La lista completa de todos los gastos para los que debes prevenirte al tener un bebé en Estados Unidos

La lista es larga, pero estar prevenido te hará disfrutar más de comenzar tu vida en familia

La lista completa de todos los gastos para los que debes prevenirte al tener un bebé en Estados Unidos
Tener un bebé es una gran responsabilidad y una fuerte inversión para tu vida en familia.
Foto: Stephanie Pratt / Pixabay

Tener un bebé es uno de los momentos más felices para muchas parejas. Verlo crecer, escuchar sus primeras palabras, presenciar la magia de su desarrollo, descubrir sus habilidades y muchas otras emociones que genera tener un hijo. Pero también, más allá de la educación moral que significa guiar a un pequeño ser humano, existe la responsabilidad financiera para poder cubrir todas las necesidades de esta personita que dependerá de ti (casi) por el resto de su vida.

Para que estés prevenido y puedas planificar con mucho tiempo de anticipación, en Solo Dinero desarrollamos todos los gastos en los que vas incurrir, desde antes del nacimiento de tu bebé cuando decides convertirte en padre o madre hasta algunos de su niñez y adolescencia. Generalizamos todas las compras, pago de servicios y cualquier tipo de solvencia que debes contemplar como progenitor hasta llegar a la juventud de tu descendiente. En algunos casos, conseguimos las cifras cercanas y en otros tenemos algunos consejos para ahorrar dinero.

Costo de atención prenatal y concepción

Según Money Under 30, podrías esperar gastas más de $40,000 dólares para tener un hijo, ya sea por concepción natural o incluso si lo obtienes por medios alternativos como es la adopción o la fertilización in vitro.

Antes de tenerlo, debes contemplar ciertos gastos previos como son la atención prenatal, el precio de la anestesia epidural, hospitalizaciones, ropa y servicios de maternidad.

El costo del parto promedio en EE.UU. sin complicaciones, ronda los $10,657 dólares, de acuerdo con un informe de 2011 de la Asociación Nacional para Mujeres y Familias. Si tuvieras complicaciones o el parto fuera por cesárea, esos costos pueden triplicarse, aunque las cifras dependen de tu cobertura de atención médica.

Seguro de salud

Tener un bebé significa que los costos de tu seguro médico aumentarán. En él debes confirmar que puedas cubrir los distintos controles y vacunas que requiere tu hijo.

Durante los primeros treinta días de vida del nuevo integrante de la familia, estará asegurado a través del plan de seguro médico de su madre, pero después los padres son responsables de inscribir a su bebé a su seguro médico. Debes comunicarte con tu aseguradora para solicitar una cotización y saber cuánto pagarás en tu póliza.

Prevención por licencia de maternidad

La Ley de Licencia Médica Familiar (FMLA, por sus siglas en inglés) es la opción que tienen los padres para tomarse un tiempo libre después de tener un bebé, sin embargo, los empleadores estadounidenses están obligados a otorgar 12 semanas de licencia, pero sin goce de sueldo, por lo que deberás estar prevenido para solventar alrededor de tres meses de gastos. Lo más recomendable es ahorrar desde antes en un fondo de emergencia para este tipo de situaciones.

Cosas para tu hijo o hija

Aunque quieras ajustar tus finanzas a las necesidades mínimas de tu bebé, habrá otras cosas que no deberás dejar pasar para el buen desarrollo del infante:

  • Pañales: aunque los pañales de tela te pueden hacer ahorrar unos cientos de dólares, al no ser autorizados en la mayoría de las guardarías, espera gastar alrededor de los $70 y $80 dólares al mes en pañales desechables.
  • Alimentación: este rubro se mide independiente de tu presupuesto para tu alimentación debido a las especificaciones propias de comida que requiere el desarrollo de tu bebé. Elige todos los comestibles correspondientes a cada etapa de tu hijo o hija. Desde su nacimiento hasta su vida adulta es un rubro en el que gastarás mucho dinero.
  • Asiento de coche: no sólo vas a requerir uno, dependiendo del ritmo de crecimiento de tu hijo, es posible que requieras hasta de tres distintos tamaños de asientos, que pueden valer desde los $100 o hasta más de $300 dólares, dependiendo de la marca y sus características.
  • Ropa: aunque recibas regalos o herencia de prendas de algún pariente o amigo, incluso de prendas propias, vas a gastar varios miles de dólares por el resto de vida de tu hijo. Por mucho que ahorres en prendas usadas en el principio de su vida, lo cual te recomendamos por lo rápido que crecen, ten claro que este rubro estará siempre presente.
  • Entretenimiento: desde los juguetes para bebé hasta los que tendrá en su niñez, los libros y videojuegos, muchos serán indispensables no sólo para el desarrollo de tu hijo, sino también para los momentos en los que quieras un respiro, entreteniéndolos con algo.

