La falta de un nuevo paquete de ayuda económica frenará la recuperación en el cuarto trimestre del año

A pesar del optimismo de la Bolsa al inicio de la semana, los economistas son cautos con las señales de recuperación

La falta de un nuevo paquete de ayuda económica frenará la recuperación en el cuarto trimestre del año
La recuperación de la economía podría frenarse por la caída del consumo.
Foto: DANIEL ROLAND / Getty Images

La falta de un acuerdo para votar un nuevo estímulo económico y enfrentar la crisis producida por el coronavirus en el cuarto trimestre, podría entorpecer el incipiente repunte económico, lo que será muy difícil para los consumidores y las pequeñas empresas durante el fin de año.

La economía creció a una tasa anualizada récord del 33.1% en el tercer trimestre, luego de una caída del 31.4%, ajustada estacionalmente, en el segundo trimestre. La peor caída registrada en la historia.

“El próximo gran catalizador para la economía y los mercados es la ayuda fiscal. Pero la falta de apoyo durante el cuarto trimestre perjudicará a los consumidores y las pequeñas empresas”, dijo Brian Nick, estratega jefe de inversiones de Nuveen, a CNN Business.

Nick dice que la economía puede no crecer en absoluto durante el cuarto trimestre a menos que haya un nuevo estímulo. Y duda de que haya un acuerdo postelectoral en noviembre o diciembre a menos que Trump gane y los republicanos mantengan el control del Senado, un escenario que las encuestas muestran como poco probable. Si los demócratas toman la Casa Blanca y el Senado, un gran paquete de estímulo podría aprobarse con bastante rapidez en 2021.

Jim Smigiel, director de inversiones de estrategias no tradicionales de SEI, asegura que los demócratas se centrarían primero en la ayuda económica y en deshacer algunos de los recortes de impuestos de Trump.

“El estímulo tendrá prioridad. En un escenario completamente ‘azul’, los demócratas podrían hacer todo eso a principios del próximo año, sería bueno obtener un acuerdo de estímulo antes de fin de año, pero no espero uno”, agregó..

Aún así, hay esperanzas de un gran paquete de estímulo a principios del próximo año, incluido un acuerdo largamente esperado en el Congreso para financiar más inversiones en infraestructura.

Muchos esperaban que la infraestructura fuera el centro de atención después de las elecciones de 2016, independientemente de si ganaron Trump o Hillary Clinton. Pero un trato no se materializó.

Esta vez podría ser diferente, dada la urgente necesidad de más gasto gubernamental en proyectos que podrían poner a trabajar a más estadounidenses, como lo sugirió hace unos días Gary Cohn, exasesor económico del presidente Trump.

“El aumento de la inversión en infraestructura es una apuesta independiente de las elecciones”, dijo Chris Huemmer, estratega senior de inversiones de la unidad de fondos cotizados FlexShares de Northern Trust, que administra el FlexShares Stoxx Global Broad Infrastructure Fund (NFRA).

Huemmer dijo que espera que se gaste más dinero en infraestructura de transporte, como aeropuertos y puertos marítimos, así como en redes de torres de telefonía celular para admitir más redes inalámbricas 5G.

El gran comodín es lo que sucede con COVID-19. Otro aumento importante en los casos podría frenar el crecimiento.

Pero Hank Smith, jefe de estrategia de inversión en Haverford Trust, cree que los políticos de ambos partidos serán reacios a promulgar más cierres.

“Los políticos no quieren lanzar a la economía a una doblre recesión”, dijo Smith. “Vienen más estímulos. Es una cuestión de cuándo y cuánto, no si. Hay un deseo de volver a la normalidad”.