Por qué la falta de trabajadores extranjeros está afectando la reapertura de muchos comercios de Estados Unidos

Y el problema no solo ha sido la llegada de suficiente de mano de obra extranjera, sino que se ha sufrido demasiado por conseguir empleados locales que han preferido vivir del apoyo del gobierno a través del seguro de desempleo

Por qué la falta de trabajadores extranjeros está afectando la reapertura de muchos comercios de Estados Unidos
Si bien el gobierno de Biden declaró que se darán 22,000 visas para satisfacer la demanda de trabajadores, legisladores de New England y otras regiones dicen que necesitan más visas.
Foto: Pexels

Mientras en todos los rincones del país se están levantando las restricciones de viajes, de apertura de establecimientos y se están generando una buena cantidad de empleos de todo tipo, Estados Unidos está sufriendo por la falta de trabajadores extranjeros que se hagan cargo de las tareas.

Desde que la pandemia cerró las fronteras y los viajes a muchos países, dueños de hoteles, restaurantes, tiendas y sitios turísticos están sufriendo la escasez de personal para la temporada de verano que les llevaría a tomar medidas drásticas en contra de su recuperación.

Esta falta de extranjeros puede llevar a los empresarios a sufrir en sus ganancias porque podrían verse obligados a limitar la cantidad de clientes que pueden recibir, a acortar sus horas de operaciones y de sus servicios, y hasta podrían incluso permanecer cerrados justo ahora que se reactiva la economías tras un año de Covid-19.

Si bien el presidente de Estados Unidos Joe Biden dejó que expirase este mes una polémica suspensión de visas para trabajadores temporales como el programa J-1 para estudiantes y el H-2B para trabajadores ajenos al sector agrícola que impuso su predecesor Donald Trump, esto podría no ser suficiente al momento.

Esto es porque el problema no solo ha sido la llegada de suficiente de mano de obra extranjera, sino que se ha sufrido demasiado por conseguir empleados locales que han preferido vivir del apoyo del gobierno a través del seguro de desempleo.

Lo que es peor, aunque Estados Unidos haya levantado la suspensión de visas, las embajadas y consulados de Estados Unidos siguen cerrados o disponen de muy poco personal en varios países.

Y ni qué decir de las restricciones a los viajeros de tantos países a causa de las nuevas variantes del coronavirus u otros aumentos desmedidos de contagios, como Reino Unido, Irlanda, Brasil o Sudáfrica.

Si bien el gobierno de Biden declaró que se darán 22,000 visas para satisfacer la demanda de trabajadores, legisladores de New England y otras regiones dicen que necesitan más visas.

“Esa cifra es ínfima. Ni se acerca a lo que necesitamos”, afirmó el representante demócrata Bill Keating, de Cape Cod.

Cem Küçükgenç, estudiante de ingeniería de 22 años en la Universidad Técnica del Medio Oriente de Turquía, es uno de los miles de estudiantes extranjeros de todo el mundo que esperan una visa J-1. Lo contrató un restaurante de Sturgeon Bay, Wisconsin, para el verano, pero la embajada estadounidense en Ankara dice que no podrá procesar las visas temporales de trabajo a tiempo para la temporada veraniega, publicó Vive USA.