¿Por qué se habla tanto de “focalizar” el tercer cheque de estímulo y cómo te afectaría en el futuro?

Si se ajustan los criterios para el reparto de ayuda, personas con ingresos de más de $75,000 anuales podrían recibir un cheque menor

¿Por qué se habla tanto de “focalizar” el tercer cheque de estímulo y cómo te afectaría en el futuro?
Muchos legisladores quieren que el dinero lo reciban los más necesitados.
Foto: Spencer Platt / Getty Images

Cuando se trata del tamaño y alcance del tercer cheque de estímulo para que los estadounidenses enfrenten la crisis del COVID-19, hay tres opiniones comunes entre los legisladores: hacerlos más grandes, dirigirlos a los que en verdad los necesitan o entregarlos mientras dure la pandemia.

El presidente Joe Biden parece buscar un punto medio al haber presentado, antes de asumir el cargo, un paquete de estímulo de $1.9 trillones de dólares con un cheque de hasta $1,400 dólares. Pero ahora puede reconsiderar el monto.

“Ustedes saben que propuse, que nosotros propusimos los $1,400 dólares adicionales en pago directo a la gente. Bueno, hay razones legítimas para que la gente diga: ‘¿Tiene las líneas trazadas de la manera correcta? ¿Debería ir a alguien que gane más de X dólares o por qué? Estoy abierto a negociar esas cosas”, expresó Biden

El comentario de Biden el pasado lunes podría abrir una discusión sobre el tamaño del próximo cheque de estímulo o cómo enviarlo a menos personas en general. Y además, cómo hacerlo mientras se trabaja para incluir a los grupos que no calificaron para los cheques anteriores.

¿Por qué algunos legisladores piensan los cheque de estímulo de $1,400 dólares no están bien “focalizados”?

Los críticos de la medida creen que se enviarían millones de cheques de estímulo a personas que se consideran de altos ingresos y no necesitan la ayuda. Son contribuyentes solteros con un ingreso bruto ajustado de $75,000 por año o menos (y su equivalente para jefes de familia y parejas casadas).

La razón por la que se enviaría un cheque de $1,400 dólares a personas que ganan “demasiado dinero” se reduce a la forma en que se han calculado los cheques de estímulo hasta ahora. El problema es que proporciona un pago parcial a las personas que ganan más del límite de $75,000 dólares por año (hasta cierto punto).

De acuerdo con el portal de noticias CNET, la fórmula para hacer las asignaciones es el problema. Según su calculadora de estímulo, un contribuyente que gana $102,900 dólares por año podría recibir un cheque de estímulo de $5 dólares. Si gana $90,000 podrían obtener $650 dólares, y con un ingreso bruto ajustado de $85,000, el Tesoro enviaría un cheque por $1,150.

En contraste, un estímulo máximo de $600 dólares asigna a un solo contribuyente con un ingreso bruto ajustado de $80,000 dólares un cheque de estímulo por $ 350. La misma persona que gana $86,900 al año recibiría solo un cheque de $5 dólares.

El resultado es que, con la fórmula actual, más personas son elegibles para recibir un cheque de estímulo, incluso si es un pago relativamente pequeño.

¿Qué sucede si el tercer cheque de estímulo es menor de $1,400?

Una manera en que los negociadores podrían enviar un cheque de estímulo a menos personas sería mantener la fórmula, pero reducir el máximo por persona. La reducción desde el primer cheque de estímulo de $1,200 dólares al segundo de $600 descalificó a las personas que de otra manera habían calificado para el primer cheque. Usar una base de $600 en lugar de $ 1,200 redujo el máximo para recibir un pago parcial.

Con el primer cheque, un solo contribuyente (sin cónyuge ni hijos) podría obtener un estímulo si ganaba menos de $99,000 dólares. Con el segundo cheque, ese máxio se redujo a $87,000. La única diferencia fue el pago máximo por persona.

¿Qué sucede si cambia el cálculo del estímulo?

Cambiar la fórmula de verificación de estímulo utilizada para los dos primeras cheques sería una forma de limitar potencialmente la cantidad de personas que reciben un pago. Ajustar la fórmula para que las personas que ganan más de $75,000 por año lleguen al punto de fuga permitiría que los legisladores mantengan un pago máximo de $1,400 dólares, mientras envían menos cheques en general.

Por ejemplo, con la fórmula actual, un cheque de $1,400 le daría a una persona con un ingreso bruto ajustado de $80,000 al año un cheque de estímulo de $ 1,150. Un ajuste a la fórmula podría reducir potencialmente esa cifra a $800 dólares (para elegir un número arbitrario) y así sucesivamente. Eso significaría efectivamente que las personas que tienen ingresos relativamente altos recibirían un cheque mucho más pequeño o ninguno.

¿Qué pasa si el Congreso acuerda un límite de ingresos arbitrario?

Digamos que los legisladores querían enviar $1,400 dólares a todos los que ganan menos de $ 75,000 por año, pero no quieren dar cheques a nadie que gane $ 90,000 al año o más. Otra forma hipotética de lograrlo sería dejar la fórmula del cheque de estímulo como está, pero crear un límite adicional que evitaría que el IRS y el Tesoro envíen cheques a contribuyentes solteros con ingresos brutos ajustados de $ 90,000 o más.

¿Qué pasa con las calificaciones para nuevas personas?

Además de apoyar controles de estímulo más grandes, Biden también quiere incluir dos grupos previamente excluidos: dependientes de cualquier edad (no solo niños menores de 17 años) y todas las familias con ciudadanía mixta. Eso podría extender los fondos de estímulo a casi 20 millones de personas que anteriormente podrían no haber sido contadas para el total familiar.

Si se aprueba, lo más probable es que el resultado sea un cheque de estímulo más grande para las familias que calificaron previamente (en el caso de los dependientes de 17 años y adultos mayores), y algunas familias de estatus mixto calificarín para un nuevo cheque por primera vez. En todos los casos, las familias tendrían que cumplir con todos los demás requisitos de elegibilidad, como el límite de ingresos, para recibir un cheque de estímulo futuro.