Los 6 errores más graves al querer pagar una deuda y que podrían hacer que te endeudes más

Puedes perder más dinero en vez de dejar tu deuda a un lado

Los 6 errores más graves al querer pagar una deuda y que podrían hacer que te endeudes más
Declararse en bancarrota puede ser una de las opciones para saldar deudas, pero también puedes gastar más de lo previsto.
Foto: Melinda Gimpel / Unsplash

Tener una deuda puede quitarle el sueño a más de uno. Si no tienes un plan o método adecuado para eliminarlas, tal vez tomes decisiones equivocadas por la presión de querer deshacerte de ellas lo más pronto posible o pensando que son la mejor opción para ti.

De entre los males que puedes tener al no saber manejar tu deuda es quedarte sin dinero e ir de cheque en cheque cada mes. Pero cuando la situación se pone crítica, lo peor que puedes hacer es cometer los siguientes 6 errores más graves para querer liquidarlas y que muy posiblemente podrían hacer que te endeudes de más.

6. Declararse en quiebra

Aunque es un método posible cuando tienes más deuda que dinero para pagarla, es un proceso largo que puede ir entre los seis meses o más en completarse. Necesitas de asesoramiento crediticio y un abogado para que lleve tu caso. Aun cuando te declaras en quiebra, gastas dinero en los servicios legales que sustenten tu situación. Sin dejar de mencionar que la quiebra va a permanecer registrado durante 10 años y sería complicado volver a construir tu crédito.

5. Casa de empeño

Llevar aparatos electrónicos, joyas o artículos de valor a una casa de empeño puede darte dinero, pero sólo te podrían ofrecer entre el 20% y 25% del valor real de tu prenda, según el sitio web de American Web Loan. Si bien este proceso no te va a endeudar de más, lo peor que puede suceder es que pierdas para siempre tus objetos si no las sacas a tiempo.

De hecho, si estás dispuesto a perderlas para siempre, es mejor que busques venderlas, obtendrías más dinero que si las empeñas.

4. Empresa de liquidación de deudas

Tal como lo menciona GoBankingRates, utilizar una empresa de liquidación de deudas te permite negociar el monto de tu deuda con tus acreedores con la esperanza de pagar sólo una fracción de lo que originalmente debías. Sin embargo, los prestamistas no están obligados a aceptar la propuesta e incluso no querrán trabajar con este tipo de compañías. Además, en el caso de aceptar, se verá reflejado por siete años en tu informe de crédito que no pagaste la totalidad de tu deuda.

Uno de los mayores riesgos es que este proceso puede tardar hasta alrededor de 36 meses, tiempo en el que acumularás cargos por pagos atrasados y multas sobre lo que ya debes. Asimismo no olvides que el servicio de una empresa de liquidación de deudas cuesta, por lo que pagarías una tarifa cercana del 20% al 25%, además del impuesto sobre la renta por el monto de la deuda.

3. Préstamo de día de pago

Pagar un préstamo con otro, jamás será una buena idea, pero recurrir a uno de día de pago por la sensación de urgencia puede ser una pésima decisión.

Este tipo de préstamos suelen tener intereses altos, por lo que pagar una deuda por una de esta magnitud, puede generar que pases un buen tiempo de tu vida tratando de pagar un préstamo que no debiste solicitar. Según la Federación de Consumidores de América, puedes esperar intereses tan altos que pueden superar el 400% anual.

2. Tarjeta de crédito

Si bien existen muchos préstamos que no aceptan pagos directos provenientes de tarjeta de crédito, existen intermediarios que podrían ayudarte. Por ejemplo, Plastiq cobra una tarifa del 2.5% por cada facturas que pagas con tarjeta de crédito. Es posible que realizar el pago por facturas pueda no ser un cobro tan grande, pero sumado con el pago de todas tus deudas, sumadas por mes, podrías estar pagando cientos de dólares adicionales al año, además de tus propias facturas.

Además, toma en cuenta que si no puedes pagar tus deudas de préstamos por sí mismo con tasas de interés relativamente más accesibles, nada indica que puedas saldarlas tranquilamente con una tarjeta de crédito que suele manejar un APR elevado en comparación con los préstamos.

1. Cerrar tu cuenta de crédito al liquidarla

Quizás por el mal momento y preocupación que has vivido con tus deudas, estés tentado a cerrar cada cuenta que liquides. Pero este movimiento brusco puede aumentar tu tasa de utilización de crédito, lo que a su vez provocaría que tu puntaje disminuya.

Si has lograda saldar tus deudas, procura simplemente no volver a usar tu crédito, sobre todo hablando de las tarjetas. Como tu utilización de crédito se mide con base en tus cuentas abiertas y tu capacidad de pago, cerrar tus cuentas de manera inmediata, hace que este porcentaje negativo se agrande, afectando tu puntaje.

También te puede interesar: