Qué retenciones tendrás en tus impuestos 2020 si estuviste desempleado o te convertiste en freelancer durante la crisis

Si estabas acostumbrado a que tu empresa declarara tus impuestos, ahora debes hacerlo tú mismo

Qué retenciones tendrás en tus impuestos 2020 si estuviste desempleado o te convertiste en freelancer durante la crisis
Durante esta pandemia, varios desempleados tuvieron que buscar su trabajo por cuenta propia convirtiéndose en autónomos (freelancers).
Foto: Startup Stock Photos / Pixabay

En un año atípico como ha sido el 2020, las reglas fiscales se vuelven confusas para muchos, aunque siempre estén establecidas claramente por el Servicios de Rentas Internas (IRS). En esta ocasión, desempleados o trabajadores que ante la falta de trabajo por la pandemia de coronavirus se convirtieron en freelancer podrían estar entre los grupos con más dudas sobre cómo presentar sus impuestos y qué tipo de retenciones podrían generar que pudieras pagar más responsabilidades fiscales o mejorar tu reembolso.

Las empresas usualmente hacen que la declaración de impuestos para sus trabajadores sea simple, ya que prácticamente se encargan de tener claras todas las retenciones pertinentes para que, tanto la compañía como sus empleados, no se vean afectados por cargas fiscales. Alrededor del 70% de los contribuyentes, sin embargo, retienen en exceso sus impuestos cada año, lo que generalmente resulta en un reembolso, con una cantidad promedio en 2020 que superó los $2,400 dólares, según el IRS.

Sobre qué estar atento acerca de la retención de impuestos cuando eres desempleado

Son millones de estadounidenses lo que este año han recibido compensación por desempleo sujeta a impuestos. Para aquellos que lo han recibido por primera vez, pudieran no conocer sobre esta cuestión fiscal, sin embargo, el IRS le permite a las personas que reciben esta compensación por desempleo puedan retener impuestos de sus beneficios para evitar adeudarlos sobre estos tipos de ingresos cuando presentes tu declaración federal sobre la renta el próximo año.

Esta retención es voluntaria y puedes optar por que se te retenga un 10% fijo de tus beneficios para cubrir parte o la totalidad de tu obligación tributaria. Para hacerlo, debes completar el Formulario W-4V, Solicitud de retención voluntaria y entregarlo a la agencia que pague los beneficios. Jamás lo envíes al IRS, no causa efecto. Si la dependencia que paga tiene su propio formulario de solicitud de retención, entonces utilízalo en su lugar.

Las indemnizaciones por despido también están sujetas a impuestos en el año en el que lo recibes. Tu empleador deberá incluir esta cantidad en su Formulario W-2 y retendrá los impuestos estatales y federales.

Por ley, la compensación por desempleo está sujeta a impuestos y debe declararse en una declaración federal de impuestos sobre la renta de 2020. Los beneficios imponibles incluyen cualquier compensación especial por desempleo autorizada por la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por Coronavirus (CARES), promulgada en marzo.

Si no eliges la retención o tu retención resulta insuficiente, puedes realizar pagos de impuestos estimados trimestralmente. Para lo que resta del año, los pagos del tercer y cuarto trimestre vencen el 15 de septiembre de 2020 y el 15 de enero de 2021, respectivamente.

Entre los tipos de pagos a los contribuyentes por los que deberías verificar tu retención se encuentran:

  • Beneficios pagados por un estado o el Distrito de Columbia del Fondo Fiduciario de Desempleo Federal
  • Beneficios de compensación por desempleo ferroviario
  • Beneficios por discapacidad pagados en sustitución de la compensación por desempleo
  • Permisos por reajuste comercial en virtud de la Ley de Comercio de 1974
  • Asistencia por desempleo en virtud de la Ley de Asistencia de Emergencia y Socorro en Caso de Desastre de 1974, y
  • Asistencia por desempleo en virtud del Programa de Ley de Desregulación de Aerolíneas de 1978

Si requieres de más información o tienes alguna duda al respecto, puedes consultar Publicación 4128 del IRS, donde puedes encontrar diferentes detalles que tienen que ver con la forma de presentación de impuestos, sobre cuáles apoyos son o no imponibles y la forma en la que puedes solventar tus responsabilidades fiscales.

¿Y para los que se convirtieron en trabajadores autónomos (freelancers)?

Si fuiste despedido de tu empresa, pero tuviste la fortuna de convertirte en un trabajador autónomo (freelancer) durante esta pandemia, hay ciertos detalles sobre tu presentación de impuestos, así como tus respectivas retenciones, que pudieran escapársete.

La realidad es que no es tan complicado como parece, la única cuestión es que si tu empresa se hacía cargo de tus retenciones, ahora eres tú el único responsable de presentar tus declaraciones de manera adecuada para saber qué es lo que te corresponde pagar.

Como trabajador autónomo debes presentar una declaración anual y pagar el impuesto estimado trimestralmente.

Los trabajadores por cuenta propia deben pagar el impuesto sobre el trabajo por cuenta propia (impuesto SE), así como el impuesto sobre la renta. El impuesto SE es un impuesto al Seguro Social y al Medicare principalmente para las personas que trabajan por cuenta propia. Es similar a los impuestos del Seguro Social y Medicare retenidos del salario de la mayoría de los asalariados. En general, cada vez que se utiliza la expresión “impuesto sobre el trabajo por cuenta propia”, solo se refiere a los impuestos del Seguro Social y Medicare y no a ningún otro impuesto (como el impuesto sobre la renta).

Trabajar por tu cuenta propia es similar a como si tuvieras tu negocio: tú eres tu empleador y tu empleado. Antes de poder determinar si estás sujeto al impuesto sobre el trabajo por cuenta propia y al impuesto sobre la renta, debes calcular la ganancia neta o la pérdida neta de tu negocio. Para sacarlo, resta los gastos comerciales de tus ingresos comerciales. Si tus gastos son menores que tus ingresos, la diferencia es la ganancia neta y se convierte en parte de tus ingresos en la página 1 del Formulario 1040 o 1040-SR. Si tus gastos superan tus ingresos, la diferencia es una pérdida neta. Por lo general, puede deducir tu pérdida del ingreso bruto en la página 1 del Formulario 1040 o 1040-SR. Pero en algunas situaciones, tu pérdida es limitada.

Si dentro de tus declaraciones trimestrales realizaste o recibiste un pago como pequeña empresa o trabajador autónomo, lo más seguro es que debas presentar una declaración de información.

Si tienes dudas sobre la retención de impuestos, puedes utilizar la herramienta del IRS de Estimador de retención de impuestos para asegurarte de que se te deduzcan suficientes impuestos de tu salario. Esta opción en línea puede ayudar a cualquier trabajador o beneficiario de una pensión a evitar o reducir su factura de impuestos de fin de año o estimar el reembolso que te corresponda.

Si por alguna cuestión, fuera o dentro de los problemas generados por la pandemia de coronavirus, no pudieras pagar tus impuestos, comunícate al IRS lo antes posible para solicitar un plan de pago que puede ir a un plazo corto de 120 días o a uno más largo, de más días que se te acomode mejor.

También te puede interesar: