Por qué millones de madres trabajadoras sufren agotamiento durante la pandemia en Estados Unidos

Las mujeres tienen un 28% más de probabilidades de sufrir agotamiento que los padres, de acuerdo con un estudio reciente

Por qué millones de madres trabajadoras sufren agotamiento durante la pandemia en Estados Unidos
Las madres trabajadoras sufren más los efectos del estrés durante la pandemia.
Foto: VIRGINIE GOUBIER / Getty Images

La pandemia ha dejado numerosas lecciones a diversos sectores de la población y en todo el mundo, las madres trabajadoras son uno de los grupos que más han padecido, porque han tenido que sumar a sus labores cotidianas muchas otras, lo cual les ha producido un severo agotamiento.

Desde intentar administrar la educación a distancia hasta reorganizar sus días de trabajo para llegar a cuidar a los niños, son las madres quienes, en la mayoría de los casos, han asumido mayores responsabilidades durante la pandemia. El problema crece aún más cuando las madres no tienen otro sostén en quien apoyarse.

De acuerdo con una encuesta de UrbanSitter a casi 500 padres, el 53% dicen que la madre es la principal cuidadora en su hogar. Menos de un tercio de los padres encuestados estuvieron de acuerdo en que el cuidado de los niños se divide equitativamente entre ambos padres, escribió la periodista Megan Leonhardt para el sitio CNBC Make It.

Pero hacer malabares entre el cuidado infantil y las responsabilidades laborales tiene un costo. A fines de 2019 había alrededor de 35 millones de madres trabajadoras en los Estados Unidos, de las cuales, aproximadamente 9.8 millones sufren de agotamiento en el lugar de trabajo, según un nuevo análisis de Great Place to Work y la empresa emergente de atención médica Maven. Su fuente fue un estudiio con base a su encuesta a 440,000 padres que trabajan, entre ellas 226,000 mujeres.

Las mujeres tienen un 28% más de probabilidades de sufrir agotamiento que los padres, según el análisis. Eso significa que en el país hay 2.35 millones de casos adicionales de agotamiento debido a las demandas desiguales del hogar y el trabajo que se imponen a las madres trabajadoras. Y los casos de agotamiento son mayores entre las madres negras, asiáticas y latinas en comparación con sus contrapartes blancas.

En muchos casos, el agotamiento se produce porque no hay suficiente apoyo. Alrededor del 42% de los padres encuestados por UrbanSitter dicen que actualmente no tienen personal de apoyo para el cuidado infantil, mientras que un tercio depende de la familia para cuidar a sus hijos mientras trabajan. Solo alrededor del 27% ha podido contratar una niñera.

Aunque poco más de la mitad de los padres, el 55%, dicen que han pasado a trabajar desde casa durante la pandemia, la mayoría señala que necesitan apoyo para el cuidado de los niños para poder hacer su trabajo. De los que trabajan desde casa sin cuidado infantil, el 56% informa que la situación es difícil de manejar exitosamente.

Reconocer el agotamiento

El agotamiento ya era un problema para las madres trabajadoras incluso antes de la pandemia. El año pasado, la Organización Mundial de la Salud lo agregó como un síndrome a la Clasificación Internacional de Enfermedades. La condición se califica como un “estrés crónico en el lugar de trabajo que no se ha manejado con éxito”, según la OMS.

“El agotamiento es una enfermedad bastante grave”, dice la doctora Sheryl Ziegler, psicóloga y autora de “Mommy Burnout”. “Para muchos, se manifiesta tanto en síntomas emocionales como físicos. Más comúnmente, las personas que experimentan agotamiento sufren de fatiga, falta de motivación, dolores de cabeza, opresión en el pecho, dolores de estómago, náuseas, caída del cabello e incluso aumento del llanto”

“La pandemia ha revelado cuán estrechamente vinculados están la salud mental y el estrés y creo que muchas personas han llegado a su punto de ruptura y ya no pueden sobrevivir”, dijo Ziegler a CNBC Make It.

Eso es especialmente cierto para los padres que intentan equilibrar la familia y el trabajo. Muchos padres ya han tenido que reducir sus horas en un intento por gestionar sus responsabilidades, y alrededor de dos millones de mujeres han abandonado por completo la fuerza laboral este año, según Kate Ryder, directora ejecutiva de Maven.

“Lo que era un balde con fugas ahora es una cascada de talento que abandona la fuerza laboral”, dice Ryder. En septiembre, cuatro veces más mujeres que hombres abandonaron la fuerza laboral, según la Oficina de Estadísticas Laborales. 

Para los padres que tienen dificultades, primero deben aceptar lo que están enfrentando.

“Reconozca lo que está pasando, realmente póngale una etiqueta porque si no lo hace, seguirá corriendo de esta manera hasta que literalmente renuncie a su trabajo, tenga un ataque cardíaco o comience a pelear con sus hijos”, dice Ziegler.

Una vez que haya reconocido que puede estar sufriendo de agotamiento, aquí hay cuatro recomendaciones para enfrentarlo de una manera más asertiva.

1 Acceda a su sistema de apoyo

Un síntoma del agotamiento es el aislamiento, dice Mercedes Samudio, trabajadora social clínica con licencia y entrenadora para padres de Maven. “Cuando nos quedamos sin energía, nos retiramos”, dice Samudio. Si bien retirarse puede ayudara recargar energías, hablar con alguien sobre cómo se siente puede ayuda a disminuir el peso de emociones como la culpa, la fatiga y el sentirse abrumado, porque no se siente tan solo.

También vale la pena pedir ayuda, dice Ziegler. Eso podría significar pedirle a su pareja que sea más activa para dividir las responsabilidades del hogar o el cuidado de los niños o hablar con sus colegas o superiores sobre lo que necesita para poder hacer su trabajo de manera más efectiva. También puede intentar pedirle que cambie la hora de una reunión semanal o modificar un poco sus horarios de trabajo.

2 Maneje sus expectativas y trate de ser realista

“No puedes tener las mismas expectativas que tenías de ti mismo y de tu familia antes de la pandemia”, dice Samudio.

Al establecer expectativas, es importante que tenga en cuenta su nivel de energía, compromisos previos y estado emocional, agrega la especialista. Una forma de poner esto en práctica es escribir sus objetivos y reevaluarlos cada semana para ver si están funcionando o si es necesario modificarlos.

3 Cree nuevas rutinas

No solo debe evaluar de manera realista su condición actual, sino también tratar de crear nuevos rituales en su vida. Tómese un tiempo en la mañana para comer o configure un temporizador para pararse y caminar después de una o dos horas, dice Samudio.

También puede ser útil programar un “tiempo de tranquilidad” para usted todos los días, dice Zeigler. Puede ser un momento en el que le da a sus ojos un descanso de la pantalla del ordenador. “Es muy importante programar eso o no sucederá”, dice.

“Esto es especialmente importante porque muchas personas realmente no se están moviendo en este momento”, dice Zeigler. En lugar de dirigirse a la oficina, quienes trabajan desde casa solo pueden dar unos pasos desde la cama hasta el escritorio. “Tenga cuidado de mover su cuerpo, caminar, salir al aire libre, con algo de sol”, dice.

“Los nuevos rituales que cree deberían ayudarlo a equilibrar su día entre las tareas de la lista de tareas y el cuidado de sí mismo”, dice Samudio.

4. Deje de intentar realizar múltiples tareas todo el tiempo

“Muchos padres ocupados sienten que la multitarea es la única forma de administrar sus apretadas agendas, pero los estudios muestran que contribuye en gran medida al agotamiento”, dice Samudio.

Cuando esté con sus hijos, permítase estar presente con ellos en lugar de intentar responder a un correo electrónico, dice ella. “Si está en una reunión, concéntrese en la reunión”.

“En este entorno en el que tenemos tan poca separación entre nuestro trabajo y nuestros hijos, la supervisión es particularmente desafiante, pero vale la pena”, dice Samudio.