Cómo puedo sacar una tarjeta de crédito sin número de Seguro Social

No tener un Número de Seguro Social no es un impedimento para solicitar una tarjeta de crédito en Estados Unidos. Hay diversas maneras en que puedes obtener una

Quita el candado del número de Seguro Social  para solicitar tu tarjeta de crédito con estos métodos.
Quita el candado del número de Seguro Social para solicitar tu tarjeta de crédito con estos métodos.
Foto: The Digital Way / Pixabay

Aunque todo parezca indicar lo contrario, en Estados Unidos también es posible solicitar una tarjeta de crédito sin Seguro Social. En realidad, lo que la mayoría de los emisores solicitan es el Número de Seguro Social (SSN, por sus siglas en inglés), un código compuesto por nueve dígitos que concede la Administración del Seguro Social (SSA, por sus siglas en inglés) a aquellas personas que cumplan con los requisitos federales, principalmente ciudadanía o residencia legal en el país. Este número está reflejado en una tarjeta y sirve tanto para efectos fiscales como para la solicitud de beneficios de jubilación por años trabajados.

Qué opciones de tarjeta de crédito sin Seguro Social existen en Estados Unidos

En Estados Unidos, algunos emisores de tarjetas de crédito permiten a los clientes hacer el trámite de solicitud sin la necesidad de poseer un Número de Seguro Social (SSN), pero con la condición de que cumplan otros requisitos. Algunas de las opciones más populares —y también más convenientes— a las que las personas sin SSN pueden acceder son las siguientes:

1. Deserve EDU Mastercard

Foto de la tarjeta de crédito Deserve

Características:
– Se trata de una tarjeta de crédito pensada especialmente para los estudiantes internacionales.
– No requiere de Número de Seguro Social (SSN) ni exige puntaje de crédito dentro de EE.UU. a los solicitantes.
– A pesar de omitir tales requisitos, es probable que durante el proceso de solicitud el emisor solicite información sobre la visa, pasaporte o documentos escolares.
– La tarjeta no exige una cuota anual.
– Los clientes que la poseen pueden ganar recompensas y quedar libres de tarifas por transacciones extranjeras. 

2. Brex Mastercard

Foto de la tarjeta Brex MasterCard

Características:
– Es una tarjeta de crédito diseñada para las denominadas startups o empresas emergentes.
– No requiere de un Número de Seguro Social (SSN) ni de revisiones de puntaje de crédito.
– Como es una tarjeta para empleadores, más que el ITIN, se exige el número de identificación de empleador (EIN).
– Los emisores también exigen acceso a la información bancaria de los solicitantes para detectar su solvencia económica.

3. Jasper Mastercard

Foto de una tarjeta Jasper_Mastercard

Características:
– Esta tarjeta de crédito está dirigida a trabajadores y personas con crédito nuevo.
– Aunque no exige un Número de Seguro Social (SSN) en principio, es probable que el emisor lo solicite en el lapso de los 60 días.
– El emisor también puede exigir al solicitante documentos como el pasaporte, la visa y algún comprobante de ingresos.
– Uno de los análisis más importantes que realiza el emisor es tu relación deuda-ingreso.
– No exige depósito de seguridad ni cuota anual.

¿Qué otras alternativas existen para solicitar una tarjeta de crédito sin Seguro Social?

1. Usar un Número de Identificación Personal del Contribuyente (ITIN)

Los bancos utilizan el SSN para tener acceso a cierta información financiera o personal del solicitante relacionada con sus ingresos. Las personas que no pueden dar pruebas de ciudadanía o residencia legal en Estados Unidos (como los inmigrantes indocumentados, estudiantes extranjeros o trabajadores extranjeros), pueden solicitar una tarjeta de crédito sin Seguro Social usando un Número de Identificación Personal del Contribuyente (ITIN, por sus siglas en inglés) siempre que el emisor lo permita, ya que no resultan elegibles para obtener un SSN, de acuerdo con las leyes federales. 

El ITIN, al igual que el SSN, es un número que contiene 9 dígitos y se tramita en las oficinas del Servicio de Impuestos Internos de Estados Unidos (IRS, por sus siglas en inglés) para fines fiscales, principalmente. Gracias a este número, las personas sin SSN pueden llevar a cabo el pago anual de impuestos y tienen la ventaja de usarlo como sustituto del SSN en algunos bancos, incluso algunos de los más importantes.

Cuando se trata de comercios, algunos emisores —como el caso de la tarjeta de crédito Brex MasterCard— exigen el Número de Identificación del Empleador (EIN, por sus siglas en inglés), un número similar al ITIN y al SSN, pero que se asigna a entidades comerciales. El mismo también debe tramitarse en el Servicio de Impuestos Internos de Estados Unidos (IRS, por sus siglas en inglés).

2. Cumplir con otros requisitos

Algunas veces no basta con tener un SSN o un ITIN, también es común que los emisores de tarjetas de crédito exijan un buen puntaje de crédito a los solicitantes. El puntaje de crédito es una calificación que se construye como consumidor y que tiende a mejorar con el tiempo si las personas cumplen con sus obligaciones y hacen sus pagos a tiempo. Sin embargo, muchos de los solicitantes que no cuentan con un SSN tampoco cuentan con puntaje de crédito.

Para muchos emisores, el puntaje de crédito puede ser muchísimo más importante porque refleja el compromiso del cliente en el cumplimiento de sus pagos, es decir, lo califica como una persona responsable que, por lo tanto, puede tener la capacidad de manejar no solo el crédito que solicita, sino límites más altos con el paso del tiempo. Se trata de un requisito que puede definirse con una sola palabra: confianza. Cuando el puntaje de crédito es bueno o excelente, el emisor puede correr mayor riesgo y tiende a ser más generoso en cuanto a los beneficios asociados a una tarjeta de crédito. 

Aunque sea difícil para algunas personas cumplir con el requisito de un buen puntaje de crédito, existe la posibilidad de construirlo a través de la solicitud de una tarjeta de crédito asegurada. Las tarjetas de crédito aseguradas funcionan como una forma prepagada: el cliente debe hacer depósitos periódicamente que, al mismo tiempo, fijarán el límite de la tarjeta. De ese modo, el cliente puede gastar con cierta precaución y cuenta con la idea constante de ese límite para no sobrepasarse en cuanto a gastos. Las tarjetas de crédito aseguradas también cuentan con el respaldo del banco emisor, pero en ellas el depósito que hace el cliente funciona como una garantía en caso de que no pueda cumplir con los pagos de su deuda más adelante. 

A pesar de ser menos riesgosas, las tarjetas de crédito aseguradas requieren un buen manejo para garantizar el crecimiento del puntaje de crédito en el camino de obtener mayores beneficios, entre ellos la obtención de una tarjeta de crédito estándar conforme pase el tiempo.

También te puede interesar:
Qué necesitas hacer para que te aprueben una tarjeta de crédito
5 cosas que puedes hacer con el número de identificación del contribuyente ITIN
Cómo un inmigrante o estudiante extranjero puede tener una tarjeta de crédito en Estados Unidos