5 cosas que debes saber si vas a comprar una casa sin seguro social

Esta información te ayudará mucho para obtener un préstamo hipotecario

Muchos inmigrantes que no cuentan con Seguro Social aún así pueden comprar su casa en Estados Unidos.
Muchos inmigrantes que no cuentan con Seguro Social aún así pueden comprar su casa en Estados Unidos.
Foto: Claudio Bianchi / Pixabay

Si eres inmigrante indocumentado, entre otras metas como la de trabajar y ganar dinero, es posible que esté la de comprar una casa en los Estados Unidos. Sin embargo, al no tener un empleo formal, no cuentas con seguro social, pero eso no es un impedimento para comenzar tu patrimonio.

Aquí te explicamos 5 de las cosas más importantes que debes entender antes de dar el primer paso en busca del hogar de tus sueños.

1. Términos financieros básicos

Comencemos con lo básico. Con esta información entenderás lo que un representante del prestamista querrá decirte para avalar tu préstamo.

  • Hipoteca: es el contrato donde el banco te presta dinero para que así puedas comprar la casa, pero con la condición de que si usted no paga lo que le debe al banco, éste puede quitarle la vivienda.
  • Tasas de interés: son las que determinan la cantidad de dinero que pagamos por un préstamo durante cierto periodo de tiempo, que puede ser de 15 a 30 años. Es el porcentaje que nos indica cuánto se va a pagar de más por el dinero prestado.
    • Interés fijo: significa que el interés no va a cambiar en ningún momento, sin importar la duración del préstamo.
    • Interés variable: aunque es poco común, esto indica que tu interés puede cambiar mientras dure el préstamo, es decir, puede subir o bajar, según las tasas nacionales.
    • Interés mixto: es cuando el interés del préstamo hipotecario es fijo durante los primeros años y el resto del tiempo, hasta su cancelación, de tipo variable.
  • Pago inicial: es el pago proporcional de una vivienda que debes solventar al momento de comenzar un préstamo hipotecario, el cual sólo te dará una proporción del valor de la casa. El porcentaje usual en el pago de una casa es del 20% del valor de la vivienda.
  • 2. Tu ITIN te sirve

    Si bien muchos prestamistas solicitan el Número de Seguro Social, existen muchas opciones para conseguir un préstamo hipotecario con el Número de Identificación Personal del Contribuyente (ITIN, por sus siglas en inglés) proporcionado por el Servicio de Rentas Internas (IRS).

    Las instituciones financieras que ofrecen préstamos hipotecarios requieren que compruebes tu estadía en el país por 2 años consecutivos como mínimo, es ahí donde te ayuda tu ITIN.

    Eso sí, Stilt considera que el único problema al que te puedes enfrentar es el hecho de brincarte los bancos tradicionales y mejor buscar prestamistas privados.

    3. Recibos de pago de renta

    ACC Morgage y First National Bank of America son algunas de las entidades financieras que además de aceptar tu ITIN requieren un registro de pago de renta de por lo menos dos años. Si presentas ambos documentos seguro aumentas tus posibilidades de obtener un préstamo hipotecario.

    4. Tener buen historial de empleo

    Desde el momento en el que comiences a trabajar, guarda y cuida tus talonarios de pago, porque los vas a necesitar a la hora de pedir un préstamo hipotecario.

    Blown Mortgage asegura que sin un empleo estable, los prestamistas podrían considerarte como un alto riesgo de incumplimiento, por ello guardar tus talonarios te ayudará a demostrar que eres financieramente estable para generar confianza, para ello necesitarás llenar el formulario W-2 para presentar tus ingresos.

    5. Pago inicial y altos intereses

    Sacar un préstamo hipotecario por medio de tu ITIN puede ocasionar que tenga altas tasas de interés y una cuota inicial superior a la de otras instituciones financieras para que estés prevenido.

    También te puede interesar: