Los fondos del Programa de Préstamos de Nómina que ayudan a pequeñas empresas se agotaron antes de la fecha límite

El programa recibió $961,000 millones de dólares y estaba programado para finalizar este 31 de mayo; las solicitudes serán procesadas durante el próximo mes por la Administración de Pequeñas Empresas

Los pequeños restaurantes familiares fueron beneficiados por el programa de préstamos de nómina.
Los pequeños restaurantes familiares fueron beneficiados por el programa de préstamos de nómina.
Foto: ROBYN BECK / Getty Images

El Programa de Protección de Nóminas (PPP), diseñado para ayudar a mantener abiertas a las pequeñas empresas durante la pandemia de COVID-19, dejó de recibir solicitudes el viernes cuando se agotaron los fondos.

El programa recibió $961,000 millones de dólares y estaba programado para finalizar este 31 de mayo, pero la Administración de Pequeñas Empresas (SBA) informó el viernes que “debido al alto volumen de solicitudes, el portal se cerraría”. La SBA detalló que que había recibido más de 125,000 solicitudes en las 24 horas previas a notificar el cierre de su servicio en línea. Aunque el programa cerró, la SBA tiene otro mes para procesar las solicitudes.

“El PPP fue un elemento importante que nos ayudó a mantenernos a flote”, dijo al diario The Wall Street Journal Debbie Parrott, propietaria de Highmark TechSystems, con sede en Indiana. “Fuimos uno de los primeros negocios en cerrar y probablemnete seremos de los últimos en trabajar de nuevo”.

El negocio de Parrott monta exposiciones para ferias comerciales y no prevé que que este tipo de eventos comiencen a trabajar nuevamente hasta finales del verano.

Aunque el PPP, establecido como parte de la Ley CARES, ayudó a las empresas a mantenerse a flote, también fue objeto de procedimientos fraudulentos. Los estafadores en varios estados pudieron obtener préstamos por millones de dólares al falsear información sobre la cantidad de empleados que tenían o la existencia misma de sus negocios.

A principios de mayo, un hombre de California, Mustafa Qadiri, fue arrestado acusado de obtener préstamos PPP por valor de $5 millones de dólares a través de medios fraudulentos. Qadiri supuestamente usó el dinero para comprar autos de lujo, incluido un Lamborghini.

En otro caso muy sonado y que Solo Dinero documentó el verano pasado, la empresas de jets privados Jet Linx utilizó su préstamo para comprar una compañía de la competencia.

El Programa de Protección de Nóminas (PPP por sus siglas en inglés) otorgó préstamos subsidiados para ayudar a las pequeñas empresas a superar los cierres temporales y la caída en sus ingresos causados ​​por la pandemia de coronavirus. Su tasa de interés es del 1%, condonable si el 60% del dinero se gasta en nómina y en otros gastos calificados.

El programa fue diseñado para incentivar a los propietarios de pequeñas empresas a seguir pagando a sus empleados temporalmente y fue un eje central de los esfuerzos de la administración Trump ante la crisis producida por los confinamientos para evitar contagios.

La primera ronda de préstamos comenzó el 3 de abril y finalizó el 8 de agosto de 2020 y si bien ayudó a reducir la tasa de desempleo en el verano, sus limitaciones se hicieron rápidamente evidentes: muchas empresas hicieron despidos masivos cuando terminó el programa.

En su última etapa, como parte del American Rescue Plan, el programa se reenfocó para entregar ayuda a empresas con menos de 20 empleados o aquellas cuyos propietarios fueran mujeres o pertenecieran a minorías desfavorecidas.