Señales de alarma a la hora de comprar un auto usado

Si te parece una oferta demasiado buena de creer, hay que revisar todos los detalles

Señales de alarma a la hora de comprar un auto usado
Si el precio es más bajo de la media por ese modelo, desconfía.
Foto: Carvana / Cortesía

El mercado de los autos usados explotó durante la pandemia del COVID-19 ante la renovada necesidad de un medio de transporte individual, en lugar del transporte público o los servicios de vehículos compartidos como Uber y Lyft, en los que existe mayor riesgo de contagio.

Las agencias de alquiler de autos dieron el primer impulso cuando algunas, como Hertz, se declararon en quiebra ante la baja de demanda y se vieron obligadas a poner cientos de miles de vehículos a la venta para paliar la tormenta.

Luego vino una oleada de conductores que terminaron sus contratos de lease y optaron por reducir sus gastos al elegir un auto usado en lugar de otro nuevo, tras la pérdida de ingresos a consecuencia del cierre parcial de la economía durante el verano.

Y en medio de todo, están los que simplemente tienen que cambiar de auto tras meses o años de indecisión que termina repentinamente cuando el auto que tiene 10 o más años de uso simplemente da más problemas y causa más gastos de reparación en comparación con los beneficios que proporciona como medio de transporte.

Una oferta demasiado buena

Ese es el caso de un amigo que por fin decidió reemplazar su Toyota Camry 2001 y encontró en en el lote de autos usados del concesionario Buick un Kia Forte Sedán 2018, con 55,000 millas por solo $9,995.

El impulso fue comprarlo de inmediato, pero cuando me pidió una opinión, saltaron igual de rápido un par de señales de alarma: en primer lugar la cantidad de millas y en segundo el precio.

El promedio de millas recorridas para un auto de uso particular es de entre 12,000 y 15,000 anuales, así que la cifra de 55,000 para un auto con 3 años de antigüedad es de alrededor de un 30% por encima. Aún si ese auto fue comprado a finales de 2017 como modelo 2018, el total de millas recorridas es superior al promedio.

La otra señal de alerta fue el precio de $9,500, porque al hacer una comparación simple en uno de los varios sitios de internet en los que se compran y venden autos nuevos y usados, la mayoría de los Kia Forte 2018 tienen precio de entre $13,000 y $15,000, dependiendo, entre otras cosas, del estado general del vehículo, equipo estándar, historial de mantenimiento, además del millaje.

Otros aspectos a los que hay que poner atención especial a la hora de comprar un auto usado incluyen:

1. Partes de la carrocería desalineadas – Esto puede ser evidencia de un accidente y una reparación mal ejecutada.

2. Interiores o maletero con mal olor – Una indicación de que un vehículo pudo haber sufrido daños durante una inundación.

3. Ofertas que son demasiado buenas para ser verdad – Como el caso del Kia Forte 2018, el alto millaje y el bajo precio hicieron sonar las alarmas.

4. Vendedores agresivos con trucos de negociación impulsivos – Una extensión del punto anterior, al que además se pueden sumar ofertas de financiamiento abusivas.

5. Odómetro manipulado – Este problema es cada vez menos común ante el mayor uso de sistemas digitales que no se pueden alterar tan fácilmente como los mecánicos. La relación de la edad del auto y el millaje deben entrar dentro de la fórmula del promedio de entre 12,000 y 15,000 millas anuales, a menos de que exista una muy buena explicación al respecto.

6. Dirección o suspensión inestables – A la hora de comprar cualquier auto, ya sea nuevo o usado, uno de los factores decisivos tiene que ser la prueba de manejo, en la que cualquier sensación o ruido poco usuales, debe ser tomada en cuenta como otra señal de alarma.

7. Luz del motor (Check engine) – Aunque las razones por las que esta luz se ilumina en el panel de instrumentos varían ampliamente, nunca es una buena señal si es lo primero que se nota al encender el motor.

8. Exceso de accesorios o partes innecesarias – Si un auto usado está demasiado decorado, lo más probable es que oculte algo sobre su estado original. Y si ha sido modificado en exceso, podría haber perdido la garantía original de fábrica que todavía pueda tener.

9. Tubo de escape en mal estado – Esto puede ser evidencia de oxidación general, sobre todo en regiones donde los cambios de clima son extremos.

10. Documentación insuficiente – Además del registro original, es necesario tener evidencia del historial de mantenimiento y, quizás más importante, de no haber estado involucrado en ningún tipo de accidente.

Si el auto usado que estás considerando supera esta lista de señales de alerta, lo más probable es que no te arrepentirás.

Por cierto, el Kia Forte 2018 con 55,000 millas todavía sigue esperando comprador.