Los varones estadounidenses solteros, más pobres que los casados y aquellos en pareja

Según un estudio del Pew Research Center, los ingresos de los varones solteros en Estados Unidos entre 25 y 54 años disminuyeron en un 4% entre 1990 y 2019

Los varones solteros tienden a tener una situación económica más difícil que los casados en Estados Unidos. La misma diferencia no se percibe en las mujeres
Los varones solteros tienden a tener una situación económica más difícil que los casados en Estados Unidos. La misma diferencia no se percibe en las mujeres
Foto: Shutterstock

De acuerdo a una investigación realizada por el Pew Research Center que analizó datos de ingresos en Estados Unidos de hombres y mujeres solteros, casados y en pareja entre 1990 y 2019 en edad entre 25 y 54 años, concluyó que los varones sin pareja son aquellos en peor situación económica de los cuatro grupos analizados. Están actualmente no sólo peor que los hombres casados, sino que además son más pobres que hace casi 30 años: en 2019 se constató que los solteros ganaban un salario medio casi 44% menor, mientras que en 1990 ganaban “solo” 36% menos que los casados: la brecha salarial entre ambos grupos se ensanchó 8% a lo largo del tiempo.

Asimismo, entonces, los ingresos medios de los solteros cayeron en un 4% en ese periodo: de $37,100 en 1990 a $35,600 en 2019, que a su vez está “muy por detrás de la de los hombres con pareja ($57,000)”, según versa el informe. Asimismo, no es solo cuestión de dinero ganado, sino también de posibilidades de empleo: “Los hombres sin pareja tenían menos probabilidades de estar empleados en 2019 (73%) que en 1990 (76%). En consecuencia, una brecha de 16 puntos porcentuales en la ocupación del empleo entre hombres solteros y con pareja se ha ampliado a 18 puntos. La brecha en los ingresos se ha ampliado aún más. Los hombres solteros son el único de los cuatro grupos demográficos {analizados} que ha experimentado una disminución significativa en sus ingresos medios ajustados a la inflación.

En palabras textuales del estudio, basado en datos del Censo Nacional de 2019, “{en ese año} el 36% de los hombres sin pareja se habría considerado financieramente vulnerable en función de sus ingresos individuales. Esto es casi tres veces la proporción de hombres en pareja con ingresos vulnerables (13%). En contraste, hubo poca diferencia en la proporción de mujeres sin pareja y con pareja que eran financieramente vulnerables (37% y 38%, respectivamente)”.

Entre las razones de esta diferencia de ingresos entre casados y solteros, el reporte indica que se trata de una dinámica de doble retroalimentación: “Los hombres casados ​​ganan más porque las personas con altos ingresos tienen más probabilidades de casarse en primer lugar. Los hombres que conviven también reciben una prima salarial. Además, el matrimonio o la pareja pueden hacer que los hombres sean más productivos en el trabajo, aumentando así la prima salarial que ya existe.” En comparación con los casados, dice el estudio del Pew Research Center, los solteros tienden a tener niveles de estudios más bajos, aumenta la probabilidad de que vivan con sus padres y que estén desempleados.

Las mujeres casadas en Estados Unidos, las que más mejoraron financieramente

Por su parte, las mujeres solteras entre 25 y 54 años en 2019 demostraron estar económicamente peor que en 1990 y que respecto a sus coetáneas emparejadas, solo que en menor proporción que los varones solteros: mientras el salario medio de los varones solteros en 2019 es 46% menor que el de los casados, las mujeres solteras “solo” ganaban 21% menos que las casadas.

Y, de hecho, la dinámica de cambio entre las mujeres fue diferente que para los varones: en 1990 las mujeres solteras tenían un salario medio 18% mayor que las casadas; a su vez, en 2019, el partido se dio vuelta y las casadas superaron a las solteras: el salario medio de este grupo era ahora 22% mayor. Las grandes ganadoras del periodo analizado fueron las mujeres casadas o en pareja, que mejoraron su salario medio en un 49% entre 1990 y 2019.

Por su parte, el salario medio de las mujeres que viven solas “solo” bajó 0.9% entre 1990 ($32,300) y 2019 ($32,000). El reporte asegura que hay más preparación y niveles de estudio entre las mujeres que buscan ocupar cierto estatus laboral. Esto está repercutiendo en una mejora salarial y en puestos que son cada vez más altos. “Detrás de algunos de estos cambios está el hecho de que las mujeres de hoy tienen más opciones de las que tenían en el pasado”, dijo a Yahoo Money Misty Heggeness, economista principal de la Oficina del Censo de EE. UU. “Pueden tomar decisiones desde un marco económicamente independiente. Históricamente, cuando las mujeres se casaban, se retractaban del mercado laboral y realmente ya no lo hacen”, agregó.

Vale comentar que el estudio indica que en Estados Unidos entre 1990 y 2019 hubo un aumento del número de solteros: el porcentaje de varones estadounidenses sin pareja entre los 25 y los 54 años aumentó al 38% en el 2019. Durante 1990 este grupo representaba solo el 29%.

Como nota final, la brecha de ingresos por género sigue siendo pronunciada: en 1990, los hombres casados -el grupo que históricamente mejor se posiciona financieramente- ganaban 80% más que las mujeres casadas y casi 50% más que las solteras. En 2019, los números mejoraron en torno a una mayor equidad en salarios de estos hombres respecto de las casadas, pero empeoró respecto de las solteras: en ese año la brecha de salario con las casadas disminuyó 45%, aunque aumentó 6% respecto de las solteras. Todavía hay camino que recorrer en este sentido.

***

También te puede interesar:

Crisis de cuidado infantil: continúa la escasez de personal y los padres lidian con más cierres de instalaciones