Por qué se espera un alza en los precios de los alimentos durante todo el 2021 en Estados Unidos

El mayor problema radica en que estos productos de primera necesidad se alejan de los bolsillos estadounidenses que aún carecen de empleo e ingresos

Los comestibles aumentaron su precio que pesa en los bolsillos de los estadounidenses que aún padecen de la pandemia.
Los comestibles aumentaron su precio que pesa en los bolsillos de los estadounidenses que aún padecen de la pandemia.
Foto: Magda Ehlers / Pexels

La economía del país comienza a recuperarse, algunos servicios se están reactivando. Pero eso no quiere decir que los precios se ajusten a las circunstancias de manera afortunada para el bolsillo de los estadounidenses. En estos días se muestra una alza de precios en los alimentos y, conforme avance el 2021, se espera que los precios sigan aumentando en Estados Unidos.

El índice mensual de precios al consumidor, publicado el martes por la Oficina de Estadísticas Laborales, mostró un aumento del 0.6% en marzo, el mayor aumento de un mes en casi una década. Durante el año pasado, los precios aumentaron un 2.6% en general.

Los consumidores notan esta alza en cómo se inflan sus facturas. El aumento se debe a que los precios ya habían subido durante el almacenamiento pandémico del año pasado, pero las interrupciones en la cadena de suministros y procesos nunca bajaron. Con tal cantidad de producto y demanda, los precios seguirían al alza.

Estos son algunos de los aumentos que han surgido en los últimos días:

• El gas se disparó 9.1% en marzo
• Frutas y Verduras subieron 2% desde febrero
• Carnes, aves, pescado y huevos subieron 0.4% en febrero.

Sólo por mencionar un ejemplo, en Nueva York, una de las ciudades más costosas en EE. UU. y en el mundo, las personas que viven ahí han señalado que los incrementos ya se recienten en el bolsillo. En los últimos dos meses una familia que solía gastar $30 dólares en algún comestible, ahora está desembolsando $60 dólares. No sólo compran artículos esenciales, limitando al máximo sus necesidades, quizás saltándose algunos productos como carne o pescado fresco, sino que además se están evitando comprar marcas conocidas.

Pero es importante recordar que las alzas de precios siempre varían de acuerdo al estado donde vivas. Por ejemplo, mientras que en Nueva York una libra de tocino en enero de 2020 era de $4.72 y se disparó el mes pasado hasta $5.11 dólares, es decir, un aumento de $0.39 dólares, en Boston y Filadelfia están pagando casi $1 dólares de más por la misma cantidad de producto. Y en Chicago ha subido 70 centavos.

De acuerdo con los miembros del Consejo de Asesores Económicos del presidente Joe Biden, Jared Bernstein y Ernie Tedeschi, hay tres factores temporales que impulsan el aumento de los precios de las necesidades básicas:

1. La tasa de aumento parece más rápida cuando se eleva desde un nivel más bajo (esto porque se reciente más directo en el bolsillo de los estadounidenses)

2. Las cadenas de suministro se interrumpieron largo tiempo. Al tener un cierre de negocios, se paró la distribución sin dejar ganancias para ningún lado de la cadena productiva.

3. Ha aumentado la demanda de servicios. Con la reapertura de negocios, las exigencias han aumentado, pero se carece de combustible y producto para satisfacer a la población.

“Creemos que la perspectiva más probable durante los próximos meses es que la inflación aumente modestamente… y luego vuelva a disminuir a un ritmo más bajo a medida que la inflación real comience a estar más en línea con las expectativas a largo plazo”, aumentando desde “históricamente baja a niveles más normales”, escribieron en una publicación del blog de la Casa Blanca.

También te puede interesar:

• Cómo es el proyecto de ley del Senado que ampliaría el beneficio de desempleo con $250 dólares semanales para trabajadores autónomos
• 10 datos fundamentales para saber qué beneficios llegan con el tercer paquete de estímulo
• Lo que no puedes comprar con SNAP a pesar de que sean alimentos