¿Debo usar un agente de bienes raíces para comprar una casa?

Aunque un agente puede ser de ayuda, debes considerar los puntos en contra

¿Debo usar un agente de bienes raíces para comprar una casa?
Comprar una casa con ayuda de un agente de bienes raíces tiene unas ventajas, pero también otras desventajas.
Foto: Mohamed Hassan / Pixabay

Son muchos los compradores de casas que no ocupan los servicios de un agente de bienes raíces para encontrar el hogar de sus sueños; otros sí. Todo depende de cuáles son tus necesidades. Para ayudarte a tomar la mejor decisión, te vamos a señalar las ventajas y desventajas de comprar una casa al contratar a un corredor.

Ventajas

1. Busca mejores precios

Un agente inmobiliario es un experto dentro del mercado de las bienes raíces, por lo que se vuelve en tu aliado a la hora de comprar una casa.

Tal como lo señala Bankrate, en la mayoría de los casos los vendedores tienen un agente que trabaja por ellos, por lo que podrías necesitar a un especialista que entienda cómo se mueve el mundo inmobiliario, que sepa de contratos y cómo negociar un mejor precio que te beneficie.

2. Tiempo es dinero

Comprar una casa puede ser un proceso muy largo y desgastante entre búsquedas, citas, visitas, negociaciones y cierres de contrato. Todo esto sin contar tus propias responsabilidades cotidianas que pueden alargar aún más la adquisición de tu patrimonio.

Un agente hará todo este trabajo por ti, según Trusted Choice, al recabar las mejores opciones que se ajusten a tu presupuesto y gusto que sólo tendrás que revisar lo básico y avalar tu proceso de compra.

3. Información es poder

Quicken Loans confirma que los agentes de bienes raíces pueden contar con información sobre el vecindario y cómo se desenvuelve el mundo inmobiliario entre contratos, cláusulas y letras chiquitas que de otra forma podrían tomarte por sorpresa a la hora de comprar solo.

Asimismo cuentan con una base de datos exclusiva o privada de opciones comerciales que podrían interesarte y ajustarse más a tus necesidades.

Desventajas

1. Gasto extra

Si bien en el portal de Alan Isik, agente de bienes raíces, se asegura que los corredores inmobiliarios no reciben dinero directamente de los compradores, sí lo obtienen del cierre de la compra. De hecho, es el agente del vendedor quien dará un porcentaje de su comisión a su colega por haberle traído un comprador.

Según Quicken Loans, el promedio está entre el 6% del valor de la casa, pero puede llegar a subir hasta un 15% si se suman las comisiones de ambos agentes.

Además, y con base en el acuerdo al que llegue con su agente, seguramente tendrás que cubrir costos relacionados con el proceso de búsqueda o papeleo.

2. Problemas de interés

En algunas ocasiones, puedes tener la mala suerte de que el corredor que contratas es agente específicamente del propietario de la vivienda de tus sueños, lo que podría ocasionar que termines pagando la casa a un valor elevado ya que el agente se beneficia de ello. Siempre asegúrate de que tu agente no sea el mismo que el del vendedor.

Asimismo estos profesionales pueden trabajar con un sinfín de clientes, por lo que incluso podría atrasarte en el proceso de compra debido a que su tiempo de trabajo se reparte entre varias personas interesadas en sus servicios.

También te puede interesar: