Los 5 errores más comunes que cometen las personas al contratar un seguro de vida

Encuentra el producto financiero que más se ajuste a tus necesidades

Los 5 errores más comunes que cometen las personas al contratar un seguro de vida
Contratar un seguro de vida puede ser primordial para vivir tranquilo, pero los detalles son importantes para protegerte plenamente.
Foto: Gerd Altmann / Pixabay

En buena medida, cuando somos jóvenes no nos preocupamos por los accidentes o las desgracias, incluso cuando seamos laboralmente activos. Pero todo cambia cuando se tiene dependientes. Desde el momento que comienzas a formar una familia, sin importar la edad que tengas, comienzas a ver el valor de la vida desde otra perspectiva, evitando dejar desamparados a tus seres queridos. Uno de los trámites conocidos es el testamento, pero otro muy importante es un seguro de vida.

Puede ser por tu esposa e hijos o incluso porque tus padres dependen de tus ingresos, contratar un seguro de vida garantiza que estén protegidos con una pequeña cantidad monetaria para amortiguar tu pérdida.

Pero no todo son ventajas y menos si cometes ciertos errores al contratar tu seguro de vida. Recuerda que dependiendo de la etapa que vivas y tu edad, los requisitos de contratación y los beneficios pueden variar. Hay ciertas generalidades en estos productos y equívocos en tu manera de considerarlos que debes evitar al contratar un seguro de vida. Estos son los 5 errores más comunes.

1. Elegir una política incorrecta

Como en todos los seguros (de vida, casa, automóvil y otros), estos productos no son para todas las personas ni cubren todas las situaciones. Hay varios tipos de seguro de vida y pensar que todos son iguales, es un grave error que muchos cometen y del que seguramente se podrían arrepentir al querer hacer uso del producto.

Tienes que saber cómo funciona el seguro de vida que quieres contratar. Resuelve todas tus dudas con el agente antes de contratar. Por ejemplo, existen pólizas que cubren el fallecimiento del cliente sólo por un periodo de tiempo, de 10 a 30 años, y no realmente para todo lo que puedas vivir o los hay sólo para cubrir los gastos relacionados con la muerte (pago de servicios funerarios, entierro, cremación, entre otros). El tipo de seguro que contrates también determina de cuánto será el pago de tu prima.

2. Responde a qué necesitas

Más que preguntarte “¿cuánto seguro de vida necesitas?”, deberías buscar la respuesta entre lo que esperas cubrir con un seguro de vida y lo que puedes pagar por la póliza. Para determinar estos valores también debes realizar un análisis sobre lo que necesitas cubrir a largo plazo como la educación de tus hijos, el matrimonio, entre otros, sustentado en tu capacidad de ingresos y gastos anuales. En Life Happens puedes realizar el cálculo de seguro de vida que requieres.

3. Renunciar al seguro anticipadamente

Un seguro de vida es un producto financiero con una naturaleza a largo plazo, por lo que renunciar a él antes del vencimiento es costoso. Optar por esta opción antes de tiempo, hace que pagues un cargo por renuncia, además de liquidar la póliza, aun perdiendo la ventaja del seguro de vida.

En pocas palabras, pagas cargo, pagas el seguro completo y ni siquiera estás protegido. ¿Existe alguna lógica en ello para decidir renunciar a este producto?

4. Planes garantizados con costos

Los planes de seguro de vida garantizados son populares en la industria, pero tienen un costo adicional incorporado para cubrir las garantías. Por si fuera poco, las primas también son altas en comparación con un plan de seguro de vida no garantizado basado en bonificaciones. Revisa con el agente el plan que más te convenga, sea garantizado o no.

5. Un seguro de vida no es una inversión en la bolsa

Tal como lo señala Financial Express, el objetivo de una inversión es la de conseguir altos rendimientos proporcionales al riesgo que asumes, mientras que el propósito de contratar un seguro de vida es para proteger tus ahorros e inversiones. De hecho, el portal asegura que ambos deberían complementarse por lo que realizar comparaciones es infructuoso.

También te puede interesar: