Qué se habló el domingo entre Casa Blanca y los senadores que permitirá lograr un acuerdo por el paquete de estímulo de $1.9 trillones

El llamado Plan de Rescate Estadounidense es la máxima prioridad legislativa de Joe Biden en los primeros días de su mandato

Qué se habló el domingo entre Casa Blanca y los senadores que permitirá lograr un acuerdo por el paquete de estímulo de $1.9 trillones
Tiempo de negociaciones en Washington.
Foto: Al Drago / Getty Images

El dinero para la distribución de vacunas fue la máxima prioridad en una llamada del domingo que Brian Deese, director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca, celebró con un grupo de senadores para discutir el paquete de estímulo propuesto por la administración Biden.

La Casa Blanca presiona por el apoyo bipartidista a la propuesta de $1.9 trillones de dólares del presidente Joe Biden y los senadores pidieron más detalles y pruebas de dónde se necesita el dinero. Una fuente cercana a la reunión dijo a CNN que hay un deseo generalizado de garantizar que el tercer cheque de estímulo esté dirigido a quienes más lo necesitan.

El llamado Plan de Rescate Estadounidense es la máxima prioridad legislativa de Joe Biden en los primeros días de su mandato e incluye un tercer cheque de estímulo de $1,400 dólares, por eso Deese, el principal asesor económico del presidente, organizó la llamada con 16 senadores: ocho demócratas y ocho republicanos.

La Casa Blanca todavía impulsa un gran paquete de estímulo en lugar de dividirlo. Eso significa que, en última instancia, los demócratas pueden optar por utilizar el proceso de reconciliación presupuestaria en el que pueden promover la legislación con 51 votos en el Senado, ya que tal medida no puede ser obstruida.

Otra fuente le dijo a CNN que la llamada fue una “gran” primera reunión y que este grupo bipartidista continuará discutiendo el camino a seguir. De acuerdo con la fuente, todos los involucrados estuvieron de acuerdo en que la necesidad número uno es producir rápidamente y distribuir de manera eficiente una vacuna en todo el país.

La llamada duró aproximadamente una hora y 15 minutos, y además de Deese estuvieron el coordinador de respuesta COVID-19 de la Casa Blanca, Jeff Zients, y la directora de asuntos legislativos, Louisa Terrell.

“El presidente Biden y sus asesores continuarán participando y consultando a grupos bipartidistas de legisladores para explicar por qué se necesita una acción urgente para brindar ayuda a las comunidades y familias más afectadas y más recursos a los funcionarios de salud pública”, dijo un funcionario de la Casa Blanca a CNN.

Sin embargo, la senadora republicana por Maine, Susan Collins, dijo en un comunicado a CNN el domingo por la noche: “Parece prematuro considerar un paquete de este tamaño y alcance”.

Deese dijo a los periodistas el viernes que el objetivo de las reuniones es “llegar a miembros del Congreso de ambos partidos para defender el plan de rescate, comprometerse con ellos y comprender sus preocupaciones”.

Entre los senadores republicanos invitados a la llamada estuvo Mitt Romney, quien le dijo a CNN que si bien quiere “escuchar lo que la Casa Blanca tiene que decir”, está preocupado sobre la perspectiva de que Estados Unidos pida prestado más dinero “para cosas que pueden no ser absolutamente necesarias”.

“Los republicanos como yo hemos demostrado que estamos abiertos al compromiso y hemos demostrado capacidad de compromiso”.

En respuesta a los comentarios de Rommey, el senador Bernie Sanders dijo: “Bueno, no sé qué significa la palabra compromiso. Sé que las familias trabajadoras están viviendo hoy con más desesperación económica que desde la Gran Depresión. Y si los republicanos están dispuestos a trabajar con nosotros para abordar esa crisis, bienvenidos. Hagámoslo”.

Sanders, el presidente entrante del Comité de Presupuesto del Senado, ha expresado su apoyo a los demócratas que utilizarían la reconciliación para aprobar partes importantes del paquete de ayuda si los republicanos se interponen en el camino