Por qué para las cadenas de comida rápida su reciente apuesta por mejorar los desayunos fue un fracaso

El cambio de hábitos de millones de estadounidenses por el confinamiento derivado de la pandemia de coronavirus, le pegó a las cadenas de comida rápida

IHOP ha cerrado muchos restaurantes en todo el país.
IHOP ha cerrado muchos restaurantes en todo el país.
Foto: Scott Olson / Getty Images

La pandemia está hundiendo una de las mayores apuestas de la industria de la comida rápida: el desayuno.

Alguna vez la oferta mañanera fue la mejor esperanza para aumentar las ventas, pero ahora es el momento más lento del día en los restaurantes de comida rápida, ya que muchos estadounidenses trabajan y toman clases desde casa. Incluso, cuando las ventas de comida rápida se comienzan a recuperar desde los primeros meses de la pandemia de coronavirus, el desayuno se ha quedado atrás.

Las cadenas que dependen del desayuno, como IHOP de Dine Brands Global Inc. y Dunkin ’Brands Group Inc., han cerrado cientos de restaurantes. McDonald’s y Burger King han dicho que las ventas de productos para el desayuno siguen muy bajas. El operador de Friendly’s, una cadena de restaurantes de la costa este, se declaró en quiebra.

IHOP planeaba lanzar una nueva marca informal rápida llamada Flip’d, que se centraría en servir panqueques. Sin embargo, con ese concepto en suspenso, la cadena ahora está utilizando descuentos para atraer a los consumidores por primera vez en su historia.

El problema del desayuno es uno de los problemas más importantes para una industria de comida rápida diseñada para atender a los consumidores en movimiento. Con los casos de COVID-19 al alza en gran parte de Estados Unidos, es probable que muchos consumidores sigan desayunando en casa o busquen nuevas opciones.

Mientras tanto, las ventas de productos para el desayuno, como cereales y café molido, han aumentado en los últimos meses después de años de ventas tibias. Algunos fabricantes de alimentos dijeron que están tratando de capitalizar esa tendencia, de acuerdo con una nota de The Wall Street Journal.

“Estamos en condiciones de ser dueños del desayuno de los estadounidenses”, dijo el presidente de Kraft-Heinz Carlos Abrams-Rivera, fabricantes de productos como el tocino Oscar Meyer y el café Maxwell House.