Las 7 violaciones más comunes que hace un cobrador de deudas y por los que podrías demandarlo

Existen reglas claras para evitar el acoso o falta de procedimientos por parte de una agencia de cobranza

Un cobrador de deudas tiene ciertos límites de los que debes estar atento para que no abusen de ti.
Un cobrador de deudas tiene ciertos límites de los que debes estar atento para que no abusen de ti.
Foto: Got Credit / Wunderstock

En muchas ocasiones, los presuntos deudores reciben constantes llamadas telefónicas, mensajes por correo, de texto o diferentes tipos de notificaciones por parte de las agencias de cobranza que las consideran hasta normales, a pesar de la sensación de acoso que viven. Sin embargo, la Ley de Prácticas Justas de Cobro de deudas (FDCPA) define con claridad lo que pueden y no hacer los cobradores de deudas.

Te mostramos las 7 violaciones más comunes que hace un cobrador de deudas y que, con base en la FDCPA, podrías demandar, si así está estipulado.

1. Mal manejo de las llamadas telefónicas

Este es el método más común utilizado por una agencia de cobranza, pero por eso puede ser considerada como una forma de acoso cuando son constantes.

Un cobrador puede llamarte entre las 8:00 am y las 9:00 pm de tu zona horaria local. Llamadas fuera de ese horario pueden ser consideradas como acoso.

Sin necesidad de asumir la deuda, puedes enviar una carta de cese y desistimiento (en Solo Dinero te decimos cómo redactarla) para detener las llamadas telefónicas. Ahí puedes solicitar detener los telefoneos en tu trabajo, en tu domicilio o en días específicos como fines de semana y feriados. Si después de esta carta, el cobrador de deudas insiste, puedes tomar acciones legales en contra de él.

2. Uso de lenguaje ofensivo

Aunque no sea muy común, existe. Un cobrador de deudas no puede utilizar ningún tipo de lengua obsceno, profano o abusivo. Puede ser considerado acoso.

3. Pedirte que pagues más de lo que debes

Decirte que tienes un saldo más alto de lo que realmente es, que debes pagar tarifas o intereses adicionales de tu contrato original, es una forma de fraude. Para evitarlo y sin hablar de pagos ni aceptar la deuda, solicita que se te envíe una prueba de lo que presuntamente debes y la cantidad por la que te buscan. Haz una solicitud de validación de deuda por escrito.

Hasta que no te brinden la información que solicitas no pueden comunicarse contigo para cobrarte.

4. Amenazarte

Una amenaza de violencia, física o psicológica, podría ser causante de una sanción penal.

Los cobradores de deudas tampoco pueden amenazarte con demandar o presentar cargos en tu contra, embargar salarios, tomar propiedades, causar la pérdida de trabajo o arruinar tu crédito cuando no puede o no tiene la intención de tomar acción, según the balance.

5. Tener comunicación con un tercero

El cobrador no está autorizado a llamar a un tercero repetidamente para obtener información de su ubicación, a menos de que la información proporcionada anteriormente sea falsa.

Asimismo, es ilegal que el cobrador informe sobre tu presunta deuda a un tercero a menos de que sea tu abogado, el acreedor, abogado del acreedor, alguna agencia de informes crediticios, tu esposo(a) o tus padres, sólo si eres menor de edad.

6. No enviar aviso de validación de deuda por escrito

Si dentro de los cinco días posteriores a la comunicación inicial, el cobrador no te envía un aviso que incluya el monto de la deuda, el nombre del acreedor y un aviso de tu derecho a disputar la deuda dentro de los 30 días, pierde derecho a realizar llamadas telefónicas dentro de los cánones establecidos por la ley.

7. Continúa cobrando la deuda sin proporcionar la verificación

Un cobrador no puede seguir cobrando una deuda después de que hayas realizado una solicitud por escrito para verificar la deuda siempre que la solicitud se haya realizado dentro de los 30 días posteriores a la notificación por escrito del cobrador.

Después de recibir el escrito, el cobrador debe dejar de solicitar el pago hasta que hayas recibido la verificación.

También te puede interesar: