10 consejos útiles para bajar el consumo eléctrico en tu cocina

El gasto energético que generan ciertos aparatos puede reducirse considerablemente si se toman algunas medidas muy específicas que se traducen en un ahorro de varios dólares en las facturas de cada mes

10 consejos útiles para bajar el consumo eléctrico en tu cocina
La cocina es el lugar con mayor consumo de electricidad en los hogares.
Foto: Jean van der Meulen / Pexels

Durante el último año, el confinamiento ha multiplicado las horas que se pasan en casa debido a la llegada de la pandemia por COVID-19 en los Estados Unidos y buena parte del mundo, lo que se ha traducido en un mayor gasto energético en las facturas de los servicios que llegan cada mes, por lo que tomar medidas que ayuden a reducir el consumo eléctrico más que nunca representan un impacto en el bolsillo al momento de pagar las cuentas.

Así, la cocina es el lugar que más energía gasta con aproximadamente un tercio del total del consumo eléctrico en el hogar, por lo que si se quiere ahorrar, este es el mejor sitio para hacerlo, a través de 10 consejos prácticos para lograrlo.

1.- Electrodomésticos de bajo consumo

Si bien esta línea de productos suelen ser más caros, lo cierto es que es una inversión que vale la pena y que incluso después de su primer año de compra se ha compensado con el ahorro en la factura eléctrica, así que lo recomendable al momento de sustituir los electrodomésticos, comprar aquellos con la calificación Energy Star.

2.- Consumo fantasma

Dejar conectados electrodomésticos que utilizan pantallas digitales cuando no están en uso implica que siguen consumiendo energía, incluso las 24 horas del día; en algunos casos se justifica por el hecho de que cuentan con alguna función como el reloj, pero primero habría que preguntarse si realmente es necesario con relación al costo que puede implicar.

3.- Tapar ollas

Al momento de hervir agua o simplemente ponerla a calentar es recomendable hacerlo con la tapa de las ollas para conservar mejor el calor, lo que permite llegar a la temperatura deseada en menor tiempo y por tanto reduciendo el consumo de energía.

Te puede interesar

·10 formas de reducir tu cuenta de agua 

4.- Precalentar horno

Tomar el tiempo que tarda en calentar el horno permite optimizar el recurso energético de este electrodoméstico si se trata de cocinar alimentos asados. Asimismo, se pueden hornear dos platillos simultáneos aunque los tiempos de cocción sean distintos.

5.- Carga completa

Al igual que sucede con la lavadora y secadora, si se cuenta con una lavavajillas, lo mejor para optimizar su gasto de energía es esperar a que se llene para echarla a andar, ya que su consumo es el mismo si apenas se le ingresan unos trastes o si se encuentra a máxima capacidad.

6.- Capacidad del refrigerador

Aunque no se tengan los alimentos suficientes en el refrigerador, se debe procurar que su capacidad esté ocupada al menos al 50%, de lo contrario, el frigorífico deberá trabajar más debido a que el exceso de aire provoca que se lleve más tiempo estabilizar la temperatura. Se puede compensar el espacio con botellas de agua u otras cosas que ayuden a este objetivo.

7.- Temperatura

Se aconseja mantener la temperatura del refrigerador alrededor de los 39º Fahrenheit (4º C), la cual es el balance adecuado entre la conservación óptima de los alimentos y el consumo de electricidad, obteniendo un mejor rendimiento energético, además de la tradicional recomendación de dejar el frigorífico con la puerta abierta el menor tiempo posible.

8.- Limpieza

Mantener limpios los electrodomésticos puede tener un impacto directo en su rendimiento y consumo de energía, en particular los refrigeradores y sus serpentines de la parte trasera, así como las bobinas, ya que al estar sucias necesitan trabajar extra para mantener el frío. Asimismo, los empaques que sellan las puertas deben mantenerse bien fijadas para impedir que el aire se salga.

9.- Comida caliente

Evitar en la medida de lo posible colocar alimentos calientes en el refrigerador, ya que esto eleva su temperatura interna y provoca que gaste más energía para enfriarlo, por lo que lo más recomendable es esperar unos minutos a que la comida enfríe antes de ingresarla a la nevera.

10.- Horario

Para quienes tienen un servicio de cobro eléctrico que fluctúa de acuerdo a la demanda energética del día, una forma efectiva de ahorrar dinero es tener la mayor carga de uso fuera de la hora pico de consumo, la cual es entre las 5 y 7 p.m., por lo que en la medida de lo posible, es mejor evitar ese periodo.