Ligera mejoría. Las solicitudes iniciales por desempleo presentan una pequeña caída

Por sexta semana consecutiva menos estadounidenses reclamaron beneficios por desempleo por primera vez, aunque el número aún está muy por encima del promedio semanal de la prepandemia

Desempleados llenan solicitudes en una feria de trabajo en California.
Desempleados llenan solicitudes en una feria de trabajo en California.
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

Las solicitudes iniciales por desempleo cayeron por sexta semana consecutiva y pasaron de 385,000 la semana anterior a 376,000, informó el jueves el Departamento de Trabajo.

El número de personas que se inscribieron para recibir beneficios superó las 900,000 a principios de enero y ha caído de manera casi constantemente desde entonces, pero todavía son altas según los estándares históricos. Antes de que la pandemia de coronavirus paralizara casi por completo las actividades económicas en marzo de 2020, las solicitudes semanales se ubicaban, en promedio, por debajo de las 220,000.

El Departamento de Trabajo informó el martes que las ofertas de trabajo alcanzaron un récord de 9.3 millones en abril. Los despidos se redujeron a 1.4 millones, el registro más bajo desde el 2000 y en otro dato revelador que habla de la recuperación económica, cuatro millones de personas renunciaron a sus trabajos en abril, una señal de que tienen la suficiente confianza para encontrar un mejor empleo.

En mayo, la economía estadounidense generó 559,000 puestos de trabajo y la tasa de desempleo bajó al 5,8%, aunque diversos economistas esperaban ver un crecimiento del empleo aún más rápido. Estados Unidos aún no recupera los aproximadamente los 7.6 millones de puestos de trabajo que ha perdido desde el comienzo de la pandemia.

Los empleadores están abriendo nuevos puestos de trabajo más rápido de lo que los posibles solicitantes pueden cubrirlas. Muchos estadounidenses aún batallan con problemas de salud y cuidado infantil relacionados con la pandemia, además de la incertidumbre profesional después de que la recesión acabó con sus empleos para siempre. Algunos se han tomado su tiempo para buscar trabajo porque los beneficios federales ampliados por desempleo pagan más que sus trabajos anteriores, situación que ha hecho que 25 estados acabaran con los estímulos adicionales.

Durante la semana que finalizó el 29 de mayo, los beneficios extendidos seguían disponibles en los siguientes 12 estados: Alaska, California, Colorado, Connecticut, Distrito de Columbia, Illinois, Massachusetts, Nevada, Nueva Jersey, Nueva York, Rhode Island y Texas.

Las tasas de desempleo más altas en la semana que terminó el 22 de mayo se registraron en Nevada (4.8), Rhode Island (4.5), Connecticut (4.2), Puerto Rico (4.1), California (4.0), Alaska (3.9), Pennsylvania (3.9), Nueva York (3.7), Illinois (3.6), y Distrito de Columbia (3.3).

Los mayores aumentos en las solicitudes iniciales para la semana que finalizó el 29 de mayo se produjeron en Pensilvania (+7,064), Illinois (+4,298), Kentucky (+3,454), Missouri (+2,744) y Michigan (+1,664), mientras que las mayores disminuciones se produjeron en Texas (-3,114), Oregón (-1,822), Virginia (-1,753), Florida (-1,625) y Washington (-1,577).