Gastos para su desarrollo sano

Además de los artículos que tu hijo requerirá durante su vida, también existen los costos alrededor del universo de tu familia que pueden aumentar tu presupuesto, sin importar tu ingreso:

  • Casa: si bien desde antes era un gasto que ya realizabas, sea pagando una hipoteca para ser dueño o pagando una renta como inquilino, es probable que requieras de mayor espacio para hacer crecer tu familia de la mejor manera, por lo que tendrías que desembolsar más dinero.
  • Niñera: no seas una de esas personas que cuando tienen un bebé descuidan a su pareja. Recuerda que el lazo de esa unión lo trajo al mundo, por lo que es importante tener momentos íntimos. Una niñera te va a permitir tiempo para ti y tu pareja. Este gasto puede rondar entre los $5, $10 y hasta $20 dólares la hora. A menos de que tengas un familiar o conocido de confianza con el que puedas dejar a tu hijo o hija.
  • Guardería: si ambos trabajan, este servicio para el cuidado de niños podría costarte poco más de $1,000 dólares al mes.
  • Seguro de vida: en cualquier caso, pero más si eres el único sustento de tu familia, será conveniente considerar un seguro de vida para sentir tranquilidad financiera en caso de fallecimiento. También revisa opciones de este tipo por invalidez.
  • Testamento: como el seguro de vida es primordial para tu tranquilidad, asimismo lo es el testamento, sin importar tu edad, la de tu pareja o hijos. Ahí no te olvides de mencionar en que caso de perdida parental completa, como puede ser un accidente que involucre a los cónyuges, a un tutor responsable para el cuidado de tu hijo y donde estipules cómo deberán ser usados tus recursos en forma de fideicomiso para su bienestar. Creemos que tenemos la vida cubierta, pero mejor prevenir y pagar por este servicio.

Educación, desarrollo y actividades extras

Habrá un momento en que tu bebé dejará de ser bebé, por mucho que así lo sigas viendo, y tendrá que comenzarse a labrar un futuro propio con tu ayuda y solvencia. Debes contemplar:

  • Escuela: desde colegiaturas y útiles hasta gastos relacionados con su educación como son:
    • Viajes de clase
    • Almuerzos
    • Fotos escolares
    • Uniformes (algunas instituciones tienen. Aquí también entran togas y birretes)
    • Bailes escolares
    • Anuarios
  • Actividades extracurriculares: si tu hijo quiere aprender algún deporte, una actividad artística o simplemente quiere pasarla bien con sus amigos, todo cuesta. Por mencionar algunos ejemplos, puedes sumar $300 dólares cada año si se une al equipo de fútbol o natación o posiblemente hasta $100 dólares al mes si quiere aprender a tocar un instrumento musical.

Tú hijo no siempre sera un infante, por lo que no esperes que en la adolescencia los gastos se reduzcan, al contrario, no sólo come más, para que estés prevenido lo que te va a salir su alimentación, sino que además surgen otras necesidades. Aquí algunas situaciones a considerar:

  • Educación vial: es cada vez menos frecuente que exista esta materia optativa, por lo que seguramente tendrás que cubrir los $500 dólares que significan este rubro para tu bolsillo.
  • Seguro de conducir para adolescentes: tener un hijo adolescente sin duda aumentará la prima de seguro de tu vehículo. Aunque dependiendo de tu aseguradora, podrías recibir descuentos por tomar la educación vial o aumentando el pago de tu deducible.

Finalmente, llega a la edad en que esperas se convierta en un joven responsable y decida ir a la universidad. Según Business Insider, las matrículas podrían inflarse un 5% anual, por lo que una educación superior en una universidad pública podría costarte alrededor de $185,259 dólares por una carrera de cuatro años, cifra altamente variable dependiendo la temporalidad y estilo de profesión en la que se prepare.

Para que estés prevenido, puedes contemplar abrir una cuenta 529 que se enfoca exclusivamente en los ahorros que juntes hasta la edad universitaria de tu hijo y con la que podría pagar sus colegiaturas como sus necesidades educativas de alto nivel. Esta opción te evitará recurrir a un préstamo estudiantil que, a pesar de no estar obligado a saldar, puede recaer en un futuro financiero incierto para tu descendiente quien debe cargar con esa deuda, en muchos casos, por varios años en lo que se estabiliza económicamente.

Tener un bebé es una gran responsabilidad y en Solo Dinero deseamos que todos los futuros padres puedan prevenirse financieramente en cada etapa de su hijo o hija con la serie de gastos en los que seguramente incurrirás a lo largo de sus años. Esto sin mencionar aquellos gastos sorpresa como son las citas de salud y medicamentos, viajes de diversión, salidas con amigos, novia o novio y cualquier otro gasto que se te ocurra, sólo recuerda todo lo que tú también llegaste a necesitar en tu niñez y adolescencia y añádelos a tu lista.

También te puede interesar: