4 consejos para controlarte a la hora de gastar de más y apegarte a tu plan financiero

Los hábitos malsanos pueden transformarse en beneficiosos con estos sencillos pasos

4 consejos para controlarte a la hora de gastar de más y apegarte a tu plan financiero
Las emociones y el control de impulsos son factores determinantes para tus finanzas personales.
Foto: Karolina Grabowska / Pexels

¿Te ha pasado que tienes la idea perfecta para llevar tus ingresos hasta fin de mes pero en un par de semanas ya estás sufriendo porque no te alcanza el dinero? No te preocupes, a muchos estadounidenses nos pasa. Pero cuando se trata de finanzas personales es oportuno saber cómo controlar los impulsos de comprar y mantenerte firme en tu plan financiero.

De acuerdo con una investigación de Sunny Israni para Business Insider, en terrenos de finanzas personales, la generación millennial en todo EE.UU. se caracteriza por tener buenos deseos, pero pocas acciones. Según Israni, toman la decisión de “ser mejores con el dinero”, pasando tiempo elaborando el plan financiero perfecto, pero en el transcurso de unas semanas, el nuevo optimismo inicial se desvanece junto con el plan.

Sigue estos 4 consejos para controlar tus emociones por las compras, evitar gastar de más y llegar a fin de mes incluso con dinero sobrante siguiendo tu plan inicial hasta el final.

1. ¿Qué es lo que realmente quieres en la vida?

La respuesta a esta pregunta debe estar presente todo el día, a todas horas hasta que cumplas tus metas. Con esto debes asumir tus propios gustos y decisiones. Si comprar una casa es para muchos un gran objetivo que no deseas, no es necesario que lo tengas. Tal vez desees más viajes y un estilo de vida distinto al familiar. Sea cual sea tu objetivo, lo importante es enfocarte en él y así tus finanzas también irán por el mismo rumbo.

2. Define tus creencias sobre el dinero y sé firme

Tal como el cerebro funciona para muchas actividades de tu vida, así con el dinero. Si te dices “no soy bueno con el dinero” o te preocupas de más pensando que son mayores tus gastos que tus ingresos (por mucho que sí lo sean), lo único que fomentas es una dinámica personal hacia ese sentido. Como un círculo vicioso.

Si detectas tu narrativa interna sobre cómo ves el dinero, su funcionalidad y la relevancia de él en tu vida para conseguir ciertos objetivos, no como un medio sino como un fin, entonces, podrás saber como redirigir tus pensamientos.

3. Monitorea tus gastos

Si los pensamientos y emociones te llevan a actuar impulsivamente sin percatarte realmente en qué gastas tu dinero, entonces, debes registrarlo. Este es el primer paso para un efectivo plan financiero. No puedes cambiar lo que no ves. Al poner a la luz tus gastos sabrás que tan ocultos los tenías y podrás incluso eliminarlos de tu vida.

Business Insider comparte un ejemplo donde queda claro como las emociones influyen en tu economía. Israni menciona “una vez que revisé mis transacciones, me di cuenta de que cada vez que tenía un mal día en el trabajo, pedía comida para llevar seguida de helado. Para interrumpir este patrón, ahora cada vez que tengo un mal día en el trabajo, reviso una lista de verificación de 10 elementos gratuitos que puedo hacer para aliviar mi estrés”. Detecta tu patrón de comportamiento emocional y podrás cambiarlo.

4. Perdónate

Muchos realizan un plan financiero hasta el momento de estar en una situación complicada. Una deuda fuerte o hasta una mascota en el veterinario obligan a muchos a tratar de llevar un presupuesto restrictivo y poco realista que genera fallas más que aciertos y, por ende, en sentimientos de desilusión y fracaso.

Debes ser realista cuando armes un presupuesto por muy ahorcado que te sientas económicamente. Sí, piensa en ahorrar y sé ambicioso en tus deseos, sé infalible en los recortes de tus gastos innecesarias y “hormiga”, pero también se benévolo contigo al fallar. Lo importante es aprender y no volver a incurrir en el error.

Es importante controlar las emociones, pensamientos y sentimientos negativos para que el dinero fluya en tu vida y jamás vuelvas a sentirte presionado por cuestiones económicas.

También te puede interesar: