un abismo económico en 2021, que podría ver a millones de personas perder el seguro de desempleo, miles de desalojos y una ola creciente de pequeñas empresas cerrando sus puertas, publicó este lunes el portal The Hill.

La Ley CARES estableció una gran variedad de programas para brindar alivio económico a las personas en los primeros días de la pandemia de COVID-19, pero casi todos expirarán el 31 de diciembre y a menos que el Congreso dividido pueda llegar a un acuerdo para extender los programas, el sufrimiento de los estadounidenses podría dispararse.

“Es un gran riesgo poner más presión sobre la economía en un momento en el que ya tiene tantas otras”, dijo Shai Akabas, director de política económica del Centro de Política Bipartidista.

Y las perspectivas de un acuerdo son escasas. Las diferencias en el monto del paquete que defiende la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, son abismales y las pláticas están detenidas. Su personal tampoco ha discutido el asunto.

Los republicanos acusan a Pelosi y al secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, quein ofreció $1.8 trillones de dólares antes de las elecciones, aunque los republicanos del Senado se opusieron a ese monto de ayuda.

El viernes, McConnell dijo que el Congreso debería reutilizar $455 billones de fondos que Mnuchin buscaba retirar de los préstamos de emergencia en la Reserva Federal, una medida muy controvertida.

Si el Congreso permite que se rompan las redes de seguridad de emergencia, millones de estadounidenses que dependen de los programas de desempleo ampliados para mantenerse a flote estarán en dificultades.

“El seguro de desempleo está sin duda en la parte superior de la lista, porque eso significará que millones de personas que están sin trabajo y que dependen de un ingreso de desempleo bastante modesto se quedarán sin ingresos por completo, y eso será un golpe devastador”, dijo Akabas.

Un estudio de Century Foundation estimó que 12 millones de personas perderán sus beneficios, aunque 2.9 millones podrían recurrir a programas de beneficios extendidos en algunos estados. Se estima que otros 4.5 millones de personas ya se han gastado ese dinero.

El seguro de desempleo varía de un estado a otro, pero tiende a cubrir solo una fracción de los ingresos anteriores. El suplemento semanal de $600 dólares semanales que los republicanos criticaron por ser demasiado generoso y un desincentivo para que los desempleados regresaran a trabajos con salarios más bajos, expiró a fines de julio.

Los economistas atribuyen al suplemento que ayudó a mantener fuerte la recuperación económica hasta el otoño, ya que la gente siguió gastando el dinero que había ahorrado. Pero cuando esos fondos se agotaron, la recuperación se tambaleó. Permitir que los beneficios restantes se disipen, dicen los economistas, sería desastroso.

“Será un final paralizante para uno de nuestros años más oscuros”, aseveró el coautor del estudio, Andrew Stettner, y agregó que el fin de la ayuda cortaría “una de las últimas líneas de vida disponibles para millones de estadounidenses que lo necesitan desesperadamente”.

Desalojos a la vista

Además de todo esto, la moratoria de desalojos de los CDC está a punto de expirar, lo que provocará una ola de desalojos y personas sin hogar.

Los datos más recientes de la Encuesta de pulso de hogares del censo, que cubre los últimos días de octubre y principios de noviembre, pintan un panorama sombrío.

Casi un tercio de todos los hogares (32.9 por ciento) dijeron que estaban atrasados ​​en los pagos de la vivienda y calificaron las posibilidades de desalojo o ejecución hipotecaria dentro de dos meses como algo o muy probable. Alrededor del 25.9 por ciento esperaba que alguno de los conyuges perdiera el empleo durante el próximo mes, y el 12 por ciento dijo que no tenía suficiente para comer.

Un análisis de Stout encontró que en ausencia de una moratoria, hasta 6.4 millones de desalojos presentados en los últimos meses podrían entrar en vigencia el 1 de enero.

“Si esas cosas terminan y no hay una moratoria, es evidente lo que va a pasar. Vamos a ver un montón de desalojos ”, dijo John Pollock, coordinador de la Coalición Nacional por el Derecho Civil a la Abogacía, un grupo que se enfoca en el derecho a la vivienda.

Otras disposiciones que expiran

La indulgencia de la deuda de préstamos estudiantiles, que ha permitido a los prestatarios canalizar fondos hacia otros gastos sin acumular más costos de intereses o multas, también terminará en diciembre.

Si bien las personas con deudas estudiantiles tienden a tener una mejor situación financiera que el promedio, los préstamos pueden ser abrumadores para algunos, en particular para aquellos que no se graduaron o asistieron a universidades privadas. Aun así, el fin de la moratoria obligará a los prestatarios a reorientar sus gastos hacia los préstamos en lugar de gastarlos en bienes y servicios.

Un punto clave de la discordia en las negociaciones de ayuda ha sido la ayuda de los gobiernos estatales y locales, que según los estudios proporcionan el mejor rendimiento económico para el estímulo gastado.

Sin ayuda, los gobiernos que sufren pérdidas masivas de ingresos por impuestos sobre las ventas y la renta se verán obligados a reducir el gasto, lo que significará una reducción de los servicios y el despido de empleados públicos como los maestros. También pueden tener problemas para financiar los refugios para personas sin hogar y sus alternativas, que tienen una capacidad reducida debido a la pandemia.

Las pequeñas empresas se enfrentan a un precipicio propio, ya que una gran cantidad de disposiciones fiscales, como los créditos para proporcionar licencias por enfermedad, expirarán.

Los empresarios piden una renovación del Programa de Protección de Pagos, que según el Congreso ayudó a salvar 50 millones de puestos de trabajo al proporcionar préstamos condonables a empresas que tuvieron que cerrar o reducir debido a la pandemia.