Qué harán los republicanos para intentar bloquear el American Jobs Plan, el plan de infraestructura de Biden

Los republicanos quieren evitar que el plan de infraestructura propuesto por el presidente viole disposiciones del Congreso en materia presupuestal y preparan sus argumentos

Chuck Schumer, el hombre fuerte de los demócratas en el Senado, enfrentará una dura batalla legal.
Chuck Schumer, el hombre fuerte de los demócratas en el Senado, enfrentará una dura batalla legal.
Foto: Tasos Katopodis / Getty Images

En repetidas ocasiones los republicanos han manifestado que el American Jobs Plan del presidente Biden tendrá dificultades para pasar sin cambios en el Senado debido a desafíos parlamentarios de la “regla Byrd”.

¿Qué es la “regla Byrd”? Dicha normativa corresponde a la Sección 313 de la Ley de Presupuesto del Congreso, la cual se adoptó a mediados de la década de 1980 con el objetivo de“limpiar” un proyecto presupuestal específico. Es decir, debido a que los lineamientos de reconciliación presupuestaria son acelerados, limitan su aplicación para no aprobar leyes “no relacionadas con gastos o impuestos”, incluso, limitan al Congreso a que avale recursos que dañen las finanzas del país.

Los legisladores conservadores plantearán numerosas objeciones de procedimiento al eventual proyecto de ley, con el argumento de que algunos elementos violan las reglas presupuestarias que los demócratas planean usar para aprobar la medida en el Senado con un voto de mayoría simple.

La senadora Lindsey Graham, miembro de alto rango del Comité de Presupuesto del Senado, se ocupará de plantear objeciones de procedimiento al proyecto de ley de infraestructura demócrata. La republicana por Carolina del Sur dijo que ha estado en conversaciones con su personal sobre cómo usar la “Regla Byrd” para bloquear algunas partes del plan de infraestructura de Biden si los demócratas persiguen el proceso de reconciliación presupuestaria, lo que les permite eludir un probable obstruccionismo republicano.

Entre los objetivos republicanos se encuentra una sección de la propuesta de Biden relacionada con la legislación que facilitaría la organización de los sindicatos, uno de los principales objetivos de la política demócrata después de que Amazon derrotara rotundamente una campaña sindical en un almacén de Alabama.

Los expertos parlamentarios dicen que Biden y el líder de la mayoría del Senado, Charles Schumer, buscan utilizar el proceso de reconciliación presupuestaria del Senado de maneras nuevas y agresivas que sentarán precedentes.

“Muchas de estas cosas de infraestructura no se han adjudicado en el pasado”, dijo James Wallner, ex asistente republicano del Senado y experto en reglas del Senado. “Lo interesante de la reconciliación es que se está utilizando para temas que no tienen nada que ver con su propósito, por razones puramente de política fiscal. Es una forma de sortear el obstruccionismo”.

El proceso de reconciliación fue establecido por la Ley de Presupuesto del Congreso de 1974 para facilitar al Congreso la reducción del déficit al dejar de lado el tradicional obstáculo de 60 votos para aprobar leyes en el Senado. A lo largo de los años, la interpretación de lo que constituye la reconciliación se ha vuelto cada vez más expansiva y esta vez tocará a la parlamentaria del Senado Elizabeth MacDonough decidir hasta qué punto los demócratas pueden estirar el proceso de reconciliación.

Los republicanos obtuvieron una gran victoria en febrero cuando MacDonough dictaminó que los demócratas no podían incluir una disposición para aumentar el salario mínimo federal, a $15 dólares para 2025, en el proyecto de ley de alivio del coronavirus de Biden.