Los 5 mensajes pasivo-agresivos que suelen darse en el trabajo y cómo mejorar la comunicación

Es importante mantener un ambiente cordial de trabajo entre tus compañeros, colaboradores y superiores para evitar malentendidos y mensajes faltos de tacto y poco profesionales

Así como en la oficina es importante la sana relación, las palabras juegan un papel importante en loa mensajes que se quieren dar.
Así como en la oficina es importante la sana relación, las palabras juegan un papel importante en loa mensajes que se quieren dar.
Foto: Wunderstock

Dentro de todos los retos que la pandemia de coronavirus impuso para diferentes áreas de trabajo desde casa, la parte de la comunicación fue una de las más grandes. Entre la falta de contacto de persona a persona y la adaptación de los empleados en los recursos tecnológicos para entablar un diálogo profesional, no faltaron los malentendidos entre los colaboradores que pudieron poner en riesgo el empleo en tiempos difíciles.

Si bien desde antes la comunicación virtual ya se daba por medio de la formalidad de los correos electrónicos, hoy en día los chats de trabajo se han añadido al día a día de muchos trabajadores. Por eso, te vamos a presentar los 5 mensajes pasivo-agresivos más comunes en esta época y cómo puedes solucionar esta falla comunicativa para evitar problemas con tus compañeros.

1. “De cara al futuro”

Para evitar este tipo de expresión que significan “No vuelvas a hacer eso”, busca empatizar con tu colaborador. Así como si estuvieras en una oficina, es importante contemplar que estás rodeado entre profesionales, por lo que no es necesario que le hagas entender a nadie lo que debería hacer.

Si por el contrario, tú recibes estos mensajes, también no dejes de lado la empatía, es posible que tu superior no se percate de este tipo de cosas, lo peor que puedes hacer es tomártelo personal.

2. “Para referencia futura”

Similar al anterior, refuerza la idea de que tu compañero se equivocó. Este tipo de mensajes, si el correo se copia o se realiza dentro de un chat, pueden generar muchos inconvenientes, porque quien lo dice se ve pedante y lo otra persona se va a sentir evidenciada.

En el caso de que la llamada de atención desafortunada sea para ti, lo peor que puedes hacer, si te enojó o frustró, es responder. Respira y responde de manera cordial cuando te hayas calmado.

3. “Según mi último correo electrónico”

Abogando por la incompetencia de tus compañeros, pareciera que quisiste decir: “¿No leíste lo que escribí? ¡Presta atención ahora!”. Toma en cuenta que todos cometemos errores y es posible que en algún momento se nos pasen los detalles, pero eso no significa que estés rodeado de ineptos.

Recuerda que estás en un trabajo donde todos han pasado ciertas pruebas para llegar al puesto en el que están, así que ilusos e incompetentes no son.

4. “Sólo para asegurarnos de que estamos en la misma página”

Para evitar estos mensajes, es primordial que te pongas en los zapatos del otro. Ni tú eres Dios ni eres perfecto. Si hay cosas que no se entienden entre los compañeros, quizás no sea por la falta de atención de los demás, sino por la falta de explicación propia. Debes dejar de pensar que todos los que te rodean se equivocan, menos tú. Cuando logres entender eso, en automático tus mensajes van a cambiar.

5. “Poner esto en la parte superior de tu bandeja”

Si esto es malo de un superior a un empleado, más si proviene de un trabajador a sus iguales o jefes. Atender correos y chats de trabajo no es la única responsabilidad de las personas, por lo que si algún mensaje se ha escapado, más que exigir, puedes preguntar si lo han recibido.

También te puede interesar:

• Qué significa que en una empresa haya una “cultura de trabajo tóxica”
• Oficinas post-pandemia: Las empresas buscarán que sus empleados tengan más espacios de socialización y conexión
• El estrés de la pandemia renueva el énfasis en la salud interior y en el autocuidado entre las mujeres latinas y negras