Madres solteras, uno de los grupos más golpeados durante la pandemia

Las mujeres han perdido más trabajos que los hombres durante la recesión, pero además muchas renuncian a sus trabajos frustradas por la excesiva carga que supone todavía el cuidado de sus hijos

Madres solteras, uno de los grupos más golpeados durante la pandemia
Miles de madres solteras han perdido su trabajo y las que lo conservan tienen que lidiar con éste y la atención a los hijos en el hogar.
Foto: Bill Pugliano / Getty Images

De acuerdo con datos de la Oficina del Censo, en Estados Unidos hay aproximadamente 13.6 millones de padres solteros que crían a 22.4 millones de niños. El 80 por ciento de esos padres solteros son mujeres, el sector más golpedo desde el inicio de la pandemia

El Center for American Progress realizó una investigación retomada por Business Insider el mes pasado, y los datos revelaron que la variación mensual de la participación laboral disminuyó para ambos sexos entre agosto y septiembre. Pero el cambio mensual para las mujeres fue brutal en esos dos meses, cuando 865,000 mujeres dejaron de trabajar.

Las mujeres han perdido más trabajos que los hombres durante la recesión, pero además muchas renuncian a sus trabajos frustradas por la excesiva carga que supone todavía el cuidado infantil.

Las madres trabajadoras tienen que equilibrar su propio trabajo con la escuela de sus hijos. Según un informe del New York Times, el problema es especialmente difícil para las madres que trabajan en el comercio minorista, donde los horarios no están tan estructurados. El diario también cita los resultados de una encuesta de la Oficina del Censo a mediados de julio, donde el 32.1% de las mujeres de entre 25 y 44 años no trabajan debido al cuidado de niños, en comparación con solo el 12.1% de los hombres.

Nellie Riether, una madre soltera de Ringwood, Nueva Jersey, se tuvo que enfrentar a una dura elección: tomar sus ahorros para la jubilación o llevarse a sus hijos de la casa que habitaban casa y mudarse con su hermana.

“Para ser honesta, a los 46 años es humillante y vergonzoso decir que voy a mudarme con mi hermana. Emocionalmente es un fracaso”, dice Riether al reportero Chris Arnold en un reportaje publicado por el sitio de la radio pública NPR.

Riether no labora desde abril, cuando fue despedida de su trabajo en diseño de edificios de oficinas. No puede pagar el alquiler por mucho más tiempo y está preocupada por sus hijos, que tienen 13 y 15 años.

Los beneficios estatales por desempleo que recibe ni siquiera cubren el alquiler, mucho menos el pago del automóvil, el seguro y la comida. Además está frustrada porque el Congreso no ha llegado a un acuerdo para enviar más ayuda en medio de la emergencia nacional.

“Esto va más allá de la política, es la vida de las personas”, dice Riether. “Esta es mi vida, la vida de mi familia. Necesitamos un paquete de estímulo“.

Para Riether, no tener un compañero con quien compartir la carga financiera es solo parte de su difícil situación. Tampoco tiene con quien hablar y es difícil hablar con los amigos por lo que está pasando.

“No quiero agobiar a otras personas con: ‘Bueno, voy a perder mi hogar y quedarme sin hogar’. Podría hacer una broma al respecto, pero es muy pesado. El futuro es incierto y es aterrador. Es increíblemente aterrador”, dice.

Ese es un temor común para las madres solteras que han perdido su trabajo y ven cómo se reducen sus ahorros, madres como Deborah, quien fue despedida en mayo de su trabajo de relaciones públicas en una compañía de entretenimiento en Los Ángeles. Deborah (no quiso dar su apellido) dice que ha buscado trabajo sin conseguir nada. Mientras tanto, pronto vencerá el alquiler y no está segura de cómo lo pagará. Aún no ha hablado de eso con su hija.

“Tiene 7 años, quiero que mantenga su inocencia”, dice Deborah. “Quiero que ella piense que el mundo es todo arcoíris”.

Pero para las madres solteras que dependen del dinero del desempleo y no pueden encontrar un trabajo, el mundo es todo menos arco iris en este momento. Han pasado casi tres meses desde que expiraron $600 dólares adicionales a la semana en beneficios federales por desempleo. Los beneficios estatales a menudo no son suficientes para cubrir el alquiler y otras facturas, y los economistas dicen que mucha gente está agotando sus ahorros.

Las madres solteras que conservan su empleo se sienten afortunadas de tener un trabajo, pero hacen malabarismos con las clases remotas, las tareas del hogar y nunca tienen suficiente tiempo.

“Siempre estoy medio dormida”, dice Ellen Griffin, con una risa que parece exhausta. Griffin es una madre soltera de Birmingham, Alabama, donde trabaja en una biblioteca pública. Tiene dos hijos, de 10 y 13 años. Antes de ir a trabajar, a las 8:00 AM, necesita preparar a su hijo mayor para dejarlo en la casa de su padre, que tiene 90 años, donde atiende sus clases remotas.

Su hijo menor, Drake, necesita más atención debido a su autismo. Ella lo lleva a la escuela todas las mañanas, luego a la terapia del habla en otro lugar. En la biblioteca, más de la mitad del personal ha sido enviado a casa temporalmente, por lo que ella hace un trabajo adicional: sacar libros en bolsas para que los recojan en la acera, mientras usa una máscara.

“Es como Tetris”, dice, “trato de acomodar todas las piezas para que todo esté cubierto”.