Qué pasa si superas el límite de tu tarjeta de crédito

Descubre las desventajas más que los beneficios de hacerlo

Qué pasa si superas el límite de tu tarjeta de crédito
Pasar el límite de crédito de tu tarjeta puede hacerte pasar más que un rato vergonzoso en la tienda donde te la rechacen.
Foto: Clay Banks / Unsplash

Cuando contratas una tarjeta de crédito, el emisor estipula una cantidad máxima de lo que te podrá prestar con base en tu puntaje de crédito, esto es el límite de crédito. Cada plástico viene con su propio límite, y pueden ir desde el mínimo de entre $200 y $500 dólares hasta más de $5,000 dólares. Sin importar la cantidad, llegar o superar tu límite de crédito es una pésima idea.

Pero para saber lo que pasaría si superas el límite de crédito, depende de varias situaciones. En principio, debes saber que no todas las tarjetas de crédito tienen un límite de crédito, siempre y cuando puedas pagar el saldo en su totalidad todos los meses.

También depende de si te has registrado o no para la protección por exceso de límite, una función que te permitiría gastar por encima de su límite de crédito. Si bien este programa de protección te brinda libertad ocasional para realizar compras por encima del límite, también tiene consecuencias de gasto, incluidas tarifas y tasas de interés más altas.

Entre las consecuencias más comunes asociadas con gastar por encima de tu límite de crédito:

  • Tu tarjeta de crédito podría ser rechazada
  • Podrías pagar una tarifa por encima del límite
  • Tus tasas de interés podría subir
  • Tu límite de crédito podría bajar
  • Tu puntaje crediticio podría bajar
  • El emisor de tu tarjeta podría cerrar tu cuenta de crédito

Desde 2009, tal como lo señala Bankrate la ley de tarjetas de crédito limitó la cantidad y los tipos de tarifas que se podrían cobrar por una transacción por encima del límite. Los emisores de tarjetas de crédito solo pueden cobrar tarifas por exceso de límite a los titulares de tarjetas que hayan optado por planes de protección por exceso de límite. Si no se inscribió para la protección por exceso de límite, no se le cobrará ningún cargo por exceso de límite, pero tampoco podrá gastar por encima del límite de su tarjeta de crédito.

Las tarifas por sobrepasar el límite rondan los $25 dólares por el primer cargo por encima del límite y hasta $35 dólares por cualquier cargo adicional por encima del límite dentro de un periodo de seis meses. Pero los emisores de tarjetas no pueden cobrar un cargo por exceso del límite que sea mayor que el monto cobrado por encima del límite. Si excedes tu límite de crédito en $10 dólares, por ejemplo, tu cargo por exceso de límite no puede ser superior a $10 dólares, de acuerdo con la Oficina de Protección Financiera del Consumidor.

Para evitar esta situación, antes de verte tentado a hacer una fuerte compra, puedes solicitar cambiar tu límite de crédito con el emisor. Es posible que puedas hacerlo en línea iniciando sesión en tu cuenta de la tarjeta de crédito. Si tienes buen crédito, es muy probable que te autoricen aumentar el monto máximo de tu crédito.

Definitivamente, intentar ampliar tu límite es mejor que sobrepasarlo. La tasa de utilización de crédito recomendable es menor a la del 30%. Cuando superas este porcentaje, comienzas a afectar tu puntaje de crédito hasta que saldes tu deuda por completo. Asimismo, debido a que generas desconfianza, los prestamistas aumentan sus tasas de interés. Incluso tu emisor puede aumentar la tasa de interés que venías pagando en tus facturas.

Superar tu límite de crédito te genera más problemas que satisfacciones. Así que cuando quieras realizar una compra fuerte con tu tarjeta de crédito y sobrepase la cifra recomendable por tu emisor, ponlo en la balanza y revisa si todo lo que te va a provocar realmente merece la pena por ese artículo.

También te puede interesar